lunes, 21 de octubre de 2019

El amor a Contramaestre se educa desde la casa




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com

Las personas están acostumbradas a valorar una gala en Contramaestre, oriente de Cuba, por la presentación de orquestas o solistas de impacto nacional e internacional, sino es así,  no está a la altura del hecho cultural del momento;  pero hay que educar con sistematicidad y espacios fijos, para que eso cambie.

La Gala por el Día de la Cultura Cubana en Contramaestre, con guión y dirección de Sulema Rodríguez, demostró con creces que cuando se escoge bien el escenario, las personas participan masivamente y lo hacen porque entienden que se trata de algo diferente. Tomar el área exterior de la Galería de Arte René Portocarrero para el citado hecho cultural fue un acierto, aunque faltaron sillas ante la muchedumbre que se dio cita allí.

En cuanto al talento artístico, la Banda Municipal de Conciertos estuvo a la altura de las grandes de la isla, su interpretación de La Bayamesa fue impecable, por eso arrancó aplausos espontáneos, quizás va siendo hora de que cada domingo en la noche, tal vez  a las 9: 00, nos acostumbre a apreciar su repertorio en ese mismo lugar, como un espacio fijo, que vale la pena tener para educar el goce estético del pueblo.

La Brigada de Instructores de Arte convenció en cada entrega de sus miembros sobre el escenario, poemas, baladas, sones, el Himno de la organización en Santiago de Cuba, cantado a cuatro voces, todo eso y más, es algo para fijar en los anaqueles de la memoria. Mucha elegancia en cada artista, nada de banalidades y chapucería, todo de altura, como merece en verdad el pueblo cuando se trata de un talento que nace de sus entrañas.

La decoración del escenario, sencillo, pero impecable, acompañado de una pantalla con la figura de Perucho Figueredo, los versos del Himno Nacional y una Bandera cubana inmensa. El pueblo agradece, cuando lo bello llega así, con pasión, pero sobre todo con respeto a los símbolos sagrados de la nación.

Lo sucedido  durante la noche del 20 de octubre  en la Gala por el Día de la Cultura Cubana, es una invocación a cambiar nuestras maneras de hacer, de darle mayor protagonismo al talento propio, por su calidad  y entrega;  educar al pueblo  en el respeto al mismo.

Se puede hacer, se puede conseguir, lo demostraron sobre el escenario, así que ahora deben convencerse de eso y luchar porque nuestra gente no crea que merece más reconocimiento Diván, que nuestra Banda Municipal de Conciertos y nuestros instructores de arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUY IMPORTANTE: No se publicarán comentarios anónimos en este blog, es necesario consignar siempre la identidad de la persona. No se admiten ofensas, insultos, propagandas de ningún tipo. Cada persona tiene la libertad de expresar lo que piensa, pero con respeto al otro diferente. d

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.