miércoles, 9 de octubre de 2013

Orquestas bailables en plazas vacías

¿Qué ha fallado? Se preguntan los músicos. Nadie lo sabe.

Por Osmar Barrios Mora (Realizador de audiovisuales y promotor cultural)

La fiesta en la plaza está en su apogeo. Las carpas de gastronomía y las pipas de cerveza complementan la alegría de los presentes. Los jovenes bailan y se divierten con los reguetones de moda. De pronto, el centro de la plaza comienza a quedar vacío. Los jovenes se retiran¿Qué ha pasado?

La escena anterior se repite en cualquier pueblo pequeño de Cuba. Lo que ha sucedido es que comenzó su actuación una orquesta de música bailable. La alegría que reflejaban los rostros juveniles se ha diluido en una mueca de disgusto. Su amado reguetón ya no se escucha, solo una música que no entienden ni saben bailar. Por muchos esfuerzos que hace la orquesta para llegar a la masa joven, no recibe acogida. Hasta se mezcla algún tema con reguetón, pero todo es inútil. Los bisoños asistentes no se dan por enterados.

¿Qué ha fallado? Se preguntan los músicos. Nadie lo sabe. Solo queda formular teorías al respecto: Que si el reguetón tiene más difusión, que los jóvenes se aferran a lo novedoso, que se identifican más con artistas de su edad. Pero la verdad está a la vista. No les gustan las orquestas bailables.

¿Será que las agrupaciones de nuestra música más auténtica deben cambiar el repertorio y hasta su estilo musical?¿Se convertirá el reguetón por fuerza en la forma musical más ejecutada? Son preguntas que deben hacerse en primer lugar los medios de difusión, las instituciones culturales y las personas que deciden la política cultural del país.

No pretendo dar una solución al problema. Solo espero llamar la atención sobre este fenómeno social que se ha convertido en preocupación de mucha gente. Nuestros creadores de música bailable, reconocidos en todo el planeta por su innegable calidad, deben asumirlo  como un punto pendiente en su pentagrama y lograr obras más cercanas a los gustos juveniles. Tal vez entonces podamos asistir a las plazas y ver cómo la juventud baila y se divierte con una orquesta de música popular.

4 comentarios:

  1. Hace casi un año estuvo por Songo La Maya Van Van y se reunieron en la misma plaza entre 15 o 20 mil personas, ni el Micha, ni Kola Loka el Yonqui o ninguno de los otros laboriosos regaetoneros lograron 5 mil. En el fracaso de muchos grupos influye el repertorio mal concebido, el audio (ESE ES UN GRAN TEMA) el sonidista y vuelvo al repertorio.
    En el ya citado Songo La Maya surgieron dos fenómenos casi al unísono, la Onda Record que logró instalarse en todo el país con un reggaetón llamado “Loco Sexual”, sin embargo a la par de ellos Angelito y su banda , una agrupación del consejo popular más intrincado de esta zona , Matahambre, va y vuelve de todos los carnavales y llena cualquier plaza. Les pregunté a los vendedores de discos y me dicen que han vendido más de Angelito que de los otros, por cierto el video clip de Maricusa, hecho por Ismar Rodríguez se pasó por el programa Lucas de la TV nacional.
    Ya ves, se puede, pueden los músicos hacer, pero deben tener talento y empeño, buen repertorio, cantantes con calidad y carisma, una promoción acorde con los tiempos e insisto BUEN SONIDO, un mal sonido acaba lo mismo con Los Van Van que con Feverson, Akirason o Los Karachi. Saludos y siga bailando timba compay.

    ResponderEliminar
  2. Lázaro Javier Chirino Díaz: No.. hacer eso seria darle en la vena del gusto

    ResponderEliminar
  3. osa Cristina Baez: El programa ese de A puro corazon creo que es lo mejor que se ha hecho en este tipo de programa

    ResponderEliminar
  4. ddy Gil: reguettoon es baaaaaaaaaaaasura EMO

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.