jueves, 1 de marzo de 2018

El Obelisco perdido a Carlos Manuel de Céspedes




Por Arnoldo Fernández Verdecia.  caracoldeaguaoriente@gmail.com 

27  de febrero de 2018. Sobre las 10:30 de la mañana,  partimos rumbo a San Lorenzo. En la cama de un Zil 131, miembros de la Sociedad Cultural José Martí, de la Unión de Periodistas de Cuba y estudiantes de bachillerato.

El verde intenso del lomerío, regala  paisajes bellísimos. El profesor Ocaña Revee hace de guía; cada barrio, caserío o casa asomada a la carretera, arranca información suya.  Sus palabras tienen la pasión del historiador, pero también del hombre que por muchos años dirigió el municipio Tercer Frente y lo conoce como la palma de su mano izquierda.

A la vista, la margen derecha del río Mogote, bordeada por tierra profunda; una revelación suya me sorprende: “Esa era la finca de Manuel de Jesús Calvar (Tita), el único presidente de la República en Armas, luego de la Constitución de Baraguá”. Con honestidad me quito la gorra; tantas veces pasé por aquí y nunca reparé en algo tan valioso. Seguimos hacia nuestro destino y con sabiduría de taita nos cuenta detalles precisos del proceso de creación del municipio Tercer Frente.

Llegamos al Cruce de los Baños. Breve parada. Casi es mediodía. Alexis Rivero, el historiador, aparece entre la espesura de Radio Triple M. Nos abraza. Dice que ya es muy tarde para ir a San Lorenzo, muchas ocupaciones en la tarde. Nos toma varias fotos sobre el camión. El Zil 131 en marcha. Aparecen numerosas elevaciones a nuestro paso. Sobre el borde de un precipicio, un solo sentido en la carretera; encima, enormes piedras; dicen que de vez en cuando ruedan y provocan fatídicos accidentes. A la vista, “Loma del Gato”; la vencemos con la pericia de un hombre de ébano al timón.

Ocaña nos muestra la montaña donde se ve la presa Carlos Manuel de Céspedes completa. “Aquella es la Torcaza, tierra nuestra”, dice. Con palabras sabias habla del  viejo Bijagüal, La Somanta, Cambute, Brazo Escondido, Los Lazo, el Cacaito, Los Lajiales, Arroyo Rico, San Fermín, La Doctora (aguas termales allí que nunca han sido usadas con fines medicinales o turísticos),  nos habla de Puerto Arturo, de la tumba del mambí desconocido en medio del lomerío, “tengo evidencias de que se trata de Francisco Maceo Osorio”. Promete llevarnos un día. Desaparece el asfalto y el camino es arcilloso. Habla de Juan Almeida y su comandancia en La Lata. Estamos en el Alto de la Maestra. “Por aquí tenemos fronteras con Guamá;  el mar ahí mismo”. Una muchacha ingenua quiere ir a sus azules aguas. Perdemos la cuenta de los cruce de ríos; de los empinados picachos que trepamos. Algunos desesperados preguntan si falta mucho. Mis ojos se pierden en las lomas enormes, esas que veía desde casa, rodeadas por la neblina de la lejanía; ahora estoy sobre ellas. La emoción es grande. Tengo mucha fe en la destreza del conductor. A la vista el Lajial, que con el tiempo la gente nombró Los Lajiales, quizás por la cantidad de piedras hermosas que asoman en el río Contramaestre; allí, el 22 de enero de 1874, Carlos Manuel de Céspedes ve las sedosas aguas que invitan al baño, no resiste, refresca el cuerpo; luego sigue a San Lorenzo. Estamos tras la huella fresca del Padre de la Patria.  Descendemos una pendiente. Luego ascenso. Entonces aparece el Obelisco y el corazón salta en el pecho. Vuelvo a las páginas de su Diario, cuando escribió, el 23 de enero de 1874: “San Lorenzo está situado  a la margen derecha del Contramaestre…”. A las 8:30 de la mañana llega a la Prefectura de Lacret.  Vive en un bohío muy cerca del río hasta el 27 de febrero. Con palabra emocionada, narro los días de Céspedes en aquella prefectura aislada de la Sierra Maestra.

Todos los lugares mencionados en sus días de San Lorenzo invitan a recorrerlos. Me asomo al farallón, que hoy no es tal cosa, pues el manigual no deja ver el lugar por donde cayó como un sol en llamas que se hundía en el abismo. Llegamos hasta el lugar donde su sangre abonó la tierra y ninguna marca orienta al viajero de lo sucedido. El río Contramaestre aparece triste; ya no están las hermosas pocetas donde acudía al baño diario, ni siquiera se recogen evidencias del lugar donde procreó a su último hijo. Ninguna luz protectora acuna las noches del Obelisco.  No se recuerda allí, el  aniversario de gloria, que da aliento y vigor  al carácter nacional. Prefieren hacerlo en la comodidad del Parque Céspedes en Bayamo.

Las familias  añoran, hace décadas, un camino digno; parece que se irán a la tumba sin verlo. Una ofrenda minúscula ante el Padre; algunas personas se quejan, “no merece este olvido”, dicen. La nuestra es la segunda y última del día.

Vamos hasta la escuela. El maestro con su asistente vive al fondo. Sólo nueve niños dan clases. Nos tomamos fotos. Una copia de la Campana de la Demajagua  en el patio. Todo respira historia, pasado glorioso.

El Delegado nos recibe con refrescos, bocaditos, obsequia zapotes. Habla de asar un “machito en primavera” para nosotros.  Su esposa aparece con jugo de frutas. Sabe divino. En la sala, surge el proyecto audiovisual “De Bijagüal a San Lorenzo”; mi colega de trabajo, Roque; se entusiasma. Un aguardiente de la Sierra Maestra enciende la garganta. Nos despedimos. Ocaña promete volver. Descendemos hasta el río. Al subir, el Zil 131 espera con sus rugidos. Montamos; atrás, el Obelisco perdido al Padre de la Patria; San Lorenzo en el corazón de la Maestra. “Ahora sí puedo morirme”, dije a Ocaña; me abrazó fuerte. En sus ojos, la Bandera del 10 de octubre.  

18 comentarios:

  1. Hermosa crónica hermano. Yo estuve allí hace algún tiempo con Andrés Gómez, Coordinador Nacional de la Brigada Antonio Maceo de Estados Unidos. Fue un viaje en jeep pero fatigoso como les pasó a ustedes. El camino es intransitable en algunos tramos, algo que me recuerda que por esa razón no acuden muchos cubanos a homenajear a Céspedes en San Lorenzo. Urge reparar esa vía para que cada aniversario de su gloriosa caída en combate pueden llegar hasta allí los que deseen llevarle flores. Te felicito nuevamente

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, me he emocionado enormemente ante esta crónica de viaje a esaa historia que no acabamos de poner en el sitio que le pertenece. Suerte que tiene nustro país, de que haya personas como tú, con esa pasión por hacer valer la vida y la obra, de quienes lucharon para que tuviéramos una Generación del Centenario y una Patria hermosa y libre. De hecho te digo que vi, los 3 vídeos que me enviaste y me inclino ante tí y tus compañeros, por demostrar que con pocos recursos y el corazón y almas de buenos cubanos, se pueden lograr productos audiovisuales que UREGEN, por que, ¿Qué le vamos a enseñar a los jóvenes si no,, permeados como están de tanto video banal, grotfesco y simbólicamente enajenantes? Te felicito por ese empeño. Sé que tienes que luchar contra muchos contratiempos, entre ellos aquellos humanos, pero imperfecos en sí. Creo que eres un luchador y los luchadores ni cejan, ni retroceden, ni se cansan. !ojalá vengas a La Habana y te sientes conmigo a tomarnos una cerveza o un café, en este otro paisaje que tambioén le encanta a mi alma guajira. Un abrazo inmenso, para tí.

    ResponderEliminar
  3. Abrazo grande hermanos David, SOY LO QUE SOY....Sus palabras tienen la sabiduría del conocedor de la historia...Siempre aprendo de usted....Espero que provincias hermanas como Granma y Santiago pongan empeño en dignificar el camino que lleva al Padre, al fundador, al símbolo, al hombre que escogió el retiro obligado de San Lorenzo, esperando un salvoconducto para irse a la emigración con todos los honores, algo que la Cámara le negó....Hasta una delación llevó hasta allí al Batallón de San Quintín....En todos los tiempos ha habido buenos y malos cubanos.....

    ResponderEliminar
  4. Ernesto Limia Díaz: Emocionante crónica. Gracias Arnoldo Fernández. Tengo pendiente ir allí con el poeta holguinero Ronél González. Cespedista como nosotros. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido un altísimo honor Limia, visitar este lugar de la HISTORIA PATRIA, no podía morirme sin estar allí, seguir la huella de Céspedes en sus últimos días, el día terrible......

    ResponderEliminar
  6. Vidal Viamonte Zorrilla: Realmente es así, nadie se ocupa y preocupa, a cualquier instancia por enaltecer y dignificar ese sitió histórico donde cayó "El padre de todos los cubanos", como dice Arnoldo, es más cómodo hacer referencia y homenaje en cada aniversario con imágenes de archivo en la televisión desde el cementerio patrimonial Santa Ifigenia o desde Bayamo, que subir las lomas del Tercer Frente en la Sierra Maestra, allí donde cayó en combate. No se ha dedicado recursos para acondicionar la vía de acceso como se lo merece el hombre que dejó todas sus comodidades y riquezas para que todos hoy disfrutemos de estas conquistas. Creo que a pesar de todo y quizás nos falte a los que vivimos aqui, debe haber una voluntad suprema. Hay una Comisión Nacional de sitios y monumentos históricos, comparto que hasta el obelisco y las señalizaciones necesarias desde Contramaestre deben estár en su lugar. Nuestra historia es rica, pero si la olvidamos, dejariamos de ser quierenes somos. Plenamente de acuerdo, primeramente con el trabajo de Arnoldo y con el cometario de David Rodríguez. Ah, y que conste, vi a Arnoldo y su comitiva cuando en un Zil -131 escalaban las lomas del Consejo Popular El Laurel hacia ese lugar sagrado de la Patria.

    ResponderEliminar
  7. En los años 70's, orientamos el apadrinamiento de los monumentos por el sistema de organizaciones de masas y sociales de sus alrededores, y su utilización para actos de reconocimiento a personas destacadas de la localidad... La burocracia lo deslió.

    ResponderEliminar
  8. Un fuerte abrazo hermano Vidal. Las conversaciones que muchas veces hemos tenido sobre el valor histórico de San Lorenzo; el honor inmenso que ustedes tienen de tener en su geografía la tierra sagrada que vio por última vez al hombre más importante de la Historia de Cuba; muy pocos pueblos la tienen hermano. Yo no podía irme de esta vida mortal, sin ir en peregrinación hasta allí, rendirle honores, escribir con pasión sobre el lugar...Gracias por tus generosas palabras, nacidas en nuestro hermanamiento por la PATRIA...

    ResponderEliminar
  9. Mildred Ileana OBourke (SOY LO QUE SOY): Querido amigo, me he emocionado enormemente ante esta crónica de viaje a esa historia que no acabamos de poner en el sitio que le pertenece. Estremecdor. Me recordó a Núñez Jiménez.

    ResponderEliminar
  10. Gracias amiga mía, siempre sus palabras me ayudan a seguir creyendo en las cosas que hago sin esperar reconocimiento alguno, sino el bien supremo de la Historia Patria que tanto venero....

    ResponderEliminar
  11. Olivia Rubio: Es admirable tu labor como historiador. Gracias amigo por compartir cosas que muchos de nosotros ni sabiamos o estaban dormidas alli en un rincon del tiempo...

    ResponderEliminar
  12. Odalis Garcia: Un gran reconocimiento para ti Arnoldo porque estás dando a la luz, una historia de cuba nunca contada,tan cercana pero distante.cuanto se perdió nuestra generación de conocer !!!, Pero llegar a esos lugares siempre fue un problema porque nunca hubo transporte ni voluntad del gobierno ni las direcciones de Educación para promover esas excursión histórica s. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. SPantoja Escalona: Felicidades Arnoldo Fernandez, tenemos que rescatar la historia!

    ResponderEliminar
  14. Victor Hugo Perez Gallo: Arnoldo Fernandez yo también quiero ir. Ya sabes cuando vaya preparamos el lugar.

    ResponderEliminar
  15. Ricardo M Del Toro: Arnoldo amigo, estupendo tu trabajo, ilustrador, justo homenaje a los grandes hombres de nuestra tierra querida ¡ El Padre de la Patria ! Grande, inmenso patriota, que sacrificó sin egoísmo no solo su inmensa fortuna en la lucha independentista del imperio español, ofrendó lo más valioso que pueda amar todo padre: su hijo Oscar. tu crónica me lleva de la mano a esa cantera de patriotas que es Bayamo, camino en espíritu junto a ti a San Lorenzo, recorro como en mi niñez, adolescencia y temprana vida de adulto las calles bayamesas, me detengo frente a la casa de Céspedes, llegó a Las Mangas y encantado miro las ruinas del ingenio de Perucho Figueredo y me honra ver caminar entre las masas o ruedas dentadas de la fábrica a su hija Canducha... amigo, toda esa magia con trazos de fantasía la trae a mí tu crónica, que además me pasea por mi maffera escuela primaria en esos días conmemorativos de recordación a los próceres. De verdad mi gratitud a ti, yo chico y hombre rural, por tu dedicación a preservar la inmortalidad de nuestros mejores y ejemplares hombres. ¡ Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  16. Milagros Vega: Mi amigo , estas haciendo un hermoso trabajo en todos los campos sobre este tema , me gustan tanto los vídeos como estos escritos y veo que lo haces con mucha pasión . Sigue adelante y te felicito de veras . Son héroes inmortales que no pueden quedar al margen para las presentes y futuras generaciones . Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Mi amigo , estas haciendo un hermoso trabajo en todos los campos sobre este tema , me gustan tanto los vídeos como estos escritos y veo que lo haces con mucha pasión . Sigue adelante y te felicito de veras . Son héroes inmortales que no pueden quedar al margen para las precentes y futuras generaciones . Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gran trabajo Arnoldo, sigo mucho tu blog, al menos muchas de nuestras historias y lugares no caen en el olvido gracias tu trabajo, ojalá, las Oficinas de Historiadores pudieran hacer algo más como nuestros gobiernos regionales, la historia de nuestro país merece respeto, honor, dignidad y rescate.
    Gracias por hacer lo que haces

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.