jueves, 31 de octubre de 2013

Deja que Raúl Castro se entere

Son muchos a los que la ceguera cultural no les permite ver que a este sonero cubano le acompaña una estrella llamada identidad.

Por Juan Carlos Roque Alonso

“Para mi es un placer y un orgullo tremendo estar presente esta noche en la gala por los 35 años de vida artística del mejor sonero del mundo, el maestro de la improvisación Cándido Fabré y los 20 años de fundada su Banda”. Así declaró el exlíder de los Van Van Pedrito Calvo, el domingo 21 de octubre en el teatro Manzanillo, con motivo de las fiestas de aniversario de Cándido Fabré, y argumentó, “es una leyenda de Cuba y del mundo, que ha sabido mantenerse con prestigio y amor  en el corazón de todos los cubanos, un hombre revolucionario de capa y espada,  por eso lo admiro y lo quiero, un hombre que sabe lo que dice y por esa entrega total el pueblo de Cuba lo espera hasta el amanecer, lo ama con pasión, porque cuando dice algo lo dice de corazón y con toda dignidad, por eso Cándido Fabré siempre estará en el corazón de todo el pueblo de Cuba y en el mío propio”.

La ovación no se hizo esperar, público y artistas, todos puestos de pie, visiblemente emocionados aplaudían. El sonero, aunque acostumbrado a las multitudes, no pudo menos que dejar escapar unas lágrimas; no era para menos. A continuación los presentadores anunciaban la entrega del titulo de “Hijo Adoptivo” de la ciudad de Manzanillo de manos del Primer Secretario del  Partido en esa ciudad que ha acogido al Maestro como un hijo por más de 35 años.

Hasta hoy esperé pacientemente, con ansiedad denodada y revisé todos los diarios nacionales en espera de que algún periodista oportuno publicara el acontecimiento, solamente el colega Roberto Miguel Torres, del diario Juventud Rebelde, en el artículo “De fiesta la cubanidad” el sábado 19, exactamente en el último párrafo de su artículo publicaba una referencia: “Otro de los homenajeados hoy sábado en el encuentro será Cándido Fabré, a quien la Fiesta de la Cubanía agasaja por sus 35 años de vida artística y los 20 de su banda, con una gran gala en la que intervendrán la mayor parte de los artistas invitados al encuentro” ¿Esa es la publicación que merece un artista al cual la ciudad agasaja?

En el caso del periódico Juventud Rebelde, que circula, excepto los lunes, todos los días, con una página dedicada  a los temas culturales, no fueron noticia las galas realizadas los días sábado 20 en el teatro Bayamo y domingo 21 en el teatro de Manzanillo, ni porque en ellas participara, entre otros reconocidos artistas, el maestro Luis Carbonell, a quien Bayamo lo declaró hijo ilustre, eso sin mencionar otros periódicos nacionales que hicieron mutis de lo que muchos pensamos fuera la noticia cultural del día para los cubanos en los 500 años de la ciudad monumento. Por el contrario, el justo reconocimiento para Ramón Espigull y el colectivo de Frecuencia Total de Radio Rebelde por regalarnos una emisión especial dedicada al sonero desde la propia ciudad de Bayamo; Rebelde, como los días cruciales de la Sierra Maestra.

Todos los días un artista cubano no cumple 35 años de vida artística, todos los días una Banda, como la de Cándido Fabré, vanguardia nacional del sindicato de la cultura por más de 15 años consecutivos no cumple 20 años de fundada, todos los días no se le entrega a un músico cubano la condición de hijo adoptivo de una ciudad, esa es una condición que solamente entregan las autoridades políticas y administrativas de un territorio  por méritos bien probados y reconocidos públicamente en función de una obra social.

Invito a  periodistas y comunicadores sociales que no hayan tenido la oportunidad de amanecer bailando en un carnaval con él y su Banda a que no se vayan al cielo sin vivir esa experiencia, y ver cómo los niños lo esperan para darle la mano, cómo hombres  del campo quieren verlo en persona como si de un dios se tratara, cómo ancianos en sillas de ruedas pegados a las tarimas llegan hasta él, cómo lloran las mujeres al escuchar  la canción dedicada a su madre y cómo la multitud delirante baila hasta el amanecer; no sé qué tipo de pacto establece con las multitudes, se enloquecen al grito de “bembé”, una de sus últimas interpretaciones o la ya habitual lluvia de cerveza tirada al aire, que moja el cuerpo y empapa la empatía que surge entre bailadores y el sonero. Nadie como él para improvisar cualquier acontecimiento de la nación y convertir cada minuto sobre el escenario en un lugar para el diálogo franco con su gente. “Ver para creer”, dice el refrán. Hoy por hoy en esta isla de la música nadie logra un concierto de este tipo, es una condición solamente reservada para un hombre como Cándido Fabré; si exagero, pregúntenle a los cubanos que viven desde San Antonio a Maisí

Mi colega y hermano Aroldo García Fombellida recientemente en uno de sus trabajos dedicados a Cándido Fabré en Radio Rebelde alertaba “humilde hasta la médula de sus huesos, y más que todo eso, avalado por una condición a la que no todos logran llegar, la de patriota, y conste, en toda la real dimensión de ese término tan sagrado”. Creo que va siendo hora, sobre todo las páginas culturales de nuestros periódicos responsabilizados con el tema, darse cuenta que Cándido Fabré es un fenómeno de comunicación de masas, que es noticia de alto interés a toda hora, que hace mucho tiempo dejó de ser de San Luis, Manzanillo, Cuba, para convertirse en el sonero de las multitudes. Son muchos a los que la ceguera cultural no les permite ver que a este sonero cubano le acompaña una estrella llamada identidad.

Sabias palabras las de Pedrito Calvo dichas sobre el escenario del teatro Manzanillo, la noche del domingo 21 de octubre en medio de la gala a Cándido Fabré, cuando sentenció…“este hombre es una leyenda de Cuba y del mundo”. La falta de promoción nacional de Cándido Fabré es un tema que muchos conocen pero muy poco hacen por solucionarlo.

Un coro de una canción de Cándido Fabré, que los cubanos cantan hasta el delirio en las fiestas de carnaval dice “deja que Raúl se entere, deja que Raúl se entere que se entere mi general”,  yo también quisiera que se enterara mi general, para que la suerte de este cantor de patria y revolución tenga la estrella que se merece en nuestra cultura nacional.

1 comentario:

  1. Isabel Suarez: hola arnoldo es verdad tienes razon pues un talentoso y artista como este que conmueve a todas las personas se merece esto que estas publicando pues se ve en claro como este sonero arrastra a todos a los actos culturales ,jejeje por lo menos en tiempo de carnaval en mi pueblo nadie dormia en aquella plaza esperando comenzara a tocar y luego por supuesto amaneciamos con esta banda musical muy gustada , pero ver y escuchar como entrega su gracia total al pueblo con amor y deseo ,por lo menos me queda la satisfaccion de haver cojido carnables y cervesas hasta que saliera el sol y el el casi sin voz no se queria despedir de su piueblo , pues le pediamos otra y otra y el ahi , que clase hombre y su banda , LES DESEO MUCHAS FELICIDADEZ A ESTE GRAN ARTISTA CUBANO Y A SU BANDA Y MUCHOS EXITOS .

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.