viernes, 13 de abril de 2018

¿La “Sociedad civil cubana” está perdida?




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com

En una conversación de Café, un grupo de jóvenes decía que la “Sociedad civil cubana estaba perdida”, que debían enfocarse en asuntos más personales, menos públicos, porque no valía la pena participar. Con aguda crítica les dije, “no vale la pena sentirse excluido, mejor el diálogo de los problemas entre cubanos, instituciones nuestras, que la mea culpa señalada por otros”. “Compadre estás envejeciendo, -dijo uno-, la realidad es que hacia lo externo somos una cosa, brillamos, pero hacia lo interno, andamos muy mal, los valores extraviados, la gente no respeta el derecho, ni de los animales; la corrupción anda campeando hace años y no hay forma de ponerle coto. ¿Qué hacer ante situaciones así?, ¿participar?, ¿para qué?, ¿si a Esteban Morales, un monstruo en las relaciones Cuba-Estados Unidos, economista brillante, lo silenciaron por participar con criterios revolucionarios?”. Volví a la carga y riposté, “Cuba es una país en paz, debemos mantener eso a toda costa;  no dar margen al fantasma del caos. Río revuelto, ganancia de pescadores extraños. Los tiempos obligan a la inteligencia. Confío en la capacidad de los elegidos para asumir la complejidad, encausarla e intentar el cauce ético más profundo, “ese sol del mundo moral”, como diría el poeta y crítico Cintio Vitier Bolaños. Debemos empezar, proseguí mi argumentación, por nosotros mismos, tener la capacidad de convivir con los que piensan diferente, pero saber decir las cosas, señalar los problemas, salirnos de la retórica oscura que oculta las dificultades; creo que necesitamos profundizar la revolución en aquellos problemas aún no resueltos, la vivienda, los viales, la tierra misma, la calidad moral de las personas, hacer que la gente regrese al campo, se sienta dueña de lo suyo, que lo ame, lo defienda, enseñe a los otros a hacerlo. Necesitamos más que nunca un ejercicio cívico de la comunidad en las escuelas primarias, la enseñanza de la historia local en las educaciones preescolar y primaria;  sino formamos patriotas capaces de amar las raíces, ¿qué tipo de cubanos tomarán el futuro, lo moldearán, lo construirán? “Compadre, dijo otro de los jóvenes-, a nadie le importa el barrio, es cosa de gente vieja, así lo dice Lorenzo Lunar en un libro titulado “El barrio en llamas”. La gente anda metida en los alcoholes, la lucha del pan de cada día, en cómo me visto mejor, cómo puedo tener un celular de los mejores. Así anda el cubano men, sobre todo nosotros los jóvenes. Para conquistar una jevita tienes que tener una montaña de fulas, porque si no es así, no va a ningún lado contigo”. Otra vez el camino cerrado, la angustia. Llegaron las tazas con aquella tisana llamada café, cada cual lo apuró según sus intereses. Hablamos de la “verdadera Ruta Funeraria de José Martí”, la ignorada por millones de cubanos;  el Obelisco perdido en San Lorenzo a Carlos Manuel de Céspedes;  pero aquellos muchachos necesitaban vender cupones de navegación,  querían mejorar el día y uno empezó a hablar en inglés, porque el futuro estaba en diciembre de 2018 y él quería sentirse turista en cualquier tierra, menos en la cubana.   

1 comentario:

  1. No creo que esté perdida, sino ue no se ha encontrado asi misma. La mayoria del cubano no tiene hábito de plantearse problemas de la realidad que vayan más allá de la cotidianeidad de la comida, el transporte, la vivienda, also de politica exterior y de ideas o topicos que las instituciones del gobierno promueven. Y eso tiene una explicacion. Pero es responsabilidad de la otra parte de la sociedad, de esa parte a la que nos interesa problemas que van mas alla, el promover la reflexion sobre otros temas y lograr involucrar el resto de la sociedad. Temas como violencia de genero por ejemplo ha logrado involucrar espontaneamente sectores importantes de la sociedad civil -solo despues de mucho tiempo de trabajo en esta area pareciera que es un iniciativa del gobierno pero no nacio asi -, otro ejemplo es la lucha por los derechos de la comunidad LTGB, los grupos de pensamiento critico sobre temas sociales y/o politicos e iniciativas culturales o en pro del medio ambiente en distintas comunidades. Un movimiento social que crece lentamente pero de forma estable dentro de Cuba es el que lucha contra la violencia hacia los animales. Pero como todo, cada lucha social necesita promotores dentro de esa propia sociedad civil que involucre a la masa. Pero creo que hay esperanza, nuestro pais es joven en estos asuntos pero ya se nota una tendencia de cambio. La sociedad comienza a perder el miedo a que lo que nazca de la iniciativa popular -sin apoyo oficial- proponiendo y empujando por cambios importantes en la sociedad no tiene que ser necesariamente opositor.

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.