martes, 22 de mayo de 2018

Radiografía de la Décima Jornada Literaria Orígenes



Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com

Quise comunicar el mapa del Orígenes que habíamos soñado siempre, el que por nueve ediciones construimos;  pero ni el patio de la casa de Fico Fernández nos sirvió para la primera mesa teórica del comienzo, donde  se hablaría de los puntos cardinales de la obra literaria de Eduard Encina.  El encanto del lugar, desde el que se financiaron varios de los números de la revista Orígenes, gestados por José Rodríguez Feo y José Lezama Lima, se perdió por completo.   

No hubo lucidez para mantener un territorio físico conquistado por años de entrega absoluta. Alguien me dijo, "dos o tres palabras bastan, regresamos enseguida"; estupefacto cumplí el ritual. Atrás, las ruinas de la vieja casa donde en 2006, fui parte de una conversación con los poetas César López, Eduard Encina y el ensayista Víctor Fowler, de donde surgió el proyecto del Orígenes que ya va por diez ediciones.

El Duelo Nacional por el avión estrellado en La Habana, sirvió de pretexto para callar, con sobradas razones, la guitarra de Yeni, las lecturas de poemas  y alguien decidió encerrar los capítulos de una serie documental de carácter histórico en el mismo lugar de la tarde, ignorando otro sitio de largo aliento en los Orígenes realizados, la famosa “Escalinata del café”. La noche se hizo pesada, yo diría que demasiado;  quizás si se hubiera mantenido el lugar de siempre, con un buen diseño para el momento de luto que vivía Cuba, se hubiera salvado el Orígenes que siempre hemos defendido para las noches de la jornada.

Lo más difícil ocurrió el sábado 19, las autoridades del territorio pusieron en nuestras manos un transporte, un desayuno considerable, una ofrenda floral digna y la voluntad para llegar a Dos Ríos, Remanganaguas y hacer la verdadera Ruta ignorada por los cubanos;  pero sucedió lo impredecible, donde nunca hubo plan b o c, cuando existía un presupuesto para el Orígenes.

Cuando llegamos a Remanganaguas, las autoridades del Consejo Popular Ruta Martiana solo pudieron reunir cocos para una merienda cubana. Hicimos llamadas, muchas llamadas a los organizadores, pero ninguno tuvo el acierto de poner en marcha una alternativa.

Con el almuerzo campestre, otra odisea; ya eran casi las tres de la tarde y no llegaba, entonces decidimos no continuar la Ruta y regresamos derrotados;  para ese fallo descomunal, los organizadores nunca previeron un plan b o c. Remanganaguas siempre fue, en los Orígenes anteriores, momento para un almuerzo campestre, imitando los que hiciera José Martí en sus últimos días vividos entre el 12 y el 19 de mayo de 1895:  el puerco asado sobre yaguas de palma real, o el chilindrón sazonado con jugo de naranja agria, culantro y ese sabor tan especial que el campesino sabe darle a un plato tan sabroso. La décima edición de Orígenes nunca llegó a eso. Sus organizadores quizás nunca se enteraron  de las razones del puerco, el ovejo o el chivo.

Otra cosa que me hizo sentir pequeño, muy pequeño, fue tener al investigador Yamil Díaz Gómez entre nosotros y no ser protocolar con él, darle las atenciones que merecía dada su estatura intelectual. Amigos cercanos tuvieron que pagarle el desayuno del domingo;  los demás participantes tuvieron que inventarlo. Recuerdo siempre al escritor Orlando Concepción y sus advertencias de ser protocolares, hospitalarios, sembrar el deseo del volver al evento;  pero la décima edición de Orígenes no consiguió nunca acercarse a esa noble aspiración.

La novena edición dio las campanadas de los cambios necesarios, pero muy pocos dieron el brazo a torcer y posiciones enfrentadas, falsos liderazgos, repartición de méritos simbólicos, en fin, muchas cosas  no lo hicieron posible; todo eso se expresó en el escenario de la 10ma convocatoria, pero de una manera más caótica, atomizada. En la octava hablamos de crear un grupo de trabajo permanente integrado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Asociación Hermanos Saíz, la Sociedad Cultural José Martí, el gobierno local y el Buró Municipal del Partido Comunista en el territorio, para convertir a Orígenes en una jornada de amplia respiración;  ya no podía ser la obra de dos o tres personas;  Eduard Encina lo advirtió muchas veces e incluso dijo que el número mágico, de seguir las cosas como iban, era el 10. Su premonición se cumplió, la décima edición de Orígenes no logró armarse en términos organizativos con figuras de nombre, como habíamos previsto en ediciones pasadas. Los celos, las guerras entre grupillos, los aldeanismos, las posiciones caudillistas de algunos, terminaron liquidando un evento que hubiera podido ser grande, dada las personalidades que acudieron a la convocatoria, al homenaje a Encina; pero todo terminó siendo demasiado pequeño, yo diría que nunca se acercó a ninguno de los eventos realizados en años anteriores. Es hora de las conclusiones y aprender de los errores cometidos. Aquí nadie se llevó el gato al agua.
Al  menos quedó esta  foto colectiva que propuse hacernos, para dejar memoria del paso de Orígenes en su Décima Jornada por  la casa de Fico Fernández
Haciendo un tours por las ruinas de la casa de Fico Fernández en América Libre.
Comunicando en los cinco minutos que me dieron, las razones de nuestra visita a la casa de Fico Fernández.
Yamil  Díaz  Gómez   responde sus "Interrogantes de Dos Ríos".
 Segunda radiografía de Orígenes (27-05-2018)
 Por Alfredo Ballesteros Alfonso  (Editor del blog Caminante cubano)

Llegada a Dos Ríos durante la VII Jornada Literaria Orígenes.
Cuando en su novena edición el poeta Eduard Encina anunció que la siguiente podría ser la última, probablemente lo haya dicho motivado por la falta de sensibilidad cultural que existe en lugares como Contramaestre, donde las luchas contra molinos continúan siendo quijotescas. Pero ellos siguen con sus grandes hélices dando vueltas en el mismo sitio y esperando a que te acerques para descuartizarte. De todos modos, apostamos por una exitosa décima jornada; quizás no la última, pero sí la que nos diera la posibilidad de salvarlo. Pero la décima edición de Orígenes estuvo por debajo de las expectativas de muchos.

Encontrar hoy un responsable sería un acto deshonesto como para “limpiarnos las manos”. Responsables fuimos todos, unos por marginar y otros por dejarnos marginar. No se contó en ningún momento con quienes, desde hace un año, preparamos junto a Eduard la novena edición de este evento. Luego cambió la dirección de la AHS y con ello el equipo organizador de Orígenes, fuerza que fue ejercida desde la Presidencia Provincial de la AHS que enlenteció el proceso organizativo y desarmó prácticamente la propuesta inicial. Por supuesto, aquí se les permitió.

Incertidumbre, cambio de planes a última hora, improvisaciones no admitidas ante un evento de este tipo donde confluyen personalidades de la cultura cubana, poca promoción del evento, promesas como las de un audiovisual en la televisión que nunca apareció, y el no contar con la experiencia y el sentido de pertenencia de algunos, dentro de los que me incluyo, avizoraban un desarrollo para nada exitoso de esta edición de Orígenes.

A pesar de los tantos pesares, en Contramaestre confluyeron amigos, intelectuales de valía, escritores cuyas obras prestigiaron esta deprimida edición. Tener a Yamil Díaz y José Luis Serrano fue significativo para este espacio. La insatisfacción consiste en el irrespeto, a mi consideración, y la desatención a los invitados (alojamiento, aseguramientos logísticos, acompañamiento), es muestra de flaquezas, pero también de desconsideración a quienes desde varias y lejanas partes de Cuba asistieron en virtud de la poesía, de la amistad y del amor entrañable al Apóstol. Muchas veces no apareció quien diese la cara ante una situación y el necesario plan B, como Arnoldo refiere en su texto Radiografía de la X edición de Orígenes.

Yo, como tantos, estoy de acuerdo con Arnoldo, que bien plantea en su texto que este evento, por su importancia, debe de tener un equipo organizativo más amplio, con experiencia y suficiente capacidad de gestión y posibilidad de diálogo con las autoridades, pero, sobre todo, con deseos de trabajar.

A juzgar por los resultados de esta edición, la resistencia cultural ha decaído. Los proyectos deben defenderse por convicción y no por cuota, hace falta forjar la conciencia de los insensibles y prevenirlos de la importancia de este tipo de proyecto, hay que hacerles entender que desde su puesto público están en el deber, quieran o no, de apoyar el evento. Porque no se trata de un capricho, sino de un viaje auténtico a la raíz histórica de Cuba, aquella que apuntala la ética de un hombre como José Martí, y que tantos años después, otro hombre como Eduard Encina, se echaría al hombro en esta tierra.

La derrota moral más grande para la Asociación Hermanos Saíz, las instituciones políticas, administrativas y culturales, sería perder Orígenes. Que además sirve para mantener presente al poeta mambí, quien tuvo a la organización de vanguardia artística como parte de su vida.

La Presidencia Provincial de la AHS en Santiago de Cuba debe fiscalizar, y más que eso, asesorar. Pero, sobre todo, debe preocuparse, trabajar, estimular y mediar en las relaciones institucionales, pero todavía más, necesita sentirse partícipe de lo que sucede en la célula de Contramaestre y confiar en los que saben y tienen deseos de hacer. Montarse en un camión o una guagua y venir a Contramaestre para acompañar en los preparativos. Desde una silla, un buró, una oficina con aire acondicionado en Santiago no se logra nada, lo decisivo únicamente se sabe en el terreno. Pero más que eso, deben estar presentes en el evento. Deben entender que la célula de Contramaestre también es suya, todo lo que ocurra aquí, con éxito o no, también es responsabilidad de ellos.


No estuve de acuerdo, y así lo expresé, con que la mesa teórica no se hiciera en el sitio donde nació Orígenes. Realmente la emblemática casa de quien fuera dueño del central América Libre, símbolo cultural de Contramaestre está declarada en estado de derrumbe, pero el año anterior se hizo la mesa en sus alrededores, para que no se perdiera la esencia. Lamentablemente, parece que el inmueble está destinado a desaparecer, porque de los fondos locales no se puede situar dinero para su restauración. En cualquier momento cae. En fin, se debió buscar la alternativa y no encerrar el encuentro en la Casa del Joven Creador.

Coincido con Arnoldo también en que no debió fracasar el concierto “En brazos de la Patria Agradecida” del sábado 19 de mayo. Aunque realmente no era día para fiestas, la nación se encontraba de duelo oficial por las víctimas del avión estrellado en La Habana, pero sí se pudo reestructurar el espacio, donde junto a la trova, la poesía y la exhibición de la serie documental “La verdadera ruta funeraria de José Martí” desde la escalinata del café, podría haber sido un momento para enviar por parte de los intelectuales presentes el mensaje de condolencias a las familias. Pudo realizarse un solemne homenaje.

No fue el Orígenes de Eduard Encina, a no ser por las personalidades que nos acompañaron y aún con todos los contratiempos presentados, se fueron con deseos de volver a Contramaestre.  

Es necesario y prudente resaltar que los artistas presentes, de probado prestigio, aportaron colores a los espacios grises. Tuvieron lugar los homenajes al Apóstol en Dos Ríos y Remanganaguas y, el domingo 20 de mayo, el investigador, poeta y periodista Yamil Díaz Gómez, impartió una conferencia bajo el rótulo Interrogantes de Dos Ríos, donde respondía a algunas preguntas relacionadas con la caída del gran poeta cubano, dicha conferencia fue filmada íntegramente y pronto estará a disposición de un público más amplio.

Estos análisis no deben ser un pretexto para liquidar el evento ni mudarlo de ciudad, creo, en cambio, que deberían representar un reto del que partir en próximas ediciones. Que sean estas críticas sanas una invitación al trabajo serio y con tino, que sean un estímulo cómplice a la hora de prepararlo y que, en lugar de dividir, nos unan e inviten a escuchar a quienes conocen y todavía conservan un sentido de pertenencia con esta obra hermosa.

Hay que seguir trabajando, sí, pero este aciago resultado, puede verse como una experiencia más. Confiemos en aquellos que se han entregado de corazón y durante años han defendido sus proyectos, y que nuestros líderes y representantes sean verdaderos colaboradores y no escollos sentados sobre sus cargos. De una u otra manera, salvar Orígenes es una cuestión de principio y una necesidad, porque la historia y la cultura cubana tienen en él un panteón de lucha y un viaje a su más honda raíz.

Caracol de agua recomienda leer el último texto escrito por Eduard Encina sobre la organización de la novena edición de la Jornada Literaria Orígenes 2017 a continuación: 

Otra vez Orígenes en Contramaestre* (23-05-2017)

Por Eduard Encina Ramírez.
 

No es que hayan resucitado Lezama y toda esa pléyade que en la primera mitad del siglo XX protagonizó uno de los proyectos literarios más importantes de nuestra lengua, pero sí late aún el entusiasmo de una generación de escritores con profunda vocación comunitaria, que del 18 al 20 de mayo se fueron a las profundidades del oriente cubano a compartir con gente humilde toda la sabiduría de los libros y el intercambio con los autores más jóvenes.

Gracias al influjo de una de las Ferias del Libro, a Contramaestre llegaron autores como César López, Víctor Fowler y Carlos Augusto Alfonso, que durante un diálogo en el hermoso patio de la vivienda construida por Don Federico Fernández Casas, otrora dueño del Central América, y tío del intelectual Pepe Rodríguez Feo, despertaron en nosotros proyecciones que hasta entonces no habíamos concebido. En esa mañana surgió la idea de crear una Jornada Literaria que ya está cumpliendo su novena edición.

Las aguas de mayo no lograron impedir su realización, ni la desidia de algunos, ni la burocracia de otros: ¡Orígenes fue un éxito! Hasta aquí llegaron las Editoriales de la AHS, Sed de Belleza y La Luz, acompañadas por Ediciones Caserón de la UNEAC en Santiago de Cuba, pues en esta ocasión el tema fundamental aludió a las relaciones del libro y el escritor en el presente escenario editorial cubano.

En la tarde del 18, durante un panel sobre el tema, los escritores Irela Casañas, Idiel García y Rodolfo Tamayo se acercaron a los avatares editoriales en medio de un entramado institucional que muchas veces no los favorece. Reconocieron que en primer lugar es un panorama inclusivo, acotando que tal vez en exceso, pues aún se observan catálogos que adolecen de jerarquía y equilibrio en el plano cualitativo. ¿Existe un mercado del libro en Cuba? ¿Cuál es la participación del libro y el autor de la isla en el horizonte internacional? ¿Es visible la presencia de autores cubanos en Internet? ¿Quiénes y desde dónde la construyen?

Algunas respuestas y también algunas discusiones sazonaron la tarde en el batey del Central América, que no pudo cerrar mejor, con la presentación, por Rodolfo Tamayo, de los libros de Ediciones Caserón y especialmente el libro "Pueblos de madera y Azúcar" de Diana María Cruz; luego la lectura de escritores invitados y el intercambio con los pobladores del batey.

El concurrido espacio Café(con)cuerdas se dio banquete con dos invitados especiales: el trovador Ramón David y el escritor santaclareño Idiel García. Su conductor, Eduard Encina, propició una rica complicidad entre el público y los creadores, quienes ofrecieron primicias de su producción artística más reciente. Allí se anunciaron los conciertos que habría todas las noches en la "Escalinata del Café", y como era de esperar los contramaestrenses no fallaron a la hora de disfrutar de la música de los trovadores  Ormán Cala, Ramón David y sus invitados.

El diecinueve a las seis de la mañana inició la “camionata” hacia Dos Ríos y Remanganaguas, siguiendo la Ruta Funeraria de Martí. Una lectura de poesía a orillas del Contramaestre crecido y turbio, el encuentro con historiadores que visitaban este altar de la Patria en Dos Ríos, amenizado con el aletear de los zunzunes, y sobre todo, mucha agua y lodo para que el camión patinara y resistiera lo suficiente, hasta cumplir nuestro destino.

Ya en Remanganaguas, almorzamos un delicioso chilindrón de ovejo, congrí, vianda y ensalada, en casa de afectuosos cooperativistas. Todo estaba listo para dialogar con los niños y profesores de la escuelita primaria que se construyó en el patio donde estuvo el fuerte español en 1895. Luego, de la lectura y el intercambio con los escritores, compartimos una deliciosa mesa de frutas donde primaron mangos, cerezas y ciruelas.

Cada día las editoriales invitadas promovieron y vendieron sus propuestas, pero en la mañana del 20 de mayo se hicieron lecturas, presentaron libros y revistas, entre ellos "Lupus" de Eduard Encina, "Escape" de Gizeh Portuondo, "La enfermedad del bronce" de Irela Casañas y el número más reciente de la revista La Noria. 

También se realizó el espacio “El autor por dentro”, con el notable poeta nacido en Baracoa y devenido Bairero Jorge L. Legrá, miembro del grupo literario Café Bonaparte y fundador de la Jornada Literaria Orígenes. Entrevistado por un joven poeta, L. Legrá dijo que “la sociedad contemporánea no quiere pensar, así la experiencia de vivir se vuelve únicamente somática y sensorial… no se puede estar de espaldas a una realidad que abre la boca para anularnos”.

La tarde fue para disfrutar las bondades del paisaje oriental en la base de campismo “Las Golondrinas”, en la misma falda de la Sierra Maestra. Así cerró la novena edición de ORÍGENES, entendiendo la isla desde sus profundidades, desde la literatura y la vida de una Asociación de jóvenes que dialogan y participan en el reto de respirar Cuba cada día.

*El texto aparece firmado por Onel Pérez Izaguirre, pero en verdad fue escrito de puño y letra por Eduard Encina para su blog, puede verse el original aquí:  https://cimarronzuelooriental.blogspot.com/2017/05/otra-vez-origenes-en-contramaestre_23.html

Recomendamos también leer la crónica: ORÍGENES TRAS LA HUELLA FUNERARIA DEL APÓSTOL (20-5-2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.