miércoles, 25 de septiembre de 2013

Senderos de la música: Un mimetismo que preocupa

 
En la popular “Disco Temba” que conduzco los jueves en la noche, es cada vez mayor la asistencia de muchachos y muchachas que van a solicitar la música que viví y disfruté en mi lejana juventud.
Por Osmar Barrios Mora

Son tiempos de volver atrás. La tendencia actual en los senderos de la música marca un mimetismo que preocupa. Aunque muchos digan que la música de la llamada Década Prodigiosa es vacía, sin muchas complejidades, me quedo con ella. Banalidades y mal gusto se escuchan a diario por radio, televisión, audios locales, bici taxis y cuanto artefacto sonoro existe.

Muchas personas buscan un oasis en medio de tanta escasez de talento a través de las canciones de épocas pasadas. Y es que la gran mayoría de los oyentes, espectadores y transeúntes del día a día que consumen esta música (entiéndase Década Prodigiosa), encuentran una especie de antídoto ante la invasión sonora que los ataca.

El trato diario con mis coterráneos me sirve de termómetro para tomarle la temperatura a sus preferencias musicales, y cada día que pasa, la tendencia es al recuerdo de aquella etapa maravillosa de los 60´s y 70´s. El lector pensará: “Claro, si son personas mayores que vivieron su juventud en otro tiempo”; pero también los jóvenes se me acercan para indagar sobre artistas y agrupaciones de aquella etapa.

En la popular “Disco Temba” que conduzco los jueves en la noche, es cada vez mayor la asistencia de muchachos y muchachas que van a solicitar la música que viví y disfruté en mi lejana juventud. No me extraña. Los jóvenes marcan la pauta de toda sociedad, y los de mi pueblo, Contramaestre, no son la excepción. Muchos van detrás de las “nuevas” formas musicales, pero hay otro lado de ese público joven que busca algo más humano, íntimo y es ahí donde renacen los sonidos de la Década Prodigiosa.

Todo esto me hace preguntarme: ¿La  Década Prodigiosa pertenece al pasado o es una música viva que acompaña al ciudadano en sus ratos de ocio, su quehacer diario, su vida? Cabe a los sociólogos responder esta interrogante. Para mí está claro: La música del ayer sigue y seguirá acompañándonos para siempre, porque parodiando el slogan de un programa televisivo: “lo bueno no pasa, la Década Prodigiosa tampoco”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.