viernes, 24 de junio de 2016

Aquel chico bueno que quiso tener un perro llamado London



London interpretó el protagónico de la serie "El pequeño vagabundo".

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

“Sólo vives por esa partícula de ensueño que te sobrepone a lo real”. 
José Ingenieros: El hombre mediocre.
He escuchado la canción de aquella memorable serie El pequeño vagabundo, donde el protagonista era un perro llamado London y no he podido evitar  lágrimas; no es que me sienta tontuelo, o alguien demasiado dramático, sencillamente he regresado en el tiempo y me he visto recorrer el mismo camino durante la noche hasta la casa de tía Ana a ver la tele, a seguir a London día por día, a soñar con tener un perro igual o más inteligente, pero uno que  se quedara para siempre y no se fuera al mundo a buscar aventuras.

En casa de mi madre vieja comía temprano para estar a las siete y treinta pasado meridiano instalado en una de las mejores sillas, o balances de la espaciosa sala de Tía; allí nos dábamos cita los muchachos del barrio; nadie se quedaba a seguir Sector 40 en la radio; íbamos ilusionados tras El pequeño vagabundo; hasta nos entró la pasión por tener perros, enseñarlos a dar la patica, a contar con ladridos; incluso competíamos en un espacioso potrero para elegir al más inteligente. Muchas veces terminamos fajados, porque no estábamos de acuerdo con la votación y los piñazos tenían la última palabra; era tanto nuestro amor por los semejantes de London, que nunca nos pasó por la cabeza ponerlos a pelear para que se hicieran daño.

Fueron tiempos donde el AMOR a los animales movía nuestros corazones. ¡Éramos tan sanos de alma! ¡Qué tiempos aquellos! A mi mente acuden mis macotas Gavilán, Yorqui, Leal y finalmente Cuquita, ésta última, todavía conmigo, compañera y  amiga en medio de estas soledades habitadas por personas que han convertido a los semejantes de London, en fieras sedientas de sangre. 
Mi mascota Cuquita lleva diez años conmigo.

He escuchado la canción  EL pequeño vagabundo y he llorado muchas veces; nunca más volveré a ser aquel chico ingenuo y bueno de alma que quiso tener un perro llamado London

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUY IMPORTANTE: No se publicarán comentarios anónimos en este blog, es necesario consignar siempre la identidad de la persona. No se admiten ofensas, insultos, propagandas de ningún tipo. Cada persona tiene la libertad de expresar lo que piensa, pero con respeto al otro diferente. d

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.