domingo, 6 de septiembre de 2020

Alfredo Despaigne Rodríguez, el Caballo de Contramaestre

Alfredo Despaigne Rodríguez jugó pelota por vez primera en el estadio de Maffo.

Por Arnoldo Fernández Verdecia.
caracoldeaguaoriente@gmail.com

Se dice que admiraste a Antonio Pacheco, Orestes Kindelán y soñaste pertenecer a aquella memorable Aplanadora, como la bautizara, en su momento de mayor esplendor, el narrador Modesto Agüero; pero “sabios entrenadores” no vieron el somatotipo ideal y negaron tus esperanzas.

No quiero imaginar cómo fue ese día, el sueño trunco, la camiseta que añoraste vestir; todo se vino abajo; quizás por ser de Contramaestre, no tener padrinos, en fin, cualquier otra cosa podías ser, menos pelotero; quizás músico, reverenciando tu nombre y el último apellido.

La historia ha dicho siempre que Contramaestre está unido culturalmente a Bayamo; siempre fue así, más a Jiguaní diría yo, porque somos todavía un fragmento de aquella tierra,  decidido a labrarse un futuro y soñar con la metáfora de ser la ciudad del porvenir, según periódicos de la década de 1950.

El espíritu de Contramaestre reencarnó en ti y hoy eres el señor pelotero de la nación, el hijo del Reparto Rosabal, tan admirado como Pacheco, Kindelán.

Casi nadie dice en los medios nacionales de Cuba el nombre de tu pueblo natal; ahora te llaman el Caballo, ¡qué honor!, equiparan tu historia a la del número Uno, el que juegan silenciosos en días elegidos del año.

Bayamo te arropó, pero inexplicablemente, Contramaestre, donde están tus raíces, no te venera con el nombre de una peña, fotos en sus cuatro estadios: América, Baire, Lumumba, y sobre todo Maffo –allí comenzó tú leyenda-, ni siquiera en el Beisbolito, donde los niños podían convertirte en su Leo Messi de la pelota.

Ganas lauros una y otra vez, pero ninguna institución en nuestro pueblo tiene ojos para nombrarte, “Hijo ilustre”, “Gran Varón”, “Caballero del cítrico”, o sencillamente, Alfredo Despaigne, el Caballo de Contramaestre. ¿Qué debemos esperar? Acaso cuando no estés, para adorarte en una estatua, en el nombre de una  EIDE, un gimnasio, un área deportiva…

Nadie es profeta en su tierra, dice el refrán de origen bíblico; por eso Bayamo te venera hasta el delirio; pero Contramaestre no consigue reconocerte como el más grande pelotero de su Historia.

Felicidades Alfredo; usted es el Caballo, orgullo de nuestra patria chica, que brilla en los Clásicos, la Liga Japonesa, la Mexicana, el Cuba y con esos Alazanes de Granma que te bautizaron como el Caballo de los Caballos

Qué lo sepa el mundo, compay; sí, el compay cantado de los orientales de tierra adentro; usted es orgullo de su tierra natal: CONTRAMAESTRE.

7 comentarios:

  1. Hola quiero felicitarte Arnoldo por ese buena crónica sobre Alfredo Despaigne y créeme que tienes toda la razón este muchacho nacido y crecido en ROSABAL, con todos nosotros jugando béisbol en las calles se iso un Gran pelotero, y creo que debe ser más recordado en los estadios de nuestro municipio así como lo es en la Provincia que lo Acogio como Hijo Ilustre todos nos ponemos muy contento cuando ese que vimos crecer Jugando béisbol en las calles de rosabal se para en el cajón de bateo en eventos internacionales y Conecta Un cuadrangular

    ResponderEliminar
  2. Felicidades hermano por tu Crónica, no soy santiaguero, ni siquiera Granmense ,pero en verdad se trata de uno de los grandes entre los grandes ,te escribo como cubano y por su puesto seguidor del béisbol, nuevamente felicidades por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. muy buen artículo. Sentimos a Despaigne contramaestrense, pero nunca se lo he oído decir y mi pobre suerte tampoco he podido verlo aquí, a pesar de vivir hace mucho. No obstante, felicitaciones para el caballo.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo Despaigne Rodriguez: Gracias a todos por los comentarios saben que los quiero mucho ese es mi pueblo y siempre estaré orgulloso de haber nacido en Contramaestre, de tener mis mejores amistades, mi familia, el barrio Rosabal, mis amigos de infancia que son muchos los que estudiaron conmigo en la escuela Onelio Díaz, la Pepito Tey, hasta los que estudiamos junto en Bungo 8 que habían de varios rincones de ese hermoso pueblo; los quiero y cada día que salgo al juego siempre pienso que ustedes me están apoyando; nos vemos pronto mi gente, cuídense mucho para poder vernos al final de esta pandemia; desde Japón les mando un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  5. Alfredito como te conocimos desde que éramos chiquillos, jugando en el Reparto de Maffo donde ganamos el primer Título cuando apenas teníamos unos 11 años, hoy te agradecemos por tantos alegrones a nuestro país y por poner el talento del béisbol cubano en lo más alto de la pirámide, en nombre de ese pueblo que te admira te mandamos un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad Arnoldo que nuestro pueblo necesita una institución que lleve su nombre con el logotipo de un halazán, diría yo....algo significativo que todos los niños pasen y se interesen por saber quién es,mi amigo Despaigne es the Best...y necesita ser reconocido por todos....es nuestro orgullo!!! Dios lo bendiga siempre!!!

    ResponderEliminar
  7. Saludo para todos los q han opinado sobre el caballo de los caballos x q el es grande entre los grandes. Cariño y respeto para el pq se lo ha sabido ganar con el pueblo y muy especialmente con los granmenses

    ResponderEliminar

MUY IMPORTANTE: No se publicarán comentarios anónimos en este blog, es necesario consignar siempre la identidad de la persona. No se admiten ofensas, insultos, propagandas de ningún tipo. Cada persona tiene la libertad de expresar lo que piensa, pero con respeto al otro diferente. d



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.