miércoles, 12 de julio de 2017

¿Dónde nos colocamos? Seamos electivos como Varela




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com   

Crecimos  en la irreverencia de las canciones de Silvio Rodríguez, sus herejías las hacíamos nuestras y por ahí poníamos el mundo que nos dolía ante los que solo tenían sus verdades y no admitían otras, aunque las expresáramos desde posiciones revolucionarias. Ha pasado el tiempo y el blog Segunda cita de Silvio ampara hoy esas irreverencias necesarias, lúcidas, cuando algunos están decretando lo “políticamente correcto”  y otros se están responsabilizando con fundamentarlo desde elevadas estaturas intelectuales; títulos académicos y libros publicados. Las herejías han sido siempre las mejores compañeras de los procesos emancipatorios;  muy pocas veces lo liberador se genera desde los centros de poder cultural.

Siempre he creído que los etiquetajes tienen  intenciones excluyentes, sobre todo si vienen de focos grupales con funciones doctrinales,  esos que pudieran llamarse amplificadores de ideología política, que muchas veces, son más conservadores que las mismas corrientes de izquierda o derecha, centro izquierda o centro derecha; la cuestión medular hoy es entender la Cuba compleja que tenemos que refundar en medio de un asedio de símbolos, donde nos van las oportunidades surgidas con un socialismo estatista que pensó más que en nadie en los condenados de la tierra; pero hirió otras sensibilidades y apartó de la nación a muchos que tomaron el camino de la migración. Esos también son cubanos, aunque sean anexionistas, reformistas o siete mesinos. Nuestro debate actual debe incluirlos, persiguiendo esa máxima de Fidel Castro, de que hasta los enemigos, podemos convertirlos en amigos y sumarlos a un independentismo liberador,  donde las palabras mayores sean: SOCIALISMO PARTICIPATIVO Y DEMOCRÁTICO Y LA JUSTICIA MÁS ALTA QUE LAS PALMAS REALES.   

Hace unos días estuve viendo una conferencia del expresidente de Ecuador, Rafael Correa, sobre el capitalismo en Israel; la cuestión de fondo que analizaba era lo efectivo del sistema allí, sus eficiencias mostradas en parámetros internacionales de probada credibilidad y no pude evitar orientarme teóricamente hacia la ley de la transformación de los cambios cuantitativos en cualitativos, donde lo nuevo como instancia de cambio, no niega totalmente lo viejo, sino que asume lo mejor suyo y lo transforma en una calidad superior;   en esa coyuntura es que se empolla   la nueva entidad llamada SOCIALISMO PARTICIPATIVO, CREATIVO Y DELIBERATIVO.

Por lo dicho hasta aquí, no me cabe otra cosa que pensar que el debate sobre el “Centrismo”, es uno de esos  momentos claves, donde los que quieren lo mejor para Cuba, tienen derecho a expresarse desde sus referentes doctrinales, pero sin etiquetajes, exclusiones y malabarismos ideológicos.  ¿Cabe entonces el punto medio entre lo mejor del Socialismo y el Capitalismo, para edificar esa sociedad ideal? ¿De qué socialismos estamos hablando? ¿De  cuáles capitalismos? Si somos marxistas  dialécticos, la respuesta es más que evidente.

Si aspiramos a una Cuba justa, ¿caben todas las posiciones?. En esto prefiero asumir el electivismo de Félix Varela, ese que, desde una honestidad autóctona, no se plegó a veleidades o a intereses estrechos y produjo lo más perdurable y sólido de lo cubano. De hecho, esa condición,  fue la que nos dio una personalidad histórico-cultural definida, expresada como actitud crítica ante sistemas y patrones culturales e ideológicos en boga, con independencia del credo dominante en grupos y pensadores.

Bienvenidas las contradicciones argumentales;  son saludables, si están orientadas a la búsqueda del proyecto de nación, donde quepamos todos y para el bien de todos; donde las negaciones impliquen algo más que una espiral  y seamos una horizontalidad saludable, una nación en la diversidad cultural  e ideológica, unos herejes incómodos, para algunos, pero con una causa quijotesca que defender llamada CUBA.  

2 comentarios:

  1. En el sitio La Joven Cuba, de la Universidad "Camilo Cienfuegos", de Matanzas le respondí a Jesús López Martínez: Repito lo que dices porque yo también, y cito, “Vivo en mi mundo que es real.” En el que comencé a trabajar con solo 9 años de edad, en 1957; que con solo 13 años de edad ya tenía conciencia de lo que pasábamos los pobres y comencé la lucha contra esa fea realidad, y me sorprendieron cargando una caja con balas de fusil y medicamentos, para nuestros alzados, y me molieron y me botaron en una zanja por muerto, en 1957. Me encontraron y me sanaron y continué la lucha por milagro de Dios; y a partir de ahí comencé a estudiar LA TEORÍA que rige nuestra lucha por un mundo mejor que este real… Y la INVOLUCIÓN en pleno de la Europa del Este me demostró la justeza de mi predisposición por lo que en ella se hacía y sucedía, y que la cosa TIENE QUE SER COMO LA PENSARON MARX Y ENGELS Y LO ORDENÓ LENIN.

    “Inventando” el hielo, y “descubriendo” lo que le da negocio a los explotadores hace más de 800 años no se rompe EL BLOQUEO, no se construye la base técnico-material ni la educación que se requiere para comenzar a edificar la segunda etapa, que es el Socialismo… SOMOS MATERIALISTAS DIALÉCTICOS, es innegable que “LA VIDA MATERIAL DE LOS HOMBRES DETERMINA SU CONCIENCIA”, salvo honrosas y escasas excepciones…

    Las cuestiones del espíritu es para los que tenemos FE EN DIOS, que también somos honrosas y escasas excepciones.

    Seguido les expliqué:

    Queridos jóvenes:

    Los contras están de fiesta barruntando, apoyados por estos extremistas OPORTUNISTAS y sus acciones inquisidoras procurando desprestigiar lo ordenado por Lenin de hacer el Período de Tránsito EN FORMA DE Capitalismo Monopolista de Estado, repitiendo las DEFORMACIONES conceptuales de los stalinistas:

    – Están abordando el Estado como un ente abstracto (Lenin aclaro las diferencias entre los Estados y, coincidiendo con Marx y Engels, destaca en qué radica la diferencia del Estado de la Dictadura del Proletario de los demás Estados anteriores, lo desarrollo en su obra “El Estado y la Revolución);

    – Abordan el Capitalismo como la “peste” de la cual no se puede apropiar nada positivo (negando el alerta que hizo Engels: “TENGAMOS CUIDADO CON LA CRÍTICA, PORQUE PODEMOS BOTAR JUNTO CON EL AGUA SUCIA AL FETO”; y lo explicado por Lenin, precisamente, en “El Estado y la Revolución);

    – Para estos “teóricos” no existen las 3 obras en que Lenin explica por qué, cómo y hasta cuando hay que establecer la FORMA DE Capitalismo Monopolista de Estado, como el define: “COMO LA ÚNICA FORMA DE CONSTRUIR LA BASE TÉCNICO-MATERIAL PARA EDIFICAR EL SOCIALISMO:

    a- “Sobre la Nueva Política Económica (NEP);

    b- “Sobre el impuesto en especie”;

    c- “Acerca de la significación del oro ahora y después de la victoria completa del Socialismo.”

    Hacer eso es como obviar “Materialismo y empiriocriticismo”, para entender el concepto de MATERIA… Y convertir en “consigna” y no en acción práctica la aclaración del concepto REVOLUCIÓN, hecha por Fidel el 1° de mayo del año 2000, en la Plaza de la Revolución… ¡HACE 17 AÑOS, 2 MESES Y 9 DÍAS!

    La práctica histórica ha demostrado que no hay centrismo, porque ese "centro" es una acción solapada de la derecha.

    Lo que hay que ser consecuentes con la TEORÍA MARXISTA-LENINISTA que trazó la ruta para la edificación de la FES Comunista, donde el Socialismo es solo una etapa intermedia, y en la que desde el Período de Transito, hay que capacitar al proletariado a dirigir su destino partiendo de sus propios centros laborales, siendo ellos REALMENTE SUS DUEÑOS.

    ResponderEliminar
  2. Arnoldo querido, heme aquí de vuelta, ya desde nuestra isla querida e inmersa en la cotidianidad laboral, heme de vuelta en tu caracol con las dificultades propias de nuestra precaria internet pero aquí, he estado asistiendo a este debate, al que una vez mas Silvio,con esa lucidez y espíritu revolucionario de verdad, en el mas amplio concepto y no circunscrito a la Revolución, se que me entiendes, ha dado cabida en su Segunda cita; hago alergia a las etiquetas y no se como se llama mi posición, pero lo que si te digo es que algo no anda bien, algo anda mal en en nuestra casa grande, desidia,desinterés, corrupción, poca resolutividad, burocracia extrema, ninguna participación, triunfalismo, poco compromiso, oportunismo, carencias, jóvenes muchos y otros no tantos que siguen concibiendo su proyecto de vida extrafronteras y no es alarmismo ni cristal empañado es lo que veo dia y dia, y el futuro de bienestar, que no es un carro lujoso, pero si un medio para trasportarme hasta el trabajo, la posibilidad de que el salario nos permita alimentarnos decorosamente, y vestirnos, y pasear que también ee una necesidad, eso es inalcanzable para los que como yo y tu vivimos de nuestro trabajo, lo damos todo, cuidamos de los demás, y la vida está pasando, y todo va demasiado lento, poco coherente, tengo la sensación de que los que nos están llevando no saben bien ni hacia donde ni como, y en cuanto a la participación, los espacios aparentemente están diseñados pero siento que la gente no quiere, no le interesa y eso es falta de credibilidad, de confianza, de que diciendo algo puede cambiar o no habrá represalias sutiles, o llamadas de atención, el debate este sigue en las redes, pero cuanta gente puede participar?, eso es lo que veo y siento, me duele porque sabes cuanto amo a mi cuba, pero quiero seguir sintiendo esta Cuba como mía, de verdad, y como dicen Harold e Israel, no seamos los daños colaterales. Te habrás dado cuenta que estoy desgranando ideas quizás en algunos momentos no muy apegada a la buena redacción y estilo, sigo donde siempre, te abrazo

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.