miércoles, 1 de marzo de 2017

No todos devuelven un celular extraviado en Cuba

Por Idalberto Aguilar Macias. 

El pasado 13 de febrero, acudí a la gala que se desarrollaba, víspera del día del amor y la amistad,  en Mayarí Arriba, Segundo Frente, oriente de Cuba; al final de la misma decido llegarme un instante a mi centro laboral (Emisora 8sf). 

Próximo al último edificio, conocido como Producción y Defensa, una insistente música dirige mi vista hacia la acera del lateral izquierdo; nada menos que un celular con dos líneas y nadie a su alrededor. Eran las 10 de la noche.  ¿Será una broma? Hasta temor sentí al cogerlo, pero nada, no apareció el dueño. 

Entonces se fue conmigo. Al día siguiente el teléfono quería estallar, pero algo sucedía con el equipo, porque al activarlo no se escuchaba la voz. Entonces tomé la decisión que para algunos estaba fuera de época; a mí me salió del corazón, así que puse una nota por la emisora, sin ilustrar las características del medio. 

Dos días después llegó a mi domicilio un muchacho de unos 17 años, había perdido su móvil, entonces iniciamos el necesario diálogo, esclarecedor, y no tuve la menor duda de que le pertenecía. Lo deposité en sus manos y luego del eufórico agradecimiento; me dijo: ¿Porque ha hecho esto? Le respondí: ¨ Si me hubiera quedado con él algún día dejaría de funcionar; sin embargo en sus manos perdurará la acción mientras existas.¨¨ Se sonrío y con una alegría inmensa se retiró. 

Muchos aplaudieron mi acción; otros me miraron con rareza. Yo simplemente soy así….

1 comentario:

  1. HIJO:
    ERES lo que debiera ser generalizado... Soy de los promotores del ¡SEREMOS COMO EL CHE! en los Pioneros, y un CONVENCIDO de que en el pueblo hay muchos Camilos... Loos burócrtas los deforman.

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.