Mostrando entradas con la etiqueta Orwell. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Orwell. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de junio de 2017

Tirarme del puente para vivir



Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com   

Alguien me llamó a casa este martes en la noche, 13 por cierto; y me dijo ingenuo por escribir  “Tirarme del puente”. En lo personal no podía hacer otra lectura que no fuera la de mi incapacidad para vivir;  cuando le respondí "tranquilo, tengo muchas ganas de seguir por aquí mientras Dios quiera", dijo, “por alguna razón has revuelto el gallinero”;  al decirle que es una reflexión desprejuiciada de los días que viven muchos cubanos de tierra adentro, precisó, “así uno sabe a ciencia cierta como la gente asume el suicidio y su impacto social”. Se despidió de mí. Al rato, otra llamada. Sin preguntarme nada, me contó del festín de las hienas en la tarde, reunidas en torno a “Tirarme del puente”. Celebraron mis supuestas desgracias. A su manera, eran muy felices.  Es que a las hienas no se les puede pedir otra cosa que comer carroña y cuando creen a alguien muerto, el espíritu de manada congrega. A los que con sinceridad se comunicaron para decirme cuanto me apreciaban, gracias por ser tan generosos y hacerme saber que valgo para ellos;  de esas pequeñas cosas uno se alimenta  y monta Quijote para desembrollar entuertos y liberar verdades encadenadas a las oscuridades más inhóspitas de la vida. Hoy e vuelto a vivir, porque supe del instinto depredador de las hienas; la generosidad de mis amigos y amigas, sobre todo, los que comprendieron el texto para deliberar sobre algo tan profundo como el suicidio en momentos decisivos de la  Patria. A las hienas; un consejo: deben leer mucha literatura de la buena: Gabriel García Márquez;  Mario Vargas Llosa, Orwell, Julio Cortázar, Leonardo Padura, Armando Muñoz y Arnoldo Fernández. ¿Qué libros  tienen que consumir?, pues ahí les van 7, un número que se parece mucho a ustedes:
1. El otoño del patriarca, Gabriel García Márquez
2. La fiesta del chivo, Mario Vargas Llosa
3. Gilda, Armando Muñoz
4. Rebelión en la granja, Orwell.
5. Rayuela, Julio Cortázar.
6. El hombre que amaba los perros, Leonardo Padura.
7. Cuba con los mismos bueyes, Arnoldo Fernández.
Otra cosa, aprecien este video de Eliades Ochoa, me gusta mucho, ojalá y a ustedes también también:
:

viernes, 13 de enero de 2017

Fabulilla de la mediocridad


La vanidad lo ciega, porque se llama así mismo “elegido”.
Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com

Cualquier parecido con la realidad, es pura ficción.

Donde vivo alguien se autocalifica periodista. En cualquier tribuna llama a todos montón; pregona a diestra y siniestra, extorsiones, megalomanías. Es amplificador de odios, rencores y falsas historias, donde asesina la reputación de los otros.

En su ceguera de reconocimiento, cubre de heces a los que están a su lado, con tal de subir, subir, subir, aunque sea hundiéndolos.  El  mismo es el rey, no quiere sombras a su lado; se sabe protegido.

Lo mismo se le ve cerca del gran hermano, que junto a personajes oscuros; Orwell temblaría al escribir su nombre;  la pluma de Sweig expulsaría hiel al esbozarlo. Este señor  dice tener el don de la ubicuidad, lo mismo está en la oficina de un alto dirigente, que en un pasillo triste de la vida.

Busca a los humildes, promete soluciones; a cambio llena jabas y crece su ego, al extremo de creerse el mismísimo Dios, porque el poder lo arropa; canta loas a su quehacer.

Siempre recuerdo la anécdota del pavo real, mucha belleza en el plumaje, pero patas sucias que no pueden esconderse. 

Se dice graduado de muchas cosas y escribe con faltas de ortografía; ni el profesor Astromar le haría competencia, pues olvida el tiempo y sus leyes. Se enseñorea de sus audiencias. La vanidad lo ciega, se llama así mismo “elegido”.

En su almacén de ambigüedades no cabe otra fórmula que la de José Fouché; no importa si Capeto, Robespierre o Napoleón; a todos traiciona, porque en su reino, la oscuridad es el cielo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.