martes, 13 de octubre de 2009

Carlos Carnero: nombre que no se puede omitir en la cinematografía de Contramaestre

Orlando Concepción”., UNEAC-UNHIC.

En 1927, un integrante de la familia Carnero-Morín inauguró en el centro histórico del poblado de Contramaestre el primer cinematógrafo con que contó el núcleo poblacional fundado en febrero de 1913. Le pusieron como nombre “Oriente”, el mismo que ostentaba la provincia más oriental de la nación.

Era una edificación de madera. Contaba con un lunetario de alrededor de seiscientas capacidades y una galería o tertulia capaz de recibir a otros cien espectadores.

Como plantilla tenía un proyeccionista y su ayudante, administrador (miembro de la misma familia), una taquillera y dos porteros. En una larga etapa, el mismo proyeccionista fungía como pintor, sin retribución adicional por ello.

El techo de la sala cine-teatro esta compuesto por tejas de zinc. Además del vestíbulo, la edificación contaba con una larga fila de asientos. Cerca del escenario con pantalla, existieron baños para varones y hembras. Unos ventiladores climatizaban el interior.

La sala de proyección en la parte alta trasera, tenía instalado dos equipos proyectores. Durante decenios, las películas estaban contenidas en varios rollos, dentro de envases metálicos, con cinta de celuloide. En la época en que existió un solo proyector, se producía un espacio de tiempo, dedicado a colocar un nuevo rollo.

El cine “Oriente” atesora su lógico anecdotario. Como muestra hay que remontarse a la década de los 40. La radio transmitía la novela “El derecho de nacer”. Fuerte competencia para el cine en Contramaestre, por su horario estelar. El propietario decidió poner en el escenario dos radios receptores. Los asistentes, sentados en sus lunetas, escuchaban la célebre novela de Félix B. Caignet, y después disfrutaban de la exhibición de las películas.

La empresa imprimía en cada fecha algunos centenares de volantes con el programa del día, que se distribuía en todo el pueblo y en localidades vecinas. También publicaban el programa completo del mes, para información general de los cinéfilos.

El 10 de septiembre de 1951, el cine de madera había sido sustituido por un edificio con paredes de mampostería, nuevo lunetario y más modernos equipos de proyección. Fue bautizado con el nombre de “Isabel”, nombre de la esposa de Carlos Carnero, empresario del cine.

El cine ofrecía funciones todos los días de la semana: una nocturna de lunes a sábado. El domingo, ofrecía una matinée a partir de las dos de la tarde, destinada a los niños, encabezada por un oeste, sin costo para la empresa, pues los recibía en calidad de “relleno”; cartones (después conocidos como “dibujos animados”) y la película principal, que era la misma que se exhibiría ese día por la noche.

La programación requería una constante atención. Se producían cambios frecuentes, bien a solicitud de la empresa o de las firmas distribuidoras de películas. Esa programación variaba para dar entrada a los espectáculos teatrales. Desde La Habana visitaban cada año a Contramaestre compañías teatrales con figuras muy conocidas al frente, dirigidas por Enrique Arredondo, Pedro Castany, “Bolito”Gutiérrez, Rafael Llorens y “Cuca” Forcade, entre otros. Incluso, después de la exhibición de la película española “La casa de Troya”, se produjo la visita a Cuba del actor principal con una compañía teatral. Contramaestre tuvo la oportunidad de presenciar la misma obra desde el escenario del “Oriente”, y aplaudir la actuación del célebre intérprete.

Con frecuencia, se cedía el escenario a uno o varios artistas, cubanos y extranjeros, de fama, que hacían verdaderos recorridos “nacionales” (o sea, por todo el país y no sólo por las “capitales”), como Olga Guillot, Blanquita Amaro y su bellísima hija, Idania Villegas, América Crespo, Ernesto Bonino, el célebre italiano con su canción “Lluvia”, Daniel Santos, puertorriqueño de excepción; la decepcionante “Tongolele (después de ver bailar a Maria Antonieta Pons en sus películas, Tongolele nada tenía para enseñar), la famosa pareja de Mambo, Ana Gloria y Rolando, Eduardo Egea y sus excelentes declamaciones, Tito Guízar en su momento de oro y otras “estrellas” del firmamento artístico cubano y mundial. En estos casos el precio de la entrada oscilaba entre 40 y 60 centavos la luneta, según las condiciones del contrato.

También ocuparon espacios en programaciones varios magos que llenaban el escenario durante casi dos horas, Oscar Moreno y su compañía de bailes, Susana Montes y sus poses nudistas semejantes a célebres pinturas de pintores también célebres.

En cuanto a producciones cinematográficas, tributaron todas las firmas norteamericanas, como Metro Goldwyn Mayer, Paramount, Universal, Columbia, 20th Century Fox, RKO Radio, Artistas Unidos, Warner Bros, con sucursales en La Habana. Se exhibieron muchas películas mexicanas con buena, regular y mala calidad, pero entre las de “buena” estuvieron María Candelaria y La Perla, por ejemplo, y muchas otras que harían la lista grande, sin excluir entre las malas, como expresión del peor gusto, dos con Pedro Infante de actor mal utilizado: Nosotros los pobres y Ustedes los ricos

Del cine argentino en la etapa del obligado exilio anti peronista de Libertad Lamarque, por ejemplo, se pudieron disfrutar películas como “Dios se lo pague”, con Zully Moreno, y una larga relación más. Arturo de Córdova fue siempre uno de los actores más taquilleros.

Se proyectaron también cintas europeas de varios países como Francia, Italia, España e Inglaterra. Varias de las contadas producciones con sello cubano, pudieron ser vistas. El número mayor de películas tenían procedencia norteamericana. Con independencia de las cuestiones relacionadas con las ideas, es justo decir que se produjeron excelentes facturas por sus componentes artísticos

Carlos Carnero descolló como el más importante personaje social de su época, por el actuar en organizaciones sociales existentes en el país y, específicamente, en Contramaestre, como Labor Ciudadana, Conjunto de Instituciones Cívicas, Leones y Rotarios. Además de importador y exportador, fue de los empresarios que nunca exportó capital. En Contramaestre quedaron dos cines, un hotel, dos almacenes, una desgranadora de maíz, una bodega, un reparto con sus solares, una residencia moderna construida después de 1959. Después de las expropiaciones, se marchó del país por razones económicas. Legó al “Presente”, lo que quiere decir al “futuro”, todo lo que poseía. Es de las personas cuyo nombre no se puede omitir en la historia de Contramaestre. Queden para los lectores, estos “Ecos del Ayer”.

4 comentarios:

  1. Si ustedes quieren polemizar, aquí va el detonante.
    Voy a referieme a un artículo aparecido en Caracol de Agua elaborado por Oelando
    Concepción y lo iré comentando de lo que leo entre líneas.
    Este autor refiere:
    Carlos Carnero descolló como el más importante "personaje social "de su época.A mí
    modo de ver, lo trascendente de un hombre es verlo en su totalidad integra, como
    personalidad, parece ser que el autor desconoce de la forma en que Carlitos Carnero
    se hizo de todas las propiedades ( cine , hotel, almacenes, etc. ) y que todo el
    capital financiero que obtenía nunca expertó y centavo. Habría que preguntarse de
    que vivió inicialmente cuando se fue para Miami por razones económicas, como dice el
    artículo.. Habría también que preguntarse si la construcción del cine lo hizo con
    fines filantrópicos, para promover la cultura, cultura, además, signada por los
    tontos dramas cinematográficos salido de la novelitas de Corin Tellado, o de las
    películas del Oeste, donde el indio siux se presentaba como el asesino,
    descuartizador de hombres, y que por ello había que exterminarlos por la simple
    razón de la todopoderosa "civilización·.
    ¿Podría reconocerse que Don Carlos Carnero sostenía la idea de promover la cultura
    para todos ?..
    El mismo artículo cita que una luneta costaba de 40 a 60 centavos, cabría pensar si
    los obreros del Central " América Libre" del Señor Fico Fernández Casas podía
    entrar al cine y de cuyos fondos emergió la tabla salvadora de la revista Origenes
    através de la gestión de Martínez Feo, y que nigún Bateyano del "América Libre"
    nunca vió ( salvo el autor de este artículo).
    Si vemos a Don Carlitos posando frente al hotel Carnero con otros personajes que
    financiaban ( cabría preguntarse que teoría económica los orientaban)la revista Orto
    editada en Manzanillo, entonces podríamos decir que Don Carlitos era un "inofensivo
    financista" de la cultura cubana, pero no el más importante personaje social de
    Contrmaestre.
    Ese artículo de Orlandito me parece una Beatificación del Padre Carlos Carnero, que
    visto así constituye un paradigma social para las nuevas generaciones de
    Contramaestrenses que irán a venerarlos a la tierra de la libertad.
    Amén.


    Serpico.

    De Filial Ciencias Médicas Contramaestre fcm.contramaestre@medired.scu.sld.cu

    ResponderEliminar
  2. No sé si Serpico, tiene algo que ver con el pitirre con el aura tiñosa, por lo del pico.- Lo que si te puedo decir, querido erudito, es que entre otros, las propiedades, que siguen siendo de la familia de dicho Sr. perduran en el tiempo y q Uds. presumen de ellas ¿ cuantas mas hay que no se mencionan y que están ahí ?.-
    Aquí bien se puede aplicar aquello de dime de qué presumes y te diré de qué careces".-
    Y en cuanto a problemas económicos, te puedo decir que sabes poco de este asunto, y algún día lo verás.-

    ResponderEliminar
  3. Orlando quiero hacer esta pregunta una vez más. ¿Quién era Carlos Carnero, de dónde proviene y cuál ha sido su paradero? ¿Te suena el nombre: Gustavo Carnero?

    ResponderEliminar
  4. RMMR: Creo que algunos olvidan que un cine es un negocio, se puede ayudar a una comunidad, se puede filantropo pero....hay que obtener ganancias o quiebra el negocio. Leo a Serpico y me asombra su poder de analisis descontextualizado y superficial.
    Y no creo que Carnero fuese un santo, era un capitalista (no tengamos miedo de la palabra, es hermosa)que invertia su dinero y se procuraba ganancias; era una buena persona y es suficiente.

    ResponderEliminar

MUY IMPORTANTE: No se publicarán comentarios anónimos en este blog, es necesario consignar siempre la identidad de la persona. No se admiten ofensas, insultos, propagandas de ningún tipo. Cada persona tiene la libertad de expresar lo que piensa, pero con respeto al otro diferente. d



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.