jueves, 20 de julio de 2017

Las claves del pensamiento emancipador de Fidel Castro


Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com
Hoy esta Casa Memorial Orlando Pantoja, aquí en Maffo, municipio Contramaestre, se honra con la presentación de un libro notable, que tiene una cuidadosa selección temática de “Pensamientos de Fidel Castro Ruz”, a cargo de Pedro Creach Corrales.  Digo notable, porque  tiene  razón contundente Frei Betto cuando afirma en el prologo a estas páginas, que es un “reconocimiento del significado de  Fidel para Cuba, América Latina y el mundo”.  
Antecedentes de este tipo de propuesta literaria, los encuentro en “Granos de oro: pensamientos seleccionados en las obras de José Martí”, La Habana Sociedad Editorial Cuba Contemporánea, 1918,  de Rafael Argilagos; “José Martí y la comprensión humana”, La Habana, Cuba, 1957, de Marco Pitchon; “José Martí. Aforismos”,  2004, de Jorge Sergio Batle y “Diccionario de Pensamiento Martiano”, de Ramiro Valdés Galárraga, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002. En cada una de estas obras existió la voluntad de presentar el pensamiento de José Martí de manera ordenada, sobre la base de las principales esencias que lo articulaban.   
¿Qué tiene de novedoso “Pensamientos de Fidel Castro Ruz”? ¿Qué autoridad  tiene Pedro Creach Corrales, para atreverse a mostrar temáticamente, en forma de sistema, el pensamiento liberador de Fidel? ¿Por qué Contramaestre tiene un simbolismo especial en la vida de Fidel?  
Después de leer el conjunto de la obra, el lector capta enseguida el espíritu de sistema que la organiza, donde Revolución, Socialismo, Democracia y Derechos humanos, se muestran como pilares básicos, sobre los que descansa la esencia libertaria del pensamiento humanista de Fidel. A esa sustancia vital, siguen otras  hasta sumar 25, que en su conjunto (total 29) abarcan ejes que fundamentan la matriz originaria de donde parte todo. Para llegar a entender la complejidad de esas cuatro categorías iniciales, es necesario construir nuevas formas y contenidos sobre equidad,  internacionalismo, educación y salud, entre otras, que liberen al hombre de la enajenación y lo conviertan en sujeto transformador del mundo que le toca vivir.  
En las primeras décadas de la Revolución cubana, los grandes esfuerzos se dirigieron a construir un nuevo sistema de valores profundamente  humanista, que  concretara la obra material e intelectual de la Revolución y la utopía de avanzar hacia un Socialismo humano y democrático, donde el ser humano fuera la razón principal del proyecto. Debe tenerse en cuenta, que  Fidel no era un teórico del marxismo, sino un líder que vinculó teoría y práctica y desde ese nexo definió el camino posible  y las conquistas necesarias para poder  llegar a una sociedad cada vez más justa e inclusiva, donde los derechos del hombre y la mujer fueran tan altos como las palmas reales.   
“Fidel Castro Ruz. Pensamientos”, resuelve algo que muchos estudiosos no han tenido la agudeza de revelar  hasta ahora y es la de mostrar un sistema de pensamiento orgánico de Fidel Castro en toda su magnitud;  así que  no estamos ante una obra de carácter oracular, al estilo de un simple diccionario de pensamientos, ni una mera compilación de citas, frases, elogios;  aquí se aprecia la voluntad del autor de la compilación, por revelar esencias, nexos entre ellas y sobre todas las cosas, explicarlo a partir de esa selección temática y del alcance universal de la figura.  
El lector cubano y latinoamericano no debe asumir esta obra como un comodín para citar a Fidel fuera de contexto, adornar discursos ocasionales;  o sencillamente llamarse fidelista porque sabe de memoria  un repertorio de las ideas aquí compiladas;  creo que  Pedro tiene la aspiración sublime, en términos éticos, de visualizarnos un sol moral y cognitivo, donde el revolucionario de estos tiempos, pueda encontrar las claves que hicieron a Fidel, el líder socialista más importante del siglo XX americano. Dominar las 29 esencias propuestas por Pedro, nos blinda  ante los cantos de sirena de un capitalismo dominante, donde el hombre es lobo del hombre. En este libro, está el pensamiento telúrico de Fidel, el hombre que hizo, según el Che, “más que nadie en Cuba para construir de la nada el aparato hoy formidable de la Revolución”. 
“Fidel Castro Ruz. Pensamientos”, está precedido por la valoración  de  la trascendencia de su obra, de  42 personalidades de la historia y la cultura universal, donde se incluyen seis mandatarios,  dos premios  nobel de literatura, un premio Cervantes,  2 deportistas y el resto, destacadas figuras de las letras, el periodismo y   la Prima Bailarina Alicia Alonso, fundadora del Ballet Nacional de Cuba. Complementan estas opiniones, las compartidas  por 55 personalidades con posterioridad a la muerte de Fidel Castro.  
El autor de esta selección temática, Pedro Creach Corrales, tiene la autoridad moral de ser autor de dos libros imprescindibles, para conocer la dimensión humana  e histórica de la Revolución cubana: “Heraldos de la salud y la vida”,   que habla de los antecedentes de la colaboración médica en países del tercer mundo, datos estadísticos y gráficos, fragmentos de discursos de Fidel Castro referidos al tema, la Escuela Latinoamericana de Medicina, reconocimiento de cimeras personalidades políticas, intelectuales y fotografías que facilitan al lector adquirir una real dimensión de la actitud solidaria de la Revolución cubana. La otra obra escrita por Pedro es “Fe infinita en la victoria”,  sobre el emblemático alegato de Fidel Castro “La historia me absolverá”, donde demuestra cómo Fidel llegó a ser el más destacado discípulo del Apóstol y su heredero intelectual más importante.  
Pedro Creach Corrales es  además, presidente fundador de la Casa de Cultura Latinoamericana y Caribeña, institución no gubernamental, con sede en Santo Domingo, que asocia a amantes de la cultura; ayuda a reforzar la identidad nacional y propicia el incremento de los sentimientos de solidaridad, hermandad y fraternidad entre los pueblos de “Nuestra América”.  
Es licenciado en Historia por el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, licenciado en Educación Primaria, graduado en la Escuela de Defectología, animador y promotor cultural. Fisioterapeuta. Iniciador del sistema nacional de Casas de Cultura, fundador del Centro Braille de la Editorial José Martí. Dedicado en los últimos años al trabajo poligráfico, la publicidad, las ediciones y las publicaciones. 
Pedro Creach Corrales nació en la Sierra Maestra y fue miembro de la Brigada de Alfabetizadores Conrado Benítez.  
¿Por qué Contramaestre tiene un simbolismo especial en la vida de Fidel?  
Con 13  años visitó por vez primera este pueblo el 10 de octubre de 1939, pasó tres días aquí. Se bañó en el río Contramaestre
Durante a toma del BANFAI entre el 20 y el 30 de diciembre de 1958 tuvo una relación muy especial con varias familias.  
La ropa usada por Fidel en 1958 y con la que entró en la Caravana de la Victoria a La Habana, fue cosida por Creaciones Pantoja.  
El primer Baire libre lo celebró el 24 de febrero de 1959.  
La primera gran obra hidráulica de la Revolución, la inauguró el  5 de julio de 1968: la presa Carlos Manuel de Céspedes.  
El 22 de julio de 1988 inauguró el Hospital Orlando Pantoja Tamayo.  
Podemos concluir esta presentación cubana, tierra adentro, hogar de mambises, rebeldes, obreros y campesinos, seres humildes de la Patria, convencidos de que “Fidel Castro Ruz. Pensamientos”,   es una obra ya emblemática, que nos sirve de referente paradigmático, para llevar al pueblo cubano y latinoamericano, a esa libertad todavía posible, donde se consolide definitivamente la dignidad  plena del hombre, orientados, como diría el mismo Fidel, por “(…) las ideas que inspiran nuestra lucha … las ideas más humanas y más justas”. 

Maffo, 20 de julio de 2017.
Imágenes de la presentación
Arnoldo Fernández a la derecha, presenta el libro "Fidel Castro Ruz. Pensamientos", del compilador Pedro Creach a la izquierda.
Lázaro Expósito Canto,  Primer Secretario del Partido Comunista en Santiago de Cuba, durante la presentación de "Fidel Castro Ruz. Pensamientos".
El compilador Pedro Creach   dedicando  "Fidel Castro Ruz. Pensamientos", a  Lázaro Expósito Canto.

miércoles, 12 de julio de 2017

¿Dónde nos colocamos? Seamos electivos como Varela




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com   

Crecimos  en la irreverencia de las canciones de Silvio Rodríguez, sus herejías las hacíamos nuestras y por ahí poníamos el mundo que nos dolía ante los que solo tenían sus verdades y no admitían otras, aunque las expresáramos desde posiciones revolucionarias. Ha pasado el tiempo y el blog Segunda cita de Silvio ampara hoy esas irreverencias necesarias, lúcidas, cuando algunos están decretando lo “políticamente correcto”  y otros se están responsabilizando con fundamentarlo desde elevadas estaturas intelectuales; títulos académicos y libros publicados. Las herejías han sido siempre las mejores compañeras de los procesos emancipatorios;  muy pocas veces lo liberador se genera desde los centros de poder cultural.

Siempre he creído que los etiquetajes tienen  intenciones excluyentes, sobre todo si vienen de focos grupales con funciones doctrinales,  esos que pudieran llamarse amplificadores de ideología política, que muchas veces, son más conservadores que las mismas corrientes de izquierda o derecha, centro izquierda o centro derecha; la cuestión medular hoy es entender la Cuba compleja que tenemos que refundar en medio de un asedio de símbolos, donde nos van las oportunidades surgidas con un socialismo estatista que pensó más que en nadie en los condenados de la tierra; pero hirió otras sensibilidades y apartó de la nación a muchos que tomaron el camino de la migración. Esos también son cubanos, aunque sean anexionistas, reformistas o siete mesinos. Nuestro debate actual debe incluirlos, persiguiendo esa máxima de Fidel Castro, de que hasta los enemigos, podemos convertirlos en amigos y sumarlos a un independentismo liberador,  donde las palabras mayores sean: SOCIALISMO PARTICIPATIVO Y DEMOCRÁTICO Y LA JUSTICIA MÁS ALTA QUE LAS PALMAS REALES.   

Hace unos días estuve viendo una conferencia del expresidente de Ecuador, Rafael Correa, sobre el capitalismo en Israel; la cuestión de fondo que analizaba era lo efectivo del sistema allí, sus eficiencias mostradas en parámetros internacionales de probada credibilidad y no pude evitar orientarme teóricamente hacia la ley de la transformación de los cambios cuantitativos en cualitativos, donde lo nuevo como instancia de cambio, no niega totalmente lo viejo, sino que asume lo mejor suyo y lo transforma en una calidad superior;   en esa coyuntura es que se empolla   la nueva entidad llamada SOCIALISMO PARTICIPATIVO, CREATIVO Y DELIBERATIVO.

Por lo dicho hasta aquí, no me cabe otra cosa que pensar que el debate sobre el “Centrismo”, es uno de esos  momentos claves, donde los que quieren lo mejor para Cuba, tienen derecho a expresarse desde sus referentes doctrinales, pero sin etiquetajes, exclusiones y malabarismos ideológicos.  ¿Cabe entonces el punto medio entre lo mejor del Socialismo y el Capitalismo, para edificar esa sociedad ideal? ¿De qué socialismos estamos hablando? ¿De  cuáles capitalismos? Si somos marxistas  dialécticos, la respuesta es más que evidente.

Si aspiramos a una Cuba justa, ¿caben todas las posiciones?. En esto prefiero asumir el electivismo de Félix Varela, ese que, desde una honestidad autóctona, no se plegó a veleidades o a intereses estrechos y produjo lo más perdurable y sólido de lo cubano. De hecho, esa condición,  fue la que nos dio una personalidad histórico-cultural definida, expresada como actitud crítica ante sistemas y patrones culturales e ideológicos en boga, con independencia del credo dominante en grupos y pensadores.

Bienvenidas las contradicciones argumentales;  son saludables, si están orientadas a la búsqueda del proyecto de nación, donde quepamos todos y para el bien de todos; donde las negaciones impliquen algo más que una espiral  y seamos una horizontalidad saludable, una nación en la diversidad cultural  e ideológica, unos herejes incómodos, para algunos, pero con una causa quijotesca que defender llamada CUBA.  

Manigua de Baire invade Festival Internacional de Poesía de Medellín*



Eduard Encina en una de las lecturas del Festival. Fot tomada de Cimarronzuelo Oriental.

Por Alfredo Ballesteros (Editor de Caminante cubano)  

El poeta Eduard Encina y el trovador Polito Ibáñez llegaron a Colombia, cerca de la media noche del 7 de julio. Encina e Ibáñez representan a Cuba, desde los versos y la música inteligente, en la 27 edición del Festival Internacional de Poesía de Medellín, que se realiza allí hasta el 15 de este mes.

En la mañana del sábado, en el Salón Medellín del Gran Hotel,  se realizó la presentación y conferencia de prensa de Fernando Rendón, Presidente del Festival, que invitó a los participantes a sumarse, desde el arte y la poesía, a la construcción de una nueva sensibilidad en Colombia, para comprender mejor la necesidad de vencer el odio y el dolor, desde la búsqueda de una auténtica reconciliación para conquistar  la paz. El lema que rige el Festival es: “Construyendo el país soñado”. Los participantes expresaron su deseo de apoyar desde el arte y el pensamiento, el proceso de paz que vive esa hermana nación.

En la tarde del 8,  se realizó la inauguración oficial en la plaza cultural “Parque de los deseos”, donde se congregaron miles de personas, para escuchar poesía y las canciones de los músicos invitados, entre ellos el cubano Polito Ibáñez.

Como parte del programa, el escritor de Baire, en Contramaestre, Eduard Encina, estuvo en el pueblo Carolina del Príncipe, a más de 100 Kms de Medellín. En una casa de cultura compartió lecturas con otros poetas. Durante el encuentro, la Alcaldía Municipal distinguió al vate Humberto Upegui, con la Orden del Príncipe, la más alta distinción que se otorga a una personalidad en esa ciudad.

El lunes en la tarde, Polito Ibáñez ofreció un concierto en Medellín. Durante la noche, el Elemental Teatro recibió a Eduard Encina, que leyó sus poemas, junto a Daniel Acevedo (Colombia), Mei Er (República Popular China), Jesús Sepúlveda (Chile) y Caterina Davinio (Italia).

Hoy 12 de julio, Encina viaja al municipio de Arauquita, donde leerá en la “Plaza de Banderas” junto al hijo de Honduras, Fabricio Estrada.

En su muro en Facebook,  Encina escribió este  miércoles: “Cada día Medellín me sorprende más. Lectores que preguntan por Israel Domínguez, Antonio Armenteros, Rito Ramón Aroche, Sigfredo Ariel; gente que quiere leer sus más recientes libros. La construcción de la paz en Colombia depende también de la construcción de una sensibilidad. La poesía purifica, sacude el odio y el dolor. Voy a los cafés, al Parque Bolívar, las Torres de la Bombonera, la Universidad de Antioquia y la gente cálida se parece a los míos. La poesía es verdad, la poesía nos libera”. Clic aquí para leer ensayo: La poesía:  poder invisible de la realidad

Postales de algunos momentos de Eduard Encina en Colombia

* Publicado originalmente en Caminante cubano con el título “Polito Ibáñez y Eduard Encina representan a Cuba en Medellín”


lunes, 10 de julio de 2017

Una réplica histórica en Baire



Réplica que conserva el matrimonio de Puro y Rosy en Baire.

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com  

Llegué  hace un mes a la casa de  uno de los poetas mayores de Baire, en el oriente de Cuba, llamado el “Puro” por sus cercanos; sobre un tanque azul, una réplica de la antigua Iglesia Bautista del pueblo llamó mi atención;  así que pregunté  sobre su autor y cómo había llegado a ellos.

El “Puro” no me supo informar con datos precisos y llamó a su esposa Rosy Licea Hernández;   ella habló de las 20 réplicas realizadas por un artesano de Camagüey, que vino a  la Iglesia Bautista  en 2004 a impartir un curso durante un mes sobre el uso del papel maché. 

También me dijo que se habían vendido la mayoría a un precio de $40 moneda nacional,  a familias destacadas de la feligresía local. Incluso  se ofrecieron algunas como regalo a una delegación  de Estados Unidos, de visita por esos días en el Templo.

Quise saber el nombre del artesano, pero Rosy nada  más recordó su provincia de origen. Al preguntarle  si otras familias aún conservan las suyas, precisó que sólo tres,  así que es una rareza que sólo puede verse en la casa de Ligia Barrueco, de Beatriz  y en la suya. Por el valor  sentimental e histórico de esta réplica, ojalá y alguna de las familias mencionadas, tenga el tino de donarla a la Casa Museo Municipal Jesús Rabí,  para preservar la imagen histórica de la construcción originaria.
Imagen actual del Templo Bautista de Baire.
El templo Bautista de Baire fue construido en 1905 y actualmente ha sido remodelado. Allí se reúne una cifra considerable de personas cada semana, entre las que tienen un protagonismo clave Rosy  y el “Puro”. Rosy me dice con orgullo que su bisabuelo Salvador Llópiz,  estuvo entre los primeros feligreses de aquel momento seminal de la historia religiosa del pueblo.

domingo, 9 de julio de 2017

Remanganaguas y su matrimonio de 58 años con el Socialismo Marxista Leninista de Cuba*




Por Arnoldo Fernández Verdecia y Antonio Isaac Hechavarría. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Hace unos años venimos estudiando en profundidad la historia de un pueblo de Cuba llamado Remanganaguas, que sólo se evoca en la actualidad,  porque allí se produjo el primer entierro de José Martí;  sin embargo  hubo un antes y un después, que inexplicablemente nadie se ocupó de estudiar. Aquel lugar, -hoy preterido-,  el Camino real lo atravesó completamente;  el sistema de correos de España lo usó como punto de cabalgadura, heliógrafo y telégrafo, es decir, el desarrollo se concibió a partir de las comunicaciones como motor fundamental.  Otro elemento que ayudó  fue la ocupación de la tierra, totalmente virgen, rica para el pastoreo de ganado mayor y menor, así como el establecimiento de fincas rústicas  especializadas en cultivos varios.

Al momento de llegar el cadáver de José Martí a Remanganaguas (20 de mayo de 1895), se contaba con tres comercios, traídos por migrantes de España que decidieron anclarse en la zona;  pero también existía un Fuerte con capacidad para 24 soldados permanentes, necesitados de esos servicios.  Desde el punto de vista ideológico, el control de la fe y las ideas corría a la cuenta de la Vicaria de Palma Soriano. El lugar contaba con sitios de culto católico, pero  también la muerte era otro de los terrenos  inspeccionados por la citada entidad religiosa, al tener un cementerio que prestó servicios a partir de la década de 1870 y se mantiene funcionando en la actualidad.

En el lugar existían cuatro grandes familias: los Sánchez, los Ferrán, los Benítez y los Gé; ellas son las depositarias fundamentales del capital simbólico de Remanganaguas. El Barrio gana su nombre con ellos. El sistema de partidos políticos establecido entre 1878-1895  gana adeptos allí. Liberales y conservadores se adversan en el mundo de la gestión política. Los principales problemas del Barrio se debaten y  solucionan en ese nuevo escenario. El cambio de metrópoli (de España a Estados Unidos), lo viven y valoran desde su pueblo.

Con la República (1902-1958) llegan otras familias y una de ellas cobra notoriedad extraordinaria: los Vila y su benefactor fundamental, Pedro, hombre emprendedor, de espíritu mercantilista,  une en matrimonio a sus hijos con figuras claves del mundo empresarial y político de la Provincia de Oriente, contrae así alianzas claves para impulsar el desarrollo que tiene previsto para la zona. En los Estados Unidos, compra una grúa de pesar ganado Máuser  y la instala en sus dominios que llegan a pasar las 50 hectáreas de tierra.

La confrontación se expresa durante la etapa republicana entre los Sánchez y los Vila;  los primeros controlan el comercio  de víveres, la Escuela pública no. 39 y el mundo simbólico que se construye en Remanganaguas por ser el primer lugar de Cuba donde el Apóstol Martí fue enterrado. Los Vila representan la libre gestión, el sueño de posicionarse a nivel nacional con rubros básicos como leche, quesos, cueros, carne, frijoles, maíz, viandas, carbón y caña de azúcar. Esos dos capitales, uno más bien simbólico, otro expresado en objetos tangibles, combaten por el control político del Barrio. Los Sánchez, unidos a los Benítez, los Ferrán, los Gé  y los Naranjo (nueva familia de migrantes), adversan a los Vila; incluso llegan hasta decisiones al más alto nivel en la capital de la Provincia Oriente, Santiago de Cuba y el fallo favorece a los primeros. En las cuestiones electorales, cuando surge la figura del alcalde de barrio, los candidatos que casi siempre se imponen pertenecen a la alianza encabezada por los Sánchez. Ellos piensan y conciben una Ruta turística para Remanganaguas, se valen de la prensa para promoverla a través de una campaña con varios artículos, editoriales y hasta una visita programada de periodistas de Palma Soriano al Barrio, para entender de primera mano, todos los beneficios económicos que  ello traería para el despegue definitivo de la economía. El sueño se concretaría en una carretera asfaltada, que enlazaría todos los puntos vinculados con el  recorrido del cadáver de José Martí y se bifurcaría hacia Palma y el próspero Contramaestre de la década del 40. Todo estaba calculado, era una idea, que requería una inversión a riesgo del Estado; las luchas electorales entre los candidatos harían de este punto el eje básico de sus programas.

En la década del 40 se concluye el Obelisco a José Martí en el cementerio del Barrio;  incluso en esos años se logra cambiar el nombre y pasa a llamarse Barrio José Martí. La inauguración oficial del Obelisco ocurre el 19 de mayo de 1953. Por allí pasan prominentes figuras del culto a Martí, interesadas en apropiarse de ese capital simbólico controlado por los Sánchez, para hacer carrera en la política; así llegan de visita un Jorge Mañach primero (1941) y un Eduardo Chibás (1947) después; ellos se creían ungidos por el espíritu del Apóstol y pretendían capitalizar el recurso simbólico  de la estancia de su cadáver en aquella tierra sagrada de la Patria.

Esa confrontación, en la búsqueda de un desarrollo endógeno para el Barrio, sería interrumpida por el triunfo de la Revolución el primero de enero de 1959, que  con sus nuevos dirigentes instalados en Palma Soriano hasta 1976, no fueron capaces de hacer realidad el anhelo de la Ruta turística llamada “GRAN VÍA MARTIANA”  y cortaron de raíz, lo que hubiera podido ser un hito de la economía para toda la Provincia de Oriente. El Socialismo Marxista Leninista,  como alma de los nuevos cambios, no tuvo la capacidad de entender esa Historia y capitalizarla simbólicamente para sus intereses. Remanganaguas llegó a ser el tercer barrio más poblado de Palma Soriano en el censo de 1953, al  tener 11749 habitantes;  sin embargo,  en sólo 35 años, luego del  triunfo revolucionario, se produjo un éxodo masivo que finalmente dejó todo aquel hermoso capital simbólico, construido por los Sánchez,  orbitando en el más oscuro de los olvidos. A partir de 1976, con la División Política Administrativa, anexan Barrio José Martí al municipio Contramaestre y cartográficamente lo registran con su ancestral nombre: Remanganaguas;  de un plumazo fue borrado todo y uno se pegunta el por qué de algo así. Cuba vivía la década más dogmática de la historia revolucionaria, expresada en procesos como el “Quinquenio gris”, donde los militares quisieron probar fortuna en el terreno de la cultura y la historia.  Al parecer, esos ecos tuvieron su impacto en aquel Barrio, que había protegido celosamente el capital simbólico vinculado a Martí, como un preciado tesoro, desde el cual pensaron e intentaron conseguir un desarrollo  endógeno que los posicionara en la geografía insular.    

*Este artículo forma parte del libro “JOSÉ MARTÍ. EL APÓSTOL DE REMANGANAGUAS”,  inédito aún, que acabo de terminar en coautoría con Antonio Isaac Hechavarría

jueves, 6 de julio de 2017

Maffo y su parque Saturnino Lora*




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com  

Maffo es un pueblo emblemático del actual municipio Contramaestre;  este último, en tiempos de la República Mediatizada, era uno de sus barrios. Muchas personas  se encantan en la actualidad con  su trazado urbanístico  y el parque. ¿Quién lo hizo? ¿Cómo se llama el parque?

El trazado urbanístico, confección de mapas y planos, situación de las calles y el parque lo realizó el ingeniero agrimensor Manuel Navarrete en 1908, es decir, cuatro años antes que el de Contramaestre (1912).

Introducir aires de modernidad en un pueblo de acento rural profundo, no estuvo exento de personas y familias que se opusieron; pero al final predominó el amor a las ideas futuristas que embellecerían la imagen de Maffo ante el mundo.

El parque  comenzó a  hacerse en 1933 gracias a la gestión económica de las familias, que hicieron grandes colectas públicas y lograron reunir lo necesario.  El gobierno finalmente apoyó  la obra  y el 22 de febrero de 1936 fue inaugurado, como sitio de esparcimiento para niños, adultos, tertulia, descanso, paseo y locación ideal de enamorados que acudían a compartir  sanamente una cita.

La obra fue ejecutada  por el italiano Domingo Spadea, que, más que constructor,  devino artista  en la creación de una huella material, orgullo de todo Maffo.
Construcción de la pérgola del parque Saturnino Lora.
Muy pocas personas saben el nombre  de este parque, así que hurgando en el libro “Huellas de un camino”, de Ricardo del Toro, pude localizarlo: Saturnino Lora. De forma rectangular, con pasillos cementados  para caminar, una pérgola  erigida casi en el centro a un nivel mucho más alto, cuya  estructura construida de madera, vigas y tablillas, pintadas de un blanco limpio, proyectaba la majestad de un monumento. Un dato curioso, en la pérgola había cuatro bancos  donde se sentaban las personas más educadas;  a continuación estaban los "bancos de los viejos", así llamados porque los preferían las personas mayores;  construidos de cemento, cuidadosamente terminados, cuyos espaldares eran una verdadera obra de arte que simulaban tronco de árboles. El alumbrado lo conformaba una red  de farolas eléctricas que descansaban en  columnas tubulares  de metal y amplia base, instaladas con precisión  para que ofrecieran buena iluminación. En los bordes  fueron sembrados laureles y las áreas internas  tenían un césped  donde se apreciaba buen gusto. A la gente de Maffo le apasionaba  ver llegar, con el verano,  las bandadas de golondrinas   que huían  del crudo invierno de Suramérica. 

Las fiestas patronales,  conocidas como San José, se hacían el 19 de marzo;  duraban cinco días y transcurrían alrededor del parque Saturnino Lora. El mismo era cercado para que no fuera dañado;  así cada noche de fiesta se desarrollaba, en sus interiores, la “Verbena”,  un baile gigantesco, amenizado por orquestas de gran convocatoria en el país. Disfrutar de este espectáculo exigía pagar una modesta suma, que luego era usada en la ejecución de obras sociales para el disfrute de los ciudadanos.

Manuel Navarrete y Domingo Spadea, ellos hicieron posible lo que hoy todos llaman orgullosos pueblo de Maffo y ese parque memorable donde el turista nacional o extranjero, siente el deseo de tomarse una foto para documentar un viaje a este sitio de la geografía oriental.

*Las fotos fueron tomadas del sitio de Maffo en la diáspora
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.