lunes, 13 de octubre de 2014

Mi padre es el AMOR



Mis dos PADRES.

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeagua@cultstgo.cult.cu


Mi padre arrastra sus pasos, debe ir junto a su mujer enferma en el extremo más oriental de Cuba, Guantánamo. Más de cuarenta años de matrimonio los hacen una pareja inseparable. Me duele verlo así, con esos ojos posados en el infinito.


Duerme poco y mal. Siente nostalgia de los amigos del barrio; no quiere separarse de olores familiares, la sombra del cafetal, las gallinas; pero sabe que debe irse a cuidar a su esposa, aunque un hormigueo en el estómago recuerde que la patria chica sigue acá, junto al laberinto cotidiano que recorren sus pasos;  el trago de ron para levantar el día, la solidaridad de los vecinos, siempre prestos a compartir palabras por encima de los límites que separan las viviendas. 


Mi padre es querido por todos, -no debe tener enemigos-, creo imposible pensar a un hombre como él rodeado de fieras sedientas de venganza. Recorre el pueblo ida y vuelta con la mano extendida para todos, incluso saluda a aquellos que alguna vez le hicieron mal. 


A mirarlo en su andar encorvado, intento un paralelo con algún personaje de la historia universal, y creo no ser vanidoso si lo comparo con el apóstol Pablo. Habla lengua humana, se da al otro sin esperar nada a cambio, protege al vulnerable, ofrece la mejilla ante la rabia. En palabras de Pablo: “…es paciente, es bondadoso;… no tiene envidia;… no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido…”


Mi evocación termina con palabras sagradas: “Esto, hermanos, lo he aplicado en sentido figurado a mí mismo y a Apolo por amor a vosotros, para que en nosotros aprendáis a no sobrepasar lo que está escrito, para que ninguno de vosotros se vuelva arrogante a favor del uno contra el otro”.


Con la imagen de mi padre en la frente, intento el camino del Peregrino, pero todavía tengo animales en el alma, para merecer estar a su lado en esta cruzada a favor del verdadero AMOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.