Mostrando entradas con la etiqueta carretera central. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta carretera central. Mostrar todas las entradas

domingo, 7 de mayo de 2017

Las Bici-taxis y sus monstruos




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Prefiero dos palabras para nombrar un personaje de la vida cotidiana que ha convertido una bicicleta en un triciclo  para transportar dos pasajeros a bordo. Es un taxi de pasaje, con la diferencia de que el motor es el propio ser humano, que asume pedalear para ponerlo en movimiento.  Pero no haré aquí la historia del triciclo en Cuba,  hoy quiero llamar la atención sobre el “humano” que lo conduce en Contramaestre, un pueblo de provincias, en el oriente de la isla, en el tramo del Edificio Rodríguez al Hospital Orlando Pantoja Tamayo; tan sólo un kilómetro de distancia.  ¿Qué sucede en ese itinerario?

La persona que tiene a alguien de la familia ingresado en el Orlando Pantoja y debe recorrer ida y vuelta seis veces al día, para llevarle desayuno, almuerzo y comida, a sus allegados, ¿cuánto gasta? Alarmente la cifra: 18 pesos en moneda nacional (m.n), si cuesta sólo 3 m.n. Imagine usted el gasto del personal de salud, que debe viajar diariamente a la citada instalación  hospitalaria. Todavía el transporte público no cubre la demanda de personas que  acuden allí;  así que en esos horarios muertos del día, el conductor de la bici-taxi (bicitaxeros), fija un precio de partida,  $3 m.n; ahí empieza todo y se aferra a la llamada oferta y demanda, así que lo mismo puede pedir $5, que $10; en el primero de los casos serían $25 al día, en el segundo $30. ¿Qué bolsillo aguanta eso?

Pero lo mas complejo de todo, es que las personas a veces con ingenuidad creen que cuesta $2, porque es sólo un kilómetro y no hay elevaciones, ni tramos difíciles; además transitan por la Carretera Central, una propiedad social del pueblo;  así que lo abordan en cualquier lugar;  al llegar al destino, el conductor con voz grotesca dice: “Son $5 m.n”;  la impotencia se apodera del pasajero;  pero si no tiene a nadie para proteger sus derechos, qué puede hacer; pues darle el precio y enojarse por el estado actual de las cosas.

En lo personal lo viví  en carne propia durante una semana y asumo  que  no hay bolsillo que aguante. Uno de esos siete días abordé una bici-taxi, apenas a medio kilómetro del Hospital;  al llegar, el tipo me dijo, “son $3 m.n”, me indigné porque no podía costar eso;  el cubano de a pie se despertó en mi y le dije: “Te doy 2 m.n;  no más”, la respuesta del bicitaxero fue letal: “Si fuera más dinero; habría sangre hoy aquí;  pero no me caeré por un peso”.  Me puse en guardia enseguida, por si las cosas;  pero el tipo salió como un bólido, pedaleando su oferta y demanda, esa que martilla día por día al pueblo y lo único que le importa es romperle los bolsillos. Imagine usted si me hubiera pedido 20 m.n, que a veces durante la noche lo exigen, y yo hubiera reaccionado como lo hice; entonces no podría escribir esta historia y la sangre estaría llegando al río.

jueves, 12 de mayo de 2016

La Iglesia de la Sagrada Familia de Contramaestre



Iglesia de la Sagrada Familia de Contramaestre.

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com   

Una construcción emblemática se levanta a la izquierda de la Carretera Central de occidente a oriente, aquí en Cuba, su nombre: Iglesia de la Sagrada Familia de Contramaestre. ¿Cuándo oficialmente se puso la primera piedra para hacerla? ¿Qué día sucedió? ¿Quiénes la hicieron? ¿Qué pasó el día del momento fundacional?

La primera piedra de la Iglesia de la Sagrada Familia de Contramaestre fue colocada el 24 de mayo de 1942. Ese día se firmó un acta con el nombre y los apellidos de todas las personas distinguidas que se encontraban en el magno acontecimiento; la misma fue enterrada en el lugar que ocupó lo que conocemos hoy como su altar mayor.  

Ese día, a las ocho de la mañana, se congregaron en la Estación del Ferrocarril más de 100 personas que recibieron a Monseñor Fray Valentín Zubizarreta, Arzobispo de Santiago de Cuba,  que inmediatamente se dirigió acompañado por el pueblo hasta el lugar donde se haría la iglesia. Para el acto ceremonial se había construido un altar al aire libre.

El  24 de mayo de 1942  el responsable de la misa fue el arzobispo de Santiago de Cuba. En la misma estaba una representación de la feligresía católica de Contramaestre, entre los que sobresalía Doña América Casas de Fernández, benefactora de la obra, el padre Garro, el padre Arpio y la señorita Gloria Mella Barrios. La concurrencia no cesó de expresar su satisfacción por el momento que convirtió en una realidad la construcción de  la Iglesia, por la que tanto lucharon en las décadas del 20 y el 30 las familias del lugar.

Los encargados de construir el templo fueron el ingeniero señor Sebastián Ravelo y el constructor señor Pellicer.

La Iglesia la Sagrada  Familia de Contramaestre, estará cumpliendo, este 24 de mayo, 74 años; por ella han pasado 15 párrocos, entre los que sobresalen: Florentino García Lomana Gómez, Simón Cayo Casajús, José Conrado Rodríguez Alegre  y Rafael Couso Falcón. A todas las personas que alguna vez pertenecieron a ella, estén donde estén, Caracol de agua los invita  a recordar la fecha mencionada. A los que aman a Contramaestre y su historia, creo que vale la pena darle un lugar en la memoria a un momento tan especial de nuestro pasado republicano. 

miércoles, 27 de mayo de 2015

Onelito desde Baire gana los XIX Juegos Florales en Santiago de Cuba



"Yo leí como un modo de resistencia cultural. Soy un poeta que vivo al borde de la Carretera Central en Baire".

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeagua@cultstgo.cult.cu


Acaba de terminar la XIX edición de los Juegos Florales en Santiago de Cuba y la noticia corrió como pólvora entre nosotros: Onel Pérez Izaguirre, Onelito el de Baire como le decimos todos, ganó el gran premio del concurso.

Algunos factores incidieron en la decisión del jurado, entre los que sobresalen el acto de leer, su efecto comunicativo, unido a la pasión y calidad del texto. “Nota oficial” fue el poema compartido por Onelito con los presentes y en honor a la verdad, conmovió a todos su manera de hacerlo, esa dignidad que su cuerpo delgado y encerrado en un mutismo tremendo hizo llegar a los presentes. 

Sus palabras a los lectores de Caracol de agua ayudan a entender mejor las razones por las que fue premiado: “La lectura influyó mucho en la decisión del jurado, independientemente de la calidad de los textos;  se midió el efecto que lograran trasmitir las palabras al lector; no solo bastaba para ganar la estructura  del poema, sino la defensa con que se hiciera ese acto de leer. Yo leí como un modo de resistencia cultural. Soy un poeta que vivo al borde de la Carretera Central, como dice Reinaldo García Blanco. Mi manera de resistir, es a través de la palabra”.(Escuchar palabras de Onelito en el siguiente enlace: Leer es un acto de resistencia cultural)

En los XIX Juegos Florales participaron 19 concursantes, de ellos quedaron nueve finalistas. El jurado integrado por reconocidos poetas como José Orpí, Javier L Mora y Rodolfo Tamayo, inclinaron sus votos de forma unánime por Onel Pérez Izaguirre. Caracol de agua felicita a este joven bardo de Baire, con una sugerente personalidad lírica,  que un día cercano seguirá siendo noticia en el mundo de las letras.

martes, 28 de junio de 2011

Mujeres desnudas en las aguas del Encanto

"...existe un conjunto de relatos en la tradición oral que ha alimentado el imaginario popular, desde personas que aseguran haber visto mujeres desnudas que desaparecen en sus aguas..."

Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu

Cuentan los abuelos que en las aguas del Encanto viven sirenas que durante la mañana o al atardecer salen a la orilla a peinar sus cabellos al sol, muchas veces sorprendidas por la mirada de campesinos ingenuos que no han podido permanecer en el sitio y huyen despavoridos.

Según algunos historiadores, existe un conjunto de relatos en la tradición oral que ha alimentado el imaginario popular, desde personas que aseguran haber visto mujeres desnudas que desaparecen en sus aguas al percibir la mirada ajena, hasta otros que señalan que el sitio está encantado y debe huirse de sus límites.

Lo cierto es que en sus aguas perecieron muchas personas que trabajaron en la construcción de la Carretera Central de Cuba, (segunda mitad de la década de 1920) y utilizaron las arenas del río como materia prima. La profundidad de las aguas es espeluznante y está por confirmarse algún día la cifra exacta de ahogados en la referida empresa comercial.

En torno a su toponimia, se dice que debe su nombre al magnate azucarero Federico Fernández Rocillo, uno de los visitantes permanentes de esta margen del río Contramaestre, que al ir de excursión los fines de semana solía decir: “Vamos al Encanto”, de manera que se fue creando una especie de consenso alrededor de la frase, compartida por capataces, obreros azucareros y vecinos.

El hijo de Aquilino Fernández, ya fallecido, René, asevera que el lugar se convirtió en espacio de recreación y descanso de muchas de las familias acomodadas del pueblo de Contramaestre: “ese día era inolvidable, Papá estaba encima de nosotros, pues se decía que había caimanes en una de las pozas.

En el Encanto había un espeso bosque y una fauna diversa capaz de impresionar tanto al visitante de ocasión como al asiduo. Árboles de mango, mamoncillo, canistel, marañones y chirimoyas alegraban el paladar de todos, y a la sombra de enormes cedros o algarrobos se almorzaba o merendaba.

Al triunfar la Revolución Cubana, el sitio se convirtió en el escenario ideal para desarrollar el Carnaval Acuático, todos los 23 de junio, víspera de San Juan. Orquestas populares de toda Cuba amenizaban el festejo, unido a juegos de participación como palos ensebados, carreras de cinta y competencias de nado, entre muchos otros. La popular celebración se mantuvo hasta finales de la década de 1980, pues las carencias que trajo el Período Especial condicionaron su desaparición definitiva.

En nuestros días muchas personas recuerdan el Encanto con singular nostalgia, incluso, muchos cuentan a sus hijos los relatos asociados a las sirenas y caimanes que viven en sus aguas y hasta algunos bohemios emprenden la aventura de visitarlo para comprobar por sí mismos lo que narran sus abuelos.

Imágenes utilizada:
1. Mujeres junto al río. Autor: Antonio Gattorno Óleo sobre tela [194x178.5] cm. Propiedad Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
2.Canistel.
3.Mamoncillo.
4. Chirimolla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.