lunes, 19 de febrero de 2018

Ser Guajiro Empedernido




Por Jorge Luis Medina Méndez. 

En respuesta a Yo hablo como un oriental  no de Santiago de Cuba. 

¡Oye Guajiro! ¡Yo también soy guajiro!, y, ¡qué orgullo siento de serlo! Nací por allá, por un pequeño caserío entre Baguí, Resbaloso y el Rincón de Resbaloso; nombre exacto no tenía, que yo recuerde, pero era lindo. ¡Qué vecinos aquellos! Éramos una linda familia de Guajiros Auténticos,  donde se comenzaba una fiesta el 24 de diciembre y se terminaba el 6 de enero. Aquella guitarra de Kilén y sus hijos ponía a bailar auténtica música campesina.

Me inscribieron en Jiguaní, allá estaba el registro civil de las personas, de ahí que soy Jiguanicero sin serlo.

Era muy pequeño cuando conocí a Contramaestre, mi bisabuela agonizaba y me tiré, junto a mi familia en trayecto desde la casa hasta  Contramaestre a pie, tendría 7 u 8 años, no recuerdo bien. Luego una maravillosa maestra, María López, que trabajaba en la escuela Abel Santamaría, donde cursaba el 3er grado, como premio a notas y disciplina me llevó de vacaciones, junto a otra compañera a su casa.  ¡Qué alegría!

Con el tiempo mi vida transcurrió entre Contramaestre y La Habana,  hasta que fui a parar a Minas de Frío. Me hice Maestro.

Lo que sigue son tribulaciones de un guajiro de monte adentro buscando superación y progreso. En ese andar vine a parar a Nicaragua, donde vivo actualmente en el puro campo,  porque me traje conmigo mi hablar cantado, mi gusto por el café fuerte, por la crianza de animales y mí Ser Guajiro Empedernido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.