martes, 27 de agosto de 2013

Activo espacio de diálogo para los cubanos: EL DOMINÓ

Es una filosofía de vida. Allí nos enteramos que Yoenis Céspedes ganó el Derby de Jonrones en las Grandes, que le prohibieron el espacio aéreo a Evo...

Por Eduard Encina. (Escritor)

En el barrio todos lo hacen, después de las seis de la tarde: el torneo de Dominó. Pongo fichas. Cierro el juego con el doble seis en la mano. No mato salida. Me voy con la jugada equivocada. Soy un desastre, pero comparto con los amigos y vecinos  después que termino de trabajar y de romperme la cabeza para inventar qué poner en el plato de los míos.

Acompañando de sorbos largos muy largos de cualquier “líquido mareable”, chistes, recuerdos, intento la partida. Nadie quiere ser mi pareja de juego, al final termino sentado con el que se arriesgue a tener paciencia, que es como jugar en el bando enemigo. El Dominó para los cubanos es un espacio de diálogo increíble pues, además de inventarse su propia jerga y sistema de comunicación, sobre el fichero parece que se decide todo.

Es una filosofía de vida. Allí nos enteramos que Yoenis Céspedes ganó el Derby de Jonrones en las Grandes, que le prohibieron el espacio aéreo a Evo y esa mierda no se hace, que Beyonce estuvo en Cuba y la libra de boniatos subió a tres pesos. El barrio es la zona de resistencia.

Nadie quiere ser mi pareja de juego, pero eso no importa. Lo importante es que el juego no se detenga. Pongo fichas. Cierro con el doble seis en la mano. No mato salida. Me voy con la jugada equivocada y aunque todos se burlen de mi, sé que es una burla de amor, una manera de decirme “todavía estamos aquí”, que es lo mismo, “estamos contigo” liberando la presión del día.


CERRAO POR LAS DOS CABEZAS

Cada vez que enero recrece en el costado Adalgis convulsiona
y no me excita nombrar el equilibrio. Hice un pozo de  palabras
que no pueden ejercer su riesgo, un golpe contra el aire, una ficha demás
por si la angustia.

Me alucinan esos flujos hacia el manatí, es una posibilidad –digo
ante la lengua rota que azulea en las zarzas mientras pasa el reflejo
de la sangre.

Me doblo aunque sé la espera que vendrá.
Me doblo para hacerme el fácil el que perdió sentido.
Para fingir me doblo me doblo me doblo

y la sospecha sigue en mí aunque despunte la naranja o asome menos
el zorzal. Hay en el cuerpo una porción perdida. Cuerpo al fin por recuperar, no en la casta, sino en las dicciones que lo entrañan.

Nadie sabe Adalgis los modos en que la verdad se pierde. Paso.
Me contemplo fuera de la imagen posible. Paso.
Así lo que se aleja retorna otro/ pero es lo mismo. Paso.

Con más en las manos alcanzo menos. Paso. Paso. Pongo el corazón
y los caminos se cierran.

Fuente: CIMARRONZUELO ORIENTAL

1 comentario:

  1. exquisito Eduard. Buena entrega se vive la angustia como un dolor resistible, bien profundo que ha echado raíces. Leyendo esto dan ganas de tirarse al cielo azul de una vez aunque sea redundancia. Dios bendiga tu familia Eduard y te conforte y los proteja hoy y siempre, Amen. Enoel Rey

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.