jueves, 3 de agosto de 2017

TRABAJO POR CUENTA PROPIA: abramos la nevera*

Acostumbrados como estamos a no pedir explicaciones y a aceptar que tampoco las merecemos, todos quedamos sin comprender esta nueva brida.
Por Nelson Simón (Escritor) 

Cuando el cubano, valiéndose más de su ingenio que de un capital inexistente, comenzaba a darle a la economía de la isla otro movimiento, otro aire menos enrarecido que el que se respira en el sector estatal en el que por todas partes saltan desvíos de recursos, desfalcos, corrupción, oportunismos...y otros etc. parasitarios, el gobierno cubano anuncia la "congelación" de licencias para el "trabajo por cuenta propia" en vistas a "reordenamiento" de este sector en que se supone están ocurriendo deformaciones. 

Muchos, para evadir análisis y compromisos dicen: no entiendo nada. 

Acostumbrados como estamos a no pedir explicaciones y a aceptar que tampoco las merecemos, todos quedamos sin comprender esta nueva brida que según dicen "de manera temporal" se le pone a un sector que ha emprendido, como ha podido porque ni siquiera dispone de un marco económico y legal propicio, la aventura de diversificar, hacer más creativa y eficiente la pequeña "empresa" de economía doméstica. 

Muchos han sido los beneficios de este "trabajo por cuenta propia". El primero devolver al cubano (la mayoría jóvenes) la posibilidad de un sueño de emprendimiento dentro de su país( entiéndase por devolverle ilusión, capacidad creativa, posibilidad de futuro... 

Otros beneficios pudieran ser que los ciudadanos que hemos decidido vivir en la isla o aquellos que no tienen más remedio que quedarse viviendo en ella, puedan disfrutar lo mismo de un pan con croqueta, que comprar un tornillo o viajar, hacer turismo y alojarse en un una casa de renta. Se han reparado locales, puedes comer viandas o ensalada, puedes arreglar una ventana, pintarte las uñas, poner una reja, tomar un granizado que alivie el calor, pelarte, imprimir un documento, conseguir un tornillo, una llave de agua, un cubo o un trapeador, gracias "al trabajo por cuenta propia".  

Y ahora qué...

(Nunca vinieron mejor los puntos suspensivos) 

Una vez más se da información a medias y se da pie a todo tipo de comentarios, especulaciones, conversaciones a media voz. 

Una vez más el cubo de agua congelada (como se acaba de congelar esta modalidad de la economía) cayendo sobre la esperanzada sociedad cubana que reuniendo, centavo a centavo, pidiendo créditos o ayuda a un amigo o familiar esperaba el momento de poder entrar con un pequeñito "negocio" en el floreciente sector del "cuentapropismo cubano". 

No entender nada se ha vuelto un ejercicio común ante tanto monumento al absurdo. 

No explicar nada y creer que es obligación del cubano creer y confiar en que todo lo que se hace se hace para su bienestar, un modus operandi del sistema. 

¿Será que en ese reordenamiento se estará pensando en solucionar de una vez el establecimiento de un mercado mayorista donde los cuentapropistas puedan adquirir productos y materias primas? 

¿Será que se otorgarán licencias y se pensará en una política que permita a este sector realizar importaciones de materias primas y productos necesarios para realizar su actividad?  

¿Será que se establecerá su derecho a coger vacaciones, cerrar su negocio cuando lo estime y necesite, cuando como a cualquiera se le presenté un viaje, una urgencia, o tenga que estudiar para un examen? 

¿Será que de una vez los que deben pensar en estas cosas, se sentarán a pensar? 

¿Será que al fin se han dado cuenta que forrador de botones no es oficio de nadie desde hace más de 50 años? 

¿Será que después de esta "congelación" y "reordenamiento" tendremos la suerte de asistir a la descongelación y reordenamiento de una empresa estatal que por su ineficiencia y estatismo pide a gritos una mayor revisión que el sector cuentapropista. 

Para nadie es un secreto que entre comerse una ración de croquetas en una cafetería estatal y una particular, casi todos, si contamos con los 5 pesos, preferimos la particular aunque nos cueste el doble. Razón simple: sabe mejor, el plato es hermoso y está limpio y además, te la sirven con una sonrisa. 

Esperemos respuestas. Y esperemos que podamos seguir disfrutando de las croquetas y la sonrisa del camarero.

*Tomado de su página en Facebook

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.