martes, 3 de abril de 2018

¿Huevo en polvo? Uhhhhhhh

Los huevos de mi humilde granja personal.


Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Todos los días recojo cinco o seis huevos de mi patio, me cuesta mucho sostener a mis aves con dos comidas diarias, una en la mañana y otra en la tarde, pues la lata de pienso (así le decimos en oriente), cuesta 80 pesos, unos tres dólares. Imaginen ustedes cómo poder con eso. Pero si no lo hago, estoy a merced del huevo en polvo, o del que llega a la tienda. Algunos personas me han dicho que es una carga tremenda, a ellos les respondo, como huevos de verdad, los míos,  cada día los recojo frescos y eso me hace feliz; de vez en cuando, vendo algunos, pues a veces se juntan veinte, treinta y a las familias les gusta más el huevo criollo que el de granja. Al mes debo comprar cuatro latas, 320 pesos cubanos (unos trece dólares), es verdad que si no invento con otros suplementarios para alargar las comidas, el bolsillo estalla como una cafetera y me quema los días de forma arrolladora. Por eso tengo que vender algunos, porque recupero algo y puedo comprar dos latas y media; así respiro; floto. Diría un sabio cubano al referirse a la insularidad económica y política de la isla en el pasado republicano, “los cubanos siempre flotan, aunque se estén hundiendo”. Pero una cosa si tengo clara, no como huevo en polvo, no va con mi naturaleza guajira, mi madre vieja me enseñó que para alimentarse bien, había que comerlos criollos y recogidos en el patio de casa; nada como lo de uno. Respeto al que no piensa así, pero eso de comer huevo inventado, no va conmigo. Yo soy del campo caballero y con esa filosofía me iré a la tumba, aunque viva en la ciudad más cosmopolita del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.