viernes, 14 de enero de 2022

Quiero tener la fuerza de Cristo


Día por día el gris, la tarde asomando como un grito, el sobresalto en el estómago, la estupidez en todos lados. Soy un zorro azul y quiero volar muy alto, pero mis alas cortadas sólo me hacen imaginar cómo será. No tengo lengua, el cazador de perdices la ha anudado a un tronco inmenso; estoy obligado a pastar a su sombra, tomar el agua sucia que me sirve, tolerar sus humillaciones, tener que hacer como los esclavos de las Guerras Púnicas, esperar, mientras el grillete pudre mi carne y la jaula me separa de la luz, esperar a ver qué trae el futuro, si es que hay futuro. 

Tengo muchas palabras almacenadas pero no consigo decir ninguna; se han atorado en mi garganta. 

Me creía un Nemo de los tiempos nuevos, como aquel viejo capitán que viajaba en submarinos cuando nadie pensaba en ellos. Ser Nemo era bueno, pero ahora prefiero convertirme en un cucarachón cuando lleguen los del arsénico; volver en el tiempo y ser el niño que comía naranjas en las inmensas siembras de su abuelo; el que leía La isla del tesoro y Los tres mosqueteros a la luz de un candil; pero no puedo regresar; ante mí, un oscuro laberinto me interroga, no tengo respuestas para salir. El dedo acusador en alto. Voy a morir. No quiero la clemencia de los emperadores, ni sus falsas palmaditas en el hombro. Prefiero la muerte indócil y no la palabra arrinconada.   Los hombres felices no dejan memoria. El dolor es condición de los nacimientos. ¿Hasta cuándo?, preguntaría Cristo; pero Cristo se dejó clavar en la cruz en defensa de su verdad. Quiero tener la fuerza de Cristo, su valor. 


martes, 4 de enero de 2022

CUQUITA CUMPLIRÍA HOY 16 AÑOS


Me acompañó durante 15 años. Tenía yo 34 cuando llegó a mí vida y me acompañó con su amor incondicional y su fe en mí como ser humano. 

Nunca la maltraté. Comía lo mejor de la casa. Era mi perrihija como dicen los apasionados de los canes. 

En años muy duros la cargaba en brazos y pedaleaba kilómetros para ir a cuidar semanas enteras a mi madre. La vieja sentía infinita ternura al verme con ella a cuestas. 

Mi querida madrecilla murió y Cuqui siguió  a mi lado, yo no la veía envejecer porque mis ojos se resistían a creerlo. Muchos amigos me decían lo contrario, incluso preveían un desenlace por su avanzada edad. 

Un 22 de enero de 2021 se puso malita y la fui perdiendo poco a poco, su corazoncillo  no podía más; recuerdo midieron sus latidos; se hizo todo por salvarla; pero Mamá, como yo le decía, se fue apagando hasta morir en mis brazos la madrugada del 24 de enero de ese mismo año. Con su muerte se fue una parte del niño que acompañó mi pasos por el tiempo.

sábado, 25 de diciembre de 2021

CUMPLES AÑOS HOY


Mi amada Carolina: 

No imaginé un diciembre de 2021 tan triste. No me pasó nunca por la cabeza usted enferma de Covid-19 y asaltada por una cepa como el Ómicron. 

Así es la vida; cuando la esperanza tiene alas llegan cuervos sin avisar y anidan donde el camino es de un verde intenso; pero el amor ve y confío en la certeza de esa máxima. 

Usted se recuperará amor y volverá a sonreír, a sentir que la vida es un regalo de Dios y vale la pena vivirla como dicta nuestro corazón. 

Tengo fe en su alma, en la bondad infinita que allí florece; en las ganas de vivir de su ser; así que nada podrá contra ese destino suyo, luminoso, bello, tan nuestro que ya no se vivir sin él. 

Más temprano que tarde el 2022 nos unirá y seremos más familia. Daremos abrigo a un amor que no muere a pesar de los golpes, las desdichas, las emboscadas, las pérdidas 

Cumples años en Navidad, ¡dicha grande!, ¡gloria infinita! Eres hija de Dios y él vela por ti. Mi amor también cuida de usted.  Dios y mi amor no se apartarán nunca de ti, vivirán eternamente en cada acción de vuestra existencia. 

Y ahora que Sabina se molesté si lee mi frase más cursi: TE AMOOOOOOOOOO para siempre. Tengo fe en nuestro amor, por él vivo, a él me debo. 

Felicidades mi vida.  La salud ahora es lo más importante para ti. 

domingo, 19 de diciembre de 2021

CUMPLO 50 AÑOS



Por Arnoldo Fernández Verdecia. 

Hoy 19 de diciembre es un día como cualquier otro, nació el poeta José Lezama Lima, el físico Albert Einstein visitó La Habana, y nací yo, el hijo de Enma, Sulpicio y Arnoldo en el oriente de Cuba. 

Fui bendecido por la mano de Dios: me dio dos padres y una madre. 

Crecí en el campo. 

Viví una infancia muy feliz. 

No me faltó nada material, ni eso que llaman amor. 

Me enseñaron a cultivar la dignidad y el respeto, como mayores atributos de un ser humano. 

Por robar cualquier cosa recibías un castigo, tan severo, que nunca más pensabas en repetirlo. 

Soy de los que tuvo la suerte de tener en sus primeros años de vida los juguetes que venían por la libreta, uno básico y dos secundarios.  Podrán imaginar entonces que no me faltaron las canicas, una máquina de pedales, aviones, ametralladoras, soldaditos

En mi casa era religioso celebrarme el cumple. 

Los regalos que más felicidad me daban eran los libros. Mi padre aparecía sobre una loma y sentía el chiflido anunciando su llegada; yo corría muchos metros, saltaba a sus brazos y hacía la pregunta del millón: ― ¿Qué libros me trajiste?― Respondía: ―Es una sorpresa querido hijo―, pero me permitía buscar en sus cosas y ante mí surgía ese olor a papel que me hacía cerrar los ojos y aún hoy me hace experimentar el mismo placer. Ese día mí madre ponía ganas en la cocina y un exquisito fricasé de pavo, gallo o gallina de guinea, eran sus delicadas maneras de hacerme feliz. Mi padre abuelo también hacía su parte, pues me sorprendía con un jolongo de raspaduras y turrones de Jiguaní. Mis primos Daniel, Susy y Mindalia, siempre tenían detalles hermosos. Los tíos Libo y Luca se aparecían con seleccionadas polluelas para que aprendiera a tener patio propio. Así fueron mis cumpleaños de la niñez y la adolescencia; después perdieron aquella intensidad por muchas razones, que ni los economistas mismos han sabido explicar, así que no hablare de eso. 

No me pondré a contar toda mi vida creyendo que por ser mí cumple soy el ombligo del mundo, pero bueno, algunas pequeñeces ―inmensas en lo personal―, vale la pena compartir: 

Estudié, crecí profesionalmente y logré algunas cosillas, entre ellas ejercí el magisterio, la dirección, el periodismo, escribí libros y trabajé el campo. 

Cometí errores, me esforcé por superarlos y aprender de ellos para no repetirlos. 

Me decepcionan los arribistas mediocres, que a golpe de maniobras turbias escalan y ocupan puestos. Los he combatido en todos los lugares que he estado. 

No resisto la intolerancia, la guataquería, la mediocridad, el fanatismo, los dogmas… 

Creo en la Cultura como único modo de ser libre y virtuoso. 

Finalmente recordar que mi último año de vida no ha sido bueno; perdí grandes amores que dieron orden y fundamento a mis días: mi padre viejo, mi mascota Cuquita, el trabajo y la patria chica donde vine al mundo. 

A mí amada Alejandra, que siempre ha estado ahí ―apoyando mis proyectos, mi resistencia, queriéndome con mis defectos―, muy pronta recuperación. 

Así que no tengo nada que celebrar, a no ser el hecho de estar vivo y saber quiénes son amigos, familia, esencia de nuestro ser en lo espiritual. 

martes, 2 de noviembre de 2021

LAS REDES SOCIALES EN CUBA Y LA METÁFORA DEL PAVO REAL*


Por Arnoldo Fernández Verdecia. 

Una vieja amiga —mejor dicho, alguien a quien creía amiga— me ha comentado con insistencia que «Internet no es para publicar los problemas del pueblo, dado que allí nunca encuentran la solución». La razón es que «ese mundo es totalmente ajeno a la gestión de dirigentes políticos, administrativos y funcionarios públicos». Según ella, «existe el mundo real y en ese ágora es donde debe ventilarse ese tipo de cuestiones».

Recordé uno de mis viejos textos de 2016, Internet en Cuba y la metáfora del pavo real, publicado en mi blog Caracol de agua. En él desarrollé varios argumentos encaminados a demostrar la necesidad de convertir las redes sociales en el nuevo escenario de la democracia y la gestión administrativa, además de la construcción de consensos, sobre todo teniendo en cuenta la migración generacional hacia ese entorno. Señalé la crisis de la narrativa de los medios tradicionales cubanos, anquilosados en la 1.0, convencidos con terquedad de que ellos eran únicamente el mensajero.

Tal vez los funcionarios ideológicos que orientaban la política de contenidos de los medios tradicionales, no tenían percepción de cómo se producía el consumo de información, o sencillamente la ignoraban, porque no querían cruzar el límite de la 2.0, incluso la 3.0, y aceptar que la democratización de mensajes en el entorno digital era un hecho que los superaba.

La mayoría de los jóvenes cubanos, nacidos a finales de la década del ochenta del siglo XX y en el principio del XXI, no consumían ni consumen los informativos de los medios tradicionales. Sin embargo, los directivos siguen empeñados aún en repetir el viejo esquema de la 1.0 y hacen como el avestruz: desconocen que hay otros consumos informativos, sobre todo en los medios digitales alternativos, que compiten con los tradicionales de contenidos distribuidos en todas sus plataformas.

En aquel viejo texto señalé la metáfora del pavo real, a partir de la descripción del lenguaje de los directivos, enfocados en la orientación de políticas encaminadas a generar prácticas centradas en la narración de una Cuba hermosa, idílica, sin matices ni problemas. Esas nociones con el tiempo han hecho crisis, porque en el entorno virtual, tan demonizado por algunos como reconocido por otros, se han venido dirimiendo algunos de los principales problemas del Estado y sus ciudadanos.

Tímidamente hay avances. Por ejemplo, sobresale el hecho de citar en los informativos tradicionales los twitts del Presidente de la República y de los miembros de su gabinete, pero aún no encuentran visibilidad las preguntas e inquietudes de las audiencias que los siguen y anhelan interactuar con ellos en esa red social.

En estos momentos, la mentalidad que impera en Twitter por parte de directivos y funcionarios, se enmarca en la 1.0: ellos creen ser el mensaje (o sea, que lo que publican es «la verdad», la única que deben consumir las audiencias). No han comprendido que habitar Twitter o cualquier otra red social trasciende esa visión y los coloca en una relación de carácter horizontal. Tampoco han entendido que deben interactuar con las audiencias en ese nuevo foro. Lo mismo sucede con el resto de la estructura administrativa y política del Estado, en la provincia y el municipio.

                                     —I—

Con insistencia se han generado narrativas desde los medios tradicionales, para apuntalar lo que llaman «dictadura del algoritmo». Sin embargo, ignoran que el ser humano puede —«desde lógicas inteligentes», como dijera Alfredo Guevara— utilizar las redes sociales para generar contenidos y habitarlas con lucidez y sentidos precisos. Lo que nosotros seamos capaces de producir, en materia de contenidos y formas, puede imponer a esa «dictadura del algoritmo», los consumos que necesitamos.

Ignorar ese entorno donde la democratización del mensaje es un hecho, es ir contra la corriente y negar los tiempos. Para posicionarse en ese escenario es preciso trascender la mera propaganda, el consignismo reiterativo, y generar mensajes proclives al intercambio, sin creer que la verdad está de un solo lado. Hay que darle al sujeto el beneficio de la duda y permitirle que escoja su mensaje, según sus creencias, su cultura, sus principios, su yo.

Heretizar las redes sociales y reducirlas a fosa donde se vierten los excrementos del Estado y sus malos ciudadanos, no es una práctica inteligente, nunca lo será. Es un hecho demostrado que vivimos una revolución tecnológica, como sucedió en otros tiempos con las tres revoluciones industriales y los cambios generados por estas.

Tengo la certeza de que no se ha conseguido educar a las generaciones en el consumo digital ético, más allá de la propaganda ideológica y el mero adoctrinamiento político. Urge entonces enseñar el consumo desde prácticas objetivas, donde los alumnos aprendan las herramientas y el elemento cualitativo no se soslaye.

Urge enseñar el consumo de redes sociales  desde prácticas objetivas.

Un nativo digital pudiera preguntar hoy: ¿Tenemos directivos 2.0 y 3.0 en el ejercicio del gobierno y la política?

Yo le respondería: No, porque lejos de dialogar con la diferencia, la crítica honesta o lo que Fernando González Rey llamó «subjetividad personalizada», la élite de los poderes a todos los niveles, lo que hace es cuestionar, criminalizar o descalificar a los sujetos proclives a mostrarse auténticamente desde sus perfiles en Facebook, Twitter, YouTobe… Hay un viejo refrán que dice que uno escucha la crítica y la toma dependiendo de quien venga. Entonces no deben meterse en un mismo saco a todos los que expresan su yo coherentemente en las redes sociales. Según González Rey:

"Ser yo, significa ser diferente, o sea, no puedo ser yo, siendo idéntico a los que me rodean. (…) Debemos aprender a comunicarnos en las diferencias, debemos aprender a identificar las contradicciones en que vivimos y debemos aprender que es legítimo interpretar, por vías diferentes, muchas de las cosas que nos afectan, y esta es la verdadera condición social de la individualidad".[1]

Espero que mi vieja amiga pueda leer esto, entonces tal vez comprenda que «la individualidad es permanentemente social, porque se afirma en un proceso que es social, en el diálogo, en el respeto al otro y en el espacio en que se convive con el otro».[2] De ahí se desprende una conclusión medular para la subjetividad individual, según Thomas Browne: «El que censura a los demás, indirectamente se alaba a sí mismo».[3] Las redes sociales son hoy el quinto poder, expresión legítima de una nueva forma de democracia, negarlo es autocensurarse o ser víctimas de la censura del que cree tener la única verdad, ese que prefiere la comodidad de alabarse a sí mismo.

                                     ***

[1] González Rey, Fernando (1996). Un análisis psicológico de los valores: su lugar en el mundo subjetivo. La formación de valores en las nuevas generaciones. Editorial Ciencias Sociales, La Habana (p. 49).

[2] González Rey, Fernando. Obra citada, (p. 50)

[3] Thomas Browne. Aforismos, pensamientos, citas y frases célebres. Consultado el 20 de octubre de 2021.

Tomado de La Joven Cuba

lunes, 1 de noviembre de 2021

DESESPERACIÓN


Por Arnoldo Fernández Verdecia

Mi amada Carolina: 

El muro separa nuestras palabras. En su medio, mi amigo intenta la resistencia. Sus hijas residen en provincias lejanas, no pueden ayudarlo. Vive solo.

Lo veo extinguirse en una tristeza infinita. Teme salir a la calle, nadie quiere venderle alimentos por su edad. Las multas exorbitantes acechan a todos, pueden aparecer por cualquier lado. La desesperación lo lleva al límite. 

Alguien le dice que el pollo llegará cada seis meses; el aceite, cada tres. Lleva sus manos a la cabeza. Cierra los ojos. La leña es su balita de cocina. El papel sanitario, los periódicos que sigue comprando a pesar del precio. 

El pago de la jubilación lo hace paqueticos: corriente, agua, canasta básica, teléfono, periódico, especias, las medicinas del tarjetón; escribe sobre ellos, hasta terminar y mirar al cielo, pedir un milagro a Dios; porque apenas alcanza para unos días; los demás, una odisea, donde unas veces come; otras, se acuesta sin hacerlo. 

El día que puedo hago llegar a sus manos un tazón de potaje; no sabe cómo agradecerme; se pierde en el sabor del alimento y duerme feliz.  Cuando mi fogón se rompe, ahí está él, presto a repararlo sin cobrarme un centavo. 

De lejos ve las colas donde venden módulos asignados. Nadie lo recuerda en esas ventas. Alguna vez fue útil a la sociedad; hoy ha sido olvidado. Millones como nosotros sufren el desabastecimiento; pero no pierden las esperanzas, creen que algo bueno sucederá pronto y todo volverá a ser como antes. 

Afuera pasan los pregoneros. Sus oídos siguen ansiosos las palabras, pero los precios estallan como fuegos artificiales: 

- Carne de cerdo a 150.

- Jamón a 160.

- Arroz a 60.

-Aceite a 350

-Frijoles a 100

-Boniatos a 15

-Culantros a 10 

-Ajo a 15

-Pata de Cebollas a 250

-Chorizos a 20

-Polvo de café a 10

-Lata de sardina a 250                                            

-Lata de puré de tomate a 150

-Libra de pollo a 150

-Libra de yuca a 10

-Libra de queso a 190

-Litro de sirope a 30

-Libra de malanga a 60

-                                                                    

Se esconde tras las paredes; triste, sabiendo que sus horas de vida están contadas. 

Aún la pandemia asoma su cola en muchos lugares del pueblo.  Temeroso ve las casas aisladas, la gente adentro, atrapadas en las dudas, el pánico, el hambre, la rabia; una espera que se vuelve interminable, desesperante... 

Dicen que traerán módulos de dulces, pan, jugos de frutas por la libreta de racionamiento, pero pasan los meses y a su bodega ni asoman. 

Llega el panadero y no le queda más remedio que comprar la bolita de todos, no importa si un día está buena y la mayoría no. 

Amor, el muro separa nuestros susurros, pero no el café recién colado en la mañana; las noticias compartidas; la vida de nuestras familias distantes. Le cuento de las tres caminatas semanales, campo adentro, a salvarme el alma. Sonríe con franqueza sin igual. Es bueno para tu salud, me dice y retorna al silencio de una realidad subvertida, enconada, aplastante. Mejor esconder las valoraciones, me dice, porque siempre alguien está a la caza de las palabras.

miércoles, 13 de octubre de 2021

HA MUERTO EL PROFESOR Y PENSADOR EMILIO ICHIKAWA MORIN


Por Arnoldo Fernández Verdecia

Siempre perseguí sus libros por el estilo ensayístico desenfadado y lúcido que los animaba. Los conservo aún todos, porque para los escritores de mi pueblo, él fue una especie de gurú de la filosofía, por su manera de enseñarla, comunicarla y escribirla.


Entre sus libros sobresalen: La escritura y el límite, El pensamiento agónico, Everglades, Estudios de filosofía, una saga de la cultura cubana, entre muchos otros. 

Soy seguidor de su blog desde 2007. Cuando probé fortuna con mi Caracol de agua, me hizo llegar unas palabras de aliento,  impulso, que con mucho orgullo están entre sus primeras publicaciones.

Honor a Emilio Ichikawa,  uno de nuestros grandes ensayistas de las últimas décadas. 

Ha muerto en los Estados Unidos, no pudo superar las complicaciones asociadas a la Covid 19. 

Mis condolencias a familiares y amigos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.