martes, 28 de junio de 2011

Mujeres desnudas en las aguas del Encanto

"...existe un conjunto de relatos en la tradición oral que ha alimentado el imaginario popular, desde personas que aseguran haber visto mujeres desnudas que desaparecen en sus aguas..."

Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu

Cuentan los abuelos que en las aguas del Encanto viven sirenas que durante la mañana o al atardecer salen a la orilla a peinar sus cabellos al sol, muchas veces sorprendidas por la mirada de campesinos ingenuos que no han podido permanecer en el sitio y huyen despavoridos.

Según algunos historiadores, existe un conjunto de relatos en la tradición oral que ha alimentado el imaginario popular, desde personas que aseguran haber visto mujeres desnudas que desaparecen en sus aguas al percibir la mirada ajena, hasta otros que señalan que el sitio está encantado y debe huirse de sus límites.

Lo cierto es que en sus aguas perecieron muchas personas que trabajaron en la construcción de la Carretera Central de Cuba, (segunda mitad de la década de 1920) y utilizaron las arenas del río como materia prima. La profundidad de las aguas es espeluznante y está por confirmarse algún día la cifra exacta de ahogados en la referida empresa comercial.

En torno a su toponimia, se dice que debe su nombre al magnate azucarero Federico Fernández Rocillo, uno de los visitantes permanentes de esta margen del río Contramaestre, que al ir de excursión los fines de semana solía decir: “Vamos al Encanto”, de manera que se fue creando una especie de consenso alrededor de la frase, compartida por capataces, obreros azucareros y vecinos.

El hijo de Aquilino Fernández, ya fallecido, René, asevera que el lugar se convirtió en espacio de recreación y descanso de muchas de las familias acomodadas del pueblo de Contramaestre: “ese día era inolvidable, Papá estaba encima de nosotros, pues se decía que había caimanes en una de las pozas.

En el Encanto había un espeso bosque y una fauna diversa capaz de impresionar tanto al visitante de ocasión como al asiduo. Árboles de mango, mamoncillo, canistel, marañones y chirimoyas alegraban el paladar de todos, y a la sombra de enormes cedros o algarrobos se almorzaba o merendaba.

Al triunfar la Revolución Cubana, el sitio se convirtió en el escenario ideal para desarrollar el Carnaval Acuático, todos los 23 de junio, víspera de San Juan. Orquestas populares de toda Cuba amenizaban el festejo, unido a juegos de participación como palos ensebados, carreras de cinta y competencias de nado, entre muchos otros. La popular celebración se mantuvo hasta finales de la década de 1980, pues las carencias que trajo el Período Especial condicionaron su desaparición definitiva.

En nuestros días muchas personas recuerdan el Encanto con singular nostalgia, incluso, muchos cuentan a sus hijos los relatos asociados a las sirenas y caimanes que viven en sus aguas y hasta algunos bohemios emprenden la aventura de visitarlo para comprobar por sí mismos lo que narran sus abuelos.

Imágenes utilizada:
1. Mujeres junto al río. Autor: Antonio Gattorno Óleo sobre tela [194x178.5] cm. Propiedad Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
2.Canistel.
3.Mamoncillo.
4. Chirimolla.

9 comentarios:

maimenes dijo...

Muy bonito el relato, saludos mai

Anónimo dijo...

Nery Santos Leon: Arnoldo cuando estaba leyendo tu relato me imagiba estar en ese luhar comiendo mamoncillos a la orilla del rio ¡que bonita es nuestra cuba! un beso

Anónimo dijo...

Julio Concepcion: Arnoldo y que planes existen , si sabes algo ,de rehacer lo real maravilloso de este lugar .

Anónimo dijo...

Grisell Pupo Montesdeoca:ndi Atrayentes imágenes que apoyan tu historia, bellas palabras para describir El Encanto, Uy.... quién pudiera visitarlo???? . Gracias Arnoldo por dar a conocer tanta belleza. Ah, te sigo y te considero excelente cronista.

Anónimo dijo...

Miriam Almanza Muy atractivo e interesante.Agradecida. Felicito la originalidad, la belleza, los esfuerzos.Exclente producto

ramon columbie dijo...

hermano muy buena tu remembranza sobre esa parte parte del rio contramaestre, realmente es muy bueno rehacer la historia desde estos "pequeños" relatos, un fuerte abrazo

Pepin- dijo...

Me gusta el articulo, que me ha hecho retroceder a mi niñez, cuando iba con el viejo de pesca.- Era un paraje realmente precioso, lleno de culebras de agua entre la maleza de las orillas; y no tengo recuerdo de que las familias acomodadas de Contramaestre fuesen de relax a dichos parajes, de acceso bastante tortuoso en aquella época..- Lo que si había muchos potreros con ganado vacuno

Anónimo dijo...

Eddy Gil: loco

Anónimo dijo...

Isabel Suarez: ARNOL LOS 24 DE JUNIO es fecha inolvidable para mi pues acostumbro a llevar a mis niños al río en la madrugada antes de salir el sol y picar varios pelos y pedir a sanjuan junto con los vecinos del barrio pues ellos esperan las 12 en la posa la Laja este año no pude pero mi vecina acompañó a mi hija con mi Hermana quiere decir que todavia se mantiene la tradicion en esta parte del rio y tocan bailan encienden mechones esta tradición la traigo por mi madre un dia me llevaba para el rio en un monte donde viviamos y yo era de meses mi madre me conto que me llevaba cargada y me le safe de los brasos en una barranca y cai enganchada en un arbol un hermano mio corrio y decia ya mi hermanita esta muerta se suvio al arbol y me cojio sufri fracturas en una Costilla y clavicula mi madre en la caida se pelo toda una pierna y de ahi viraron a la casa pero ella me pidio que siguiera esta tradicion y asi lo hice y se lo inculque a mis hijos. No dejo de creer en las sirenas pues yo vivi en moscu por la presa y siempre escuche que en esa presa habian caimanes y no nos dejaban ir solos nunca los vi eee a saber lo que las personas veian o vieron...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.