viernes, 19 de enero de 2018

Desde Guamá: un grito desesperado por la cultura*



http://elcubooriental.blogspot.com/

Por Olbert Fernández  (Blog El cubo oriental)

Mi papá es una de las tantas personas que vive en esta sociedad cubana de hoy. Es cuentapropista y mantiene una familia, lucha para que a su mujer e hija de nueve años no les falte nada. Es su meta desde la mañana hasta bien entrada la noche. No le preocupan otras cosas, no se afeita con sistematicidad, las ropas, como si anda en taparrabos. La jama tiene el número uno, ¿entiendes?, me dice llevándose los dedos callosos a la cien. Nació en el mismo año en que mataron al Che, dato que ha marcado mi vida de manera significativa. Me quiere a su manera. Es todo lo contrario a lo que pienso del mundo cultural. Mi papá dice que la cultura es una porquería, que trabajando en ese mundo no encontraré desarrollo económico para mis bolsillos. Que lo que debo hacer es dejar de comer tanta m… y buscarme un trabajo donde me gane unos cuantos pesitos extras y pueda comer bien. Desde su concepción, es verdad, hay que buscar los guanikikis y aunque sea comer un pan con huevo frito y un vaso de leche, no acostarse con la barriga vacía. Poetas, escritores, pintores y soñadores pasamos trabajo, es cierto,  pero me jode que nadie se de cuenta de qué me valdría la vida si fuese un personaje con una buena casa, carro, buena percha y nada en la cabeza como los hay por ahí. El puro mío llegó hasta doce grado. Tuvo de compañero al gordo que los domingos sale haciendo al personaje de Papo, en el humorístico A otro con ese cuento que transmite la Televisión cubana. A veces pienso cómo sería su existencia si hubiese triunfado en la actuación, si no se hubiese quedado en este monte, el que afirman muchos no tiene nada digno de mostrar. Siento que ha perdido la fe y eso me fastidia. Siempre me restriega en la cara que yo no le hago caso en las cosas que me dice, que él tiene la razón. Esto tiende a confundirme y no sé qué responder. A pesar de todo amo la cultura y amo sentirme con el duende que nadie ve, que nadie advierte pero que llevo en el corazón aunque no tenga ni un quilo en el bolsillo para venir a trabajar. A veces también siento que se me llena el alma con todas las cosas que le pasan a mi papá; pero no dejar sin respiración lo que llevo conmigo es una lucha diaria. Esos martillazos que me sacan astillas, me recuerdan día a día el eterno dilema entre economía versus espiritualidad, materia versus idealismo, no dejan de estar, de vivir esperando para atacarme sin compasión. En lo personal yo no nací con una herencia ni con sangre azul que corra por mis venas. Nací con lo que aprendí y con lo que elegí y elegí no decirle a nadie ni al mundo a través de este espacio que soy pobre, porque, mis riquezas son, tener el don de agradecerle cada día al despertar las gracias Dios por darme todavía respiración y los modestos conocimientos que en mi disco duro de materia gris guardo. Mi papá tal vez nunca lea esto, y si lo lee algún día quizás no entienda mis motivos por el cual, aunque me digan jodiendo que debo conseguirme aunque sea quince pesos para el bolsillo (argumento que no es menos cierto), yo seguiré apostando porque en Guamá, o donde quiera que esté, hasta que muera, alimentaré este amor que late por  “aquella cultura que no sirve” pero que me da los elementos pa´ construir mi pedacito de historia minuto a minuto.

1 comentario:

  1. Olbert Fernández:
    Tu vivencia DEMUESTRA el daño que ha hecho la burocracia buRRocratizada en Cuba.
    Te lo dice un hijo de un trabajador azucarero, que por la posición política de NUESTRA Revolución soy el creador de los emblemas de los Pioneros; el emblema de la DAAFAR; el mambí de las Tropas Blindadas; la marca CUPET, POLIGOM, etc.; fundador de la revista Pionero, SEPMI, etc.; y sin ayuda de los infuncionales "funcionarios" de Cultura tengo mis pinturas en 50 países de los 5 continentes.
    Lo aclaró Fidel, "lo primero que hay que salvar es la cultura".
    DE FRENTE Y ADELANTE... Como dijo Mella: "TODO TIEMPO FUTURO TIENE QUE SER MEJOR"... Si lo hacemos nosotros, los hijos del proletariado cubano.

    ResponderEliminar

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.