sábado, 3 de marzo de 2018

UNA VICTROLA VICTOR TALKING MACHINE DE 114 AÑOS ACTIVA*


Imagen de la Victrola de 114 años de Leonel Fernández
Así conserva los discos originales que usa la Victrola, el señor Leonel.
Por Olbert Gutiérrez Fernández (Editor del blog El Cubo Oriental) 

´´The Victor Talking Machine Company´´ fue una empresa estadounidense existente, al menos con ese nombre, entre los años 1901 y 1930. Su objetivo: construir máquinas parlantes que se dedicaran a reproducir música en sus primeros formatos de grabación. Algo así como las tatarabuelas de las memorias digitales de reproducción de hoy día.

Según la tradición del nombre Víctor, usado para denominar la empresa, se derivan las palabras victrola y vitrola en el argot popular. De aquellos artefactos construidos hace más de una centuria deben ser pocos los que quedan funcionando aún y tal es el caso del ejemplar de nuestra foto, una victrola de cuerdas que su dueño Leonel (Leo) Fernández asegura data de 1904.

Fernández conserva también una colección de más de setenta discos originales de la época. En esta fonoteca se encuentran archivos de un valor histórico como ´´Rigoletto´´ de Verdi en la voz de la soprano María Barrientos, autografiados por ella misma o una llamada ´´Star spangled banner´´ interpretada por la banda ´´Pryor´´, fechado este último en 1903 o 1909, por citar dos ejemplos. Como dato complementario, el primero fue editado por la ´´Societa´ Italiana de Fonotopía´´, casa que se dedicara a grabar clásicos. Todos estos discos fueron manufacturados en fechas anteriores a 1920.

No recuerdo cómo llegue a conocer la historia en palabras del mismo Leo, apodo con el que se le conoce en Aserradero, municipio Guamá, al dueño. Después de tanto insistirle y explicarle para qué, pude lograr ver con mis propios ojos aquella maravilla todavía presente en una era donde el audio digital impera si de cuestiones musicales se trata.

Aquel lunes en medio de un sol caliente que derretía sienes, salí hacia mi casa pensando no tanto cómo ordenar un producto comunicativo, sino en las preguntas adecuadas para lograr una buena entrevista de excelente provecho a los lectores del Cubo oriental. 

¿Cómo entra la victrola a formar parte de la familia? 

Ésta victrola perteneció originalmente a mi bisabuelo que la compró a inicios del siglo XX. Se llamaba Antonio Fernández. Había venido de España como combatiente por el colonialismo y  luego se volvió mambí. Él vivía en San Luis. Quizás la compró en este poblado o en Santiago cuando contrajo nupcias con mi bisabuela, que, nacida aquí también, sus padres eran peninsulares. Estos tenían un trapiche entre San Luis y Palma Soriano, específicamente en El Corojal. Cuando era niño logré ver las pailas de hierro donde se cocinaba el guarapo. 

¿Qué tiempo la tuvieron? 

Hasta la década del 60 en la que ambos murieron. Yo tenía alrededor de unos 7 u 8 años. Pasó entonces a mi casa, a manos de mi madre, una de sus tantos nietos. Todavía vivíamos en San Luis con toda la familia. Nunca dejó de ser de mi madre o mejor dicho de toda la casa. Era yo quien siempre la cuidaba dándole mantenimiento, la engrasaba, limpiaba los discos y los ponía para que no se chivara. 

 ¿Le tienes mucha estima, pues  más que un objeto es una reliquia familiar? 

La quiero como a mi hija. A través de sus discos empecé a familiarizarme con compositores de música cubana e internacional. Ritmos como el son, la guaracha, el punto cubano que acaba de ser nombrado patrimonio inmaterial de la humanidad, trabajos de Puccini, Verdi, famosas por aquel entonces y ahora. En casa teníamos otros equipos: tocadiscos, radios, pero puedo asegurarte, ninguna de estas cosas han sobrevivido al deterioro impecable del tiempo. 

¿Cuál es el primer recuerdo que conservas  de ella? 

La primera imagen que guardo de ella se remonta a mi niñez. Mi madre la ponía y yo sentadito en el balance me preguntaba dónde estaban las gentes que cantaban y hasta me las imaginaba. Es un objeto que llama la atención por su talle y estructura. Además es curiosa por ser un equipo sin ninguna instalación eléctrica a la que estamos acostumbrados, sino que se activa dándole cuerda con su manigueta y se oye igual que una eléctrica preservando su toque mágico. 

Entonces, ¿sientes orgullo de que se conserve en buen estado, casi nueva pudiera decirse? 

Es lógico sentir orgullo en tener algo así porque a sus 114 años (o tal vez más) de fabricación, aún se mantiene en pleno funcionamiento. Los discos están grabados en 78 rpm que en la actualidad no existe. El material con el que están hechos es excelente. -Leo toma uno y me lo muestra -.  ¿Ves? 

¿Es agradable escuchar música en esta reliquia histórica? 

No podemos obviar la calidad de la música que se graba ahora con instrumentos tan sofisticados, pero no deja de ser agradable y único cuando nos reunimos, ya sea en familia o con las amistades a escuchar discos casi olvidados. Me siento alagado con esto de muchas formas. Nadie por los alrededores, al menos que yo conozca, posee una en uso. 

¿Piensas  legársela a tus descendientes? 

Bueno…, ya mi nieto que tiene cinco años,  le gusta oír la música de la victrola. Hasta a veces me pregunta que si esa es su herencia -Leo sonríe- , pero te digo la verdad,  desearía obtener de ella, ingresos que me ayuden a solucionar las dificultades económicas que atravesamos casi todos los cubanos. La pondría en venta aunque me quedasen sus recuerdos en fotos y videos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.