lunes, 6 de enero de 2014

Milagro en una isla del Caribe llamada Cuba

"¿Mañana, cómo será mañana? Mañana es el problema y piensa en las colas para comprar materiales de construcción..."

Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu

La espiral se acerca, arrastra a su paso enormes maderos, carga con todo, no hay figura que pueda hacerle resistencia. El temor crece. Desde la ventana la ven acercarse. Tiene enormes bombillos a los costados e intermitentemente asoma destellos de luz. Se mueve como un submarino, la cabeza afuera; una especie de unicornio enfoca a las víctimas. El hombre ordena refugiarse en el lugar más seguro de la casa. Todos obedecen. El rugido anuncia la tragedia inminente. Casi toca tierra, el gris oscuro colorea cada voluta camino al cielo. Gritos en las esquinas, no hay casa que resista, dice el hombre. La bestia ruge con mayor intensidad. Los fuegos artificiales son cada vez más frecuentes. La noche es mediodía de estrellas perdidas. Alguien las ha robado, piensa el hombre e imagina lo que sucederá a sus animales, a su hogar, cómo se las arreglará para recuperar lo que pierda. ¿Mañana, cómo será mañana? Mañana es el problema y piensa en las colas para comprar materiales de construcción, los largos albergues donde tendrá que hacer vida familiar junto a personas desconocidas, dormir en aquellas literas que tanto miedo le daban en sus años becado. Arrodillado, pide un milagro, pero no logra concentrarse, las imágenes lo atormentan, no alcanza a ver claridades desde la oración, entonces ocurre algo que lo saca de aquella pose, la gente corre a la bahía cercana, el fenómeno pasea su monstruosidad, casi pueden tocarse sus bombillos, su antena meteórica. Es un espectáculo, dijo el hombre. Parece que comprende nuestras limitaciones para enfrentarlo. Nos deja en nuestra podredumbre sin final feliz. Pasa de largo ante aquellos ojos insomnes, gira, gira varia veces, las volutas muestran su fortaleza, entran una y otra vez al agua y forman olas tremendas. El temor acodado en la mente de todos respira tranquilo cuando la espiral se pierde en la espesura del azul encrespado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.