lunes, 5 de marzo de 2018

Un radialista martiano en la era digital



"Ser un radialista martiano en la era digital es un guiño a la perpetuidad en el tiempo de la obra martiana".
Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaorienta@gmail.com

Conocí a Javier Labrada García, en Facebook,  casi siempre era uno de los que elegía la opción me gusta de mis publicaciones. Después nos encontramos en una guagua, camino a la Asamblea X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba, en Santiago;  confieso que hablamos muy poco, pero algo en él me hacía ver su profunda raíz martiana.

El XVIII Taller Nacional Martí y la prensa terminó acercándonos definitivamente, cuando escuché un reportaje suyo en radio; con toda honestidad esperaba más de lo mismo, pero agradable sorpresa, algo nuevo en la producción, por eso le hice llegar un formulario de preguntas, que hoy mi blog Caracol de agua publica en el aniversario de fundación de la emisora Radio Triple M Oriental, donde labora hace muy poco tiempo. Javier es licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente, tiene 25 años, y lleva un año y 4 meses ejerciendo el periodismo. 

¿Por qué un reportaje sobre Abdala en estos tiempos? 

Creo que realizar un reportaje sobre Abdala en estos tiempos es esencial para el rescate de valores como el patriotismo y la responsabilidad, pero no los valores puramente enraizados en la política, sino el sentimiento de sensibilidad por tu tierra, por tu espacio. Inicialmente tenía concebida una crónica que solo fuera narrar la versión libre en simple comparación a la versión original, pero la idea con la que se gestó me pareció tan interesante que sentí impulsos de recogerla, traerla a la radio, porque es también inusual que, en tiempos modernos en que escasean paradigmas, dos pioneros hayan rescatado una obra con tantos valores, mensajes y conceptos. 

¿Cuál es la novedad del mismo? 

No es más sobre el tema, es otra vuelta de tuerca, es revisitar una leyenda atemperada a nuestros tiempos. Originalmente no aparece en esta nueva propuesta ninguna de las palabras o frases de la original que inmortalizara el Apóstol y eso resulta singular, porque significa que los Pinos Nuevos comprenden el espectro, el universo martiano de una forma novedosa, que no contamina el pensamiento martiano, pero que le da un toque de frescura, calidad humana.  

¿A qué públicos pretendes sensibilizar con esta propuesta? 

Siempre he tenido el concepto de que una propuesta hecha por niños, jóvenes cabe en el colador de cada edad, y me perdona la frase, con eso quiero decir que llegue sin censura, sin segundas lecturas o interpretaciones. No creo justo que una persona deba buscarle a todo las causas de las cosas. Cuando hacía el reportaje los pioneros me contaban que los profesores quedaron tan a gusto con la idea de la obra que tenían pensado hacer un aula martiana, proyecto que está aún al nivel conceptual, pero eso da la idea del impacto que ideas de este tipo, y más hecha por pioneros puede tener en las personas. Los públicos cambian, evolucionan, creo que tampoco explotamos suficiente ese talento de los más pequeños, acostumbrados como estamos a lo oficial, lo institucional, lo concebido con metodología, y una propuesta renovada gusta a las personas acostumbradas a escuchar las glosas originales. En nuestros tiempos también lo agitado de la vida nos frena en ocasiones de detenernos a escuchar este tipo de temas, por eso aunque va dirigido a la generalidad de los públicos, hay una intencionalidad hacia ese sector adulto que ha perdido la sensibilidad hacia estos temas.  

¿Qué significa para ti, ser un radialista martiano en la era digital? 

Creo que el vínculo con la obra martiana se ha perdido un poco en el dial, aunque no podemos forzar las ideas es inevitable encontrase en el día a día rasgos del pensamiento martiano, eso es lo que permite que surjan tan buenas propuestas del corazón del público. Recuerdo hace unos años haber leído un libro que narraba experiencias de niños campesinos que conocieron a Martí, aquello me resultó brillante, y me preguntaba: ¿por qué no llevar historias como esas a la radio? y resultan singulares porque no pierden la vigencia.

En un mundo cada vez más digital necesitamos rescatar esas historias, esas creaciones que a veces pasan desapercibidas y archivarlas porque la memoria viva se va perdiendo. Llegará nuestro tiempo final sobre esta tierra y no seremos todavía capaces de condensar en su totalidad el pensamiento martiano, ni hacer analogías suficientes con su vigencia; y eso se perderá. Pero el mundo también necesita conocer ese pensamiento renovador para su tiempo, ese gran misterio como lo llamó Lezama, y es a través de la multimedialidad que estas propuestas llegan a disímiles rincones del mundo, a través de nuestros amigos en las redes que las comparten, y los amigos de nuestros amigos, y así.

Ser un radialista martiano en la era digital es un guiño a la perpetuidad en el tiempo de la obra martiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.