jueves, 22 de marzo de 2012

Odisea del Congrí Oriental


Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu

Me gusta añadirle unos chicharrones picados en trocitos y un par de dientes de ajo machacados en el último sofrito que le incorporo justo antes de servirlo.Es genial.
El escritor Daniel Chavarría llegó a Santiago de Cuba, a bordo de un avión, desde Colombia, en la década de 1960. Había anunciado a los compañeros de viaje que llegaban a la famosa tierra del Congrí Oriental.

Visitaron un restaurante, de la llamada “Ciudad Héroe”, y pidieron el apetecido plato. El servicio gastronómico fue deprimente. La imagen de las camareras también. El sabor, del tan anunciado manjar, fue un chasco, nada que ver con el Congrí Oriental  consumido en París, Londres, y algunas ciudades latinoamericanas. Chavarría se disculpó, y dijo que como se trataba de un país en revolución, todo estaba permitido.

Sin embargo, esa imagen deprimente de un plato de fama internacional, no ha variado mucho.  En el sector gastronómico abundan las vulgaridades, entre las que sobresalen,  un trato canallesco, y unos rapaces cocineros, que ante la propia cara del comensal, cargan gramajes de carne y lo llevan a sus casas, o al mercado negro, para especular con las necesidades del pueblo.

Siempre he creído que la buena comida debe respetarse. Al menos eso dice el que se precia de conocedor de la alta cocina. Por eso es doloroso acudir a un restaurante, y no encontrar por ningún lado el afamado “Congrí Oriental”. En su lugar, “Moros y Cristianos”. Todo ahora es colonial: sillas, camas, hoteles, restaurantes, yo diría que estamos en presencia de una adicción, al extremo de olvidar lo nuestro. Para los sabios de la vulgaridad: lo mejor tiene que ser colonial, hasta el Congrí.

He buscado el Congrís Oriental por muchas provincias de Cuba, pero siempre encuentro, mejor, para no ser absoluto, en la mayoría de los casos encuentro a unas camareras y a unos chef  que nada saben del asunto, o a unos “Moros y Cristianos” que nada saben de su pariente.

Traté de sorprender a una amiga, con este afamado plato, en una cafetería de Santiago de Cuba; al probarlo me observó espantada. Casi 50 años después, me sucedía los mismo que a Daniel Chavarría, y eso que soy un cubano de los de verdad. 

Aquí está la receta del Congrí Oriental por si se deciden: 

Ingredientes
  • 1 taza de frijoles colorados de grano pequeño
  • 2 tazas de arroz blanco de grano largo
  • 2 tazas de caldo de frijoles colorados
  • 1 cebolla grande blanca
  • 3 dientes de ajo grandes
  • 1/2 ají pimiento verde
  • 1/2 ají pimiento rojo
  • Puedes sustituir esas dos mitades de ají pimientos por 3 o 4 cachuchas pequeños)
  • 1/2 cucharadita de orégano molido
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 hoja de laurel grande
  • 1/4 de taza (4 cucharadas) de aceite vegetal o manteca (si te gusta puedes usar de puerco)
  • 1/4 de libra de carne de puerco
  • Bacón ó tocino
  • sal al gusto
Elaboración
  1. La noche antes lava y remoja los frijoles. A la mañana siguiente cocínalos con esa misma agua del remojo, la hoja de laurel, un pedazo de ají y una pizca de sal, hasta que estén blandos.
  2. Cuando se refresquen y puedas manipularlos, mide 2 tazas del caldo y separa los granos aparte.
  3. Corte la carne de puerco en trocitos y sofríela lentamente hasta que suelte la grasa y esté bien cocinada, (usa para esto la misma cazuela en la que vas a cocinar el congrí, preferiblemente una cazuela de hierro)
  4. Añade un poco de grasa y sofríe ahora la cebolla picadita, el ají, el ajo machacado, y el bacón o tocino (reservando un poco que usarás al final), también picadito. Sofríelo con candela mediana, por unos 5 ó 7 minutos aproximadamente
  5. Le añades a ese sofrito el arroz (que ya lavaste, por supuesto) y lo revuelves bien por unos segundos para que se impregne bien con la grasa y las sazones.
  6. A continuación le incorporas los granos de frijoles y repites el mismo proceso que con el arroz, revuelves bien por unos segundos para que todo se mezcle.
  7. Entonces añades el caldo que ya tienes medido, más el comino, el orégano y la sal.
  8. Lo cocinas a fuego alto hasta que rompa a hervir, entonces lo revuelves y le bajas la candela, dejándolo cocinarse a fuego lento, tapado, hasta que el arroz esté blando y bien desgranado.
  9. Al momento de servirlo, añádale el resto del bacon o tocino frito y la grasa que suelte al freirse.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Jose Julio Perez: eso está comico

Anónimo dijo...

Jose Julio Perez Que pena que eso suceda...pero debe haber escogido mal, ya que en Santiago hay lugares que si pide un Congris, se tiene que chupar los dedos y si le agrega lechon asado y yuca, se casa con la cocinera... deberian de haberlo llevado a otro sitio... que barbaridad... bueno para la proxima

Anónimo dijo...

Noralvis Boloy Isaac:
Es cierto que la gastronomía se ha reanimado y hoy se disfrutan de maravillosos platos pero no podemos negar que todavía quedan algunos que no aman su trabajo, considero que no es cuestión de revolución, creo en cualquier parte del mundo p...uede suceder esto y en caso de serlo entonces actuemos como revolucionarios, la crítica a tiempo y nada de secretismo, el nombre del restaurant, por si acaso me da hambre y lo visito, ir preparada.

Anónimo dijo...

Iliana Irizarri Cantero:
Arnoldo , quienes visitaron el restaurante ? Y te digo que el Congri oriental lamado Moros y Cristianos en los restaurane y hoteles , es cubano y no hay que ir ni a Paris , ni a Londres , ni ningun otro pais Latinoamericano , porque eso es ...de nosotros y a demas estoy segura que cualquier mujer cubana lo sabe hacer mucho mejor que en esos lugares que mencionas ,un congris hecho con lena y tapado con papel de cartucho o una hoja de platano !!! eso es divino ahora nosotros ya sabemos lo que se cocina en algunos lugares . Un saludo

Anónimo dijo...

Betty Santos. Bueno esto me a abierto el apetito, así que cocinare un rico Congri, a mi me gusta no muy desgranado y muelo chicharrones y cuando esta listo, pues lo polvoreo revuelvo y pico perejil muy finito y se lo tiro por arriba con manteca de puerco...,, lo tapo con papel cartucho, y lo dejo a fuego lento un ratico..pa'chuparce los dedos..no hay nada como ese plato, con una yuquita bien blandita y unos maduros..Candela a la cocina Betty,!!!!!!!,,Gracias Arnoldo e Ileana por salvarme la vida en esta tarde..que Viva la comida Cubana

Anónimo dijo...

Betty Santos: Ya hasta deje mi receta favorita..y me pusiste a cocinar Congris, yuca y maduros..Mi familia te amara, jajajajaajaajaj

Anónimo dijo...

Bettu Santos: eres versátil ,introvertido esa es la diferencia en tu muro..hay de todo para compartir, y toda opinión vale..
Gracias de nuevo

sheila@gritodebaire.icrt.cu dijo...

exquisto el congrí oriental, generalmente creemos que el congrí oriental y moros y cristianos es el mismo plato, de lo que si no cabe dudas es que es muy cubano!!!, aunque... a veces no lo hacemos con todos los ingredientes.

Anónimo dijo...

Nestor Clavería: Ok, es que esas cosas pueden suceder y hasta cierto punto, permitirlas. Sabes, la gastronomía no es solo servir y prestar un buen servicio, sino tambien, aprender de lo que se conoce desde la cuna.

Pepín dijo...

Veo que cuando mis comentarios pican, no se publican; y sobre el congri lo he hecho.- ¡ Qué pasa mi hermano ! otros contestan puras tonterías y banalidades, que demuestran, en algunos casos, mentes poco amuebladas y le das curso.-

Anónimo dijo...

Alexis Kifer Quiala Ferrer:
Muy bueno el trabajo del congrí oriental, pero no solo en centros gastronómico de santiago lo hacen malo. Un buen congrí solo se come en las casas de las personas.

Anónimo dijo...

Oye pero este escritor si tiene memoria esos ingredientes estaban en cuba hasta el 1959 ya para el 63 desaparecieron ...junto con el jamos serrano...los turrones alicantes jajajajaj que PENA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.