miércoles, 23 de octubre de 2019

La libertad del Yo



Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Muchas personas en el mundo de habla hispana creen que educar en valores, es una transmisión fría y pasiva de información. Cuando esto último se convierte en práctica cotidiana, lejos de formar, desaparece el camino y surge así, la simulación, la doble moral, el oportunismo.

Quiero dirigir la atención aquí, a propósito del tema, sobre el enfoque psicológico de los valores, partiendo de un concepto bien definido: son todos los motivos que se constituyen en el proceso de socialización del hombre, o sea todas las relaciones humanas que se construyen durante el mismo. Entiéndase de pareja, de las organizaciones sociales, fraternales, de la vida pública, de la amistad, las económicas, las culturales, entre muchas otras...

Subrayo aquí, relaciones y motivos, porque si no están dadas en un contexto situacional que estimule las emociones, la identidad personal y mueva las fibras afectivas más sensibles del ser humano, nunca podrán convertirse en valores personalizados que regulen el comportamiento.

La clave del enfoque psicológico reside en la necesidad de ayudar a la formación del Yo, aceptando sus diferencias, las contradicciones como fuentes del desarrollo; porque no pueden existir los yo idénticos. Sólo es posible imaginarlos en la propaganda de países totalitarios como la Alemania nazi, la Italia fascista o la España falangista.

Ese Yo, pero con mayúscula, es inmenso, necesario en todo país que se respete; debemos cuidarlo, crearle espacios para que asome, porque muchas veces, sin darnos cuenta, lo apaleamos cuando se expresa de forma auténtica, contradictoria y demasiado revolucionaria.

La clave está en propiciarle relaciones; motivos fértiles; entonces la obra humana es indestructible, porque el Yo deviene valor personalizado en la vida de cada individuo, expresado en sus pensamientos, su comunicación oral, escrita, al comportarse en lo público y privado. No será  un hecho moral fingido, ni adornado para complacer a nadie.

La libertad real del Yo, es el camino recto a la virtud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUY IMPORTANTE: No se publicarán comentarios anónimos en este blog, es necesario consignar siempre la identidad de la persona. No se admiten ofensas, insultos, propagandas de ningún tipo. Cada persona tiene la libertad de expresar lo que piensa, pero con respeto al otro diferente. d

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales, ni comentarios anónimos. Revise su comentario antes de ponerlo, comparta su identidad y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables éticos por su contenido.