sábado, 10 de marzo de 2018

La Aduana olvidada de la verdadera “ruta funeraria” de Martí apóstol




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com  

En medio de un camino polvoriento, detrás del barrio de Arroyo Blanco,  está “La Aduana”; muy pocos cubanos  saben que aquí, en un modesto sitio, preservado por familias mambisas, descansó el cadáver de José Martí, pasado el mediodía del 25 de mayo de 1895. Uno se asombra ante la humildad de las cosas: un busto frío, escasas flores, lechosa descuidada sobre cemento. Dicen los más viejos, esos taitas de la memoria, que la palma real y la verdadera guásima ya no están, los ciclones las  borraron de allí. Una cerca muy humilde preserva el espacio. Un tal Roberto Partagás fue el primero  en hacer un cartel para identificar el sitio; sólo los bisabuelos lo recuerdan y algunos nietos preocupados. Por gestión de este hombre, junto a descendientes de familias  mambisas, se  fija el “Descanso del Muerto” en la memoria histórica. El 25 de mayo de 1895 el sol estaba picante sobre la 1:30 pm. La exploración avisa al teniente coronel Michelena, que en Arroyo Blanco lo espera Quintín Banderas. El oficial español maniobra y al bajar la cañada, tuerce hacia Tamarindo y se pierde en la espesura del monte. El rumor de las aguas escucha el paso del “Héroe Nacional de Cuba”; "Loma de los Manantiales" sabe del valor de aquel hombre que muchos llaman Apóstol, Maestro.  Por esas ironías del destino, “La Aduana”  vivió orgullosa de esa huella, pero inexplicablemente es un sitio preterido en la geografía de Palma Soriano; allí el único transporte seguro son 14 volantas que cobran 5 $ en moneda nacional por llevar y traer de regreso a la gente desde Arroyo Blanco. En la mente de la mayoría, el viejo anhelo de la “Ruta Martiana”, la  “Gran Vía” soñada por los campesinos de la zona durante la República, esa que muy pocos recorren hoy, por miedo a fajarse con un camino inhóspito, donde los canarreos campean y las autoridades de transporte amenazan que si los vecinos no lo arreglan, los dos viajes de la guagua nunca más se producirán. El agua potable escasea por estos lares; cuesta muy cara tenerla en casa.  Es una de las grandes preocupaciones de la gente. La Aduana es la tierra de los aguacateros, uno mira a todos lados y los ve florecidos, lo mismo en campos ordenados, que sobre racimos de montañas.  El tiempo del aguacate es la bendición de la naturaleza. Todo es posible cuando llega. Desde allí salen cantidades enormes hacia el occidente de Cuba, sobre estómagos de guaguas Astros, o en los de rastras de carga que recorren la isla. Sobre una volanta, un combatiente de la Guerra de Angola, me muestra la cicatriz en la garganta de un tiro que casi roba su vida; pero vive orgulloso de su linaje, es descendiente de un teniente coronel del Ejército Libertador; pero la pensión no le alcanza para cubrir las necesidades y día por día, cuando las cosas andan bien, regresa a casa con 130 $  o 160 $, unos cinco o seis dólares.  “Sueño un día conversar con Expósito, decirle las cosas de aquí. Es un gran líder; hombre de probada virtud. Estoy convencido  de que las cosas cambiarán”, me dice. “Fui delegado por muchos años. Como andan los tiempos, temo que la huella de José Martí desaparezca y un día nadie recuerde que aquí descansó el Apóstol”. En su volanta, la Carretera Central ya es cercana. Aprieto la mano derecha de aquel guerrero olvidado y parto a Contramaestre. Ya son cerca de las dos de la tarde. La Aduana siempre será para mí, tierra de aguacateros, volantas, pero también la que arropó a José Martí bajo una guásima y una palma real. 


1 comentario:

  1. Fidel Castro, el mayor tirano y dictador que hemos tenido la desdicha de vivir los cubanos en nuestra triste existencia dijo en su alegato "La historia me absolverá", en el juicio por el asalto armado al Cuartel Moncada:
    “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la Patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!”
    Es cierto, en ese momento y en los inicios revolucionarios Martí fue usado como bandera, sus ilustres y patrióticos pensamientos fueron guía y engaño para los que creyeron en las banderas enarboladas por la guerrilla liberadora, después, cuando el pueblo descubrió el trampa, cuando el pueblo hambriento supo de la mentira, Martí era un peligro, muchas de las mejores ideas de Martí hablaban en contra de los dictadores, de los gobiernos que explotaban a su pueblo.
    Esa es la razón por la cual Martí ha tratado ser olvidado, llevado a un segundo lugar, inclusive, ponerlo detrás del Che Guevara, ese médico Argentino encargado de las mazmorras de La Cabaña donde tantos cubanos fueron asesinados por los mal llamados tribunales revolucionario.
    A la tiranía no le importa hablar de Martí, menos la ruta funeraria o sus verdaderos pensamientos, para ellos es más importante la figura del Che, así quieren que sean los hijos de Cuba, asesinos de una ideología fracasada que solo ha servido para instaurar la más larga y sangrienta dictadura militar del continente.
    No se asusten, si muy pronto, la figura del tirano saurio que hoy sus cenizas, dicen, descansa dentro de una piedra muy cerca de Martí, en Santa Ifigenia, lo nombran el más grande de los cubanos y padre de nuestra nación, Dios no lo permita.

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.