martes, 20 de marzo de 2018

La Puta y el Hombre nuevo


Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Historias cotidianas de ficción. 

- A la  mujer hay que darle duro-, piensa.  - Le toca la 14, tiene agua, dos colchones-, dice una mujer metida en unos papeles.  Ya en la habitación, los cuerpos saltan de las ropas, asoman sudorosos. Mucho calor. Ella se asombra. -Estás herniado mi cielo. Tienes una maravilla-.  No la escucha. Una idea lo persigue. -No hace falta dinero, con un buen pene todo se resuelve-. Sin embargo, muy dentro de su alma, sabe que no la volverá a ver. Desapareció por una década, hasta que una tarde de julio la encontró en la única tienda decente del pueblo; le tapó los ojos, besó una de sus orejas. Ella supo enseguida y sus palabras asomaron con tristeza  -No podía vestir al niño, darle un techo, comprarle medicinas. Apareció un señor y dijo que podía salir de aquella vida. Probé. Fue horrible, pero recibí 250 verdes. ¡Imagínate ese dinero en aquel tiempo! Seguí la segunda y no pude apartarme-. Silencio angustioso. -Toma estos billetes, al menos ayudarán en algo-, dice. Los puso en su camisa. La casa de la primera vez los recibe; pero ya no es su mujer. No puede con el cuerpo de tantos hombres.  Rompe a llorar cuando lo llama “hombre niño”.

1 comentario:

  1. Jajajajajaa, que buen desenlace, me gustó mucho, hermano, Realismo sucio pero entendible, casi un cuento popular...

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.