Mostrando entradas con la etiqueta Cuba con los mismos bueyes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuba con los mismos bueyes. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de mayo de 2017

Mi tío Niceto



"A la izquierda, mi tío Niceto, el mayor de los varones, al lado de su padre, mucho más alto, con corbata y saco oscuro". Foto cedida por Olivia Rubio para esta publicación.

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com   

Su nombre me pareció siempre muy cercano: Olivia Rubio Pérez.  Vive actualmente en la populosa ciudad de Chicago, pero es de Guantánamo, en el oriente de la mayor de las Antillas.

Mi blog Caracol de agua creó un puente que nos hizo sentirnos amigos, familia, sobre todo, por esa orientalidad que respiran mis páginas y que ella con sensibilidad muy cubana, supo apreciar enseguida. No me sorprendió saberla entre las personas que primero compró mi libro “Cuba con los mismos bueyes”; y además de eso, fue muy generosa al comentarlo críticamente para mis seguidores en Facebook.

Esa intensidad, ya familiar entre nosotros, la hizo abrirse a una historia que ha guardado celosamente;  la de su tío Niceto Pérez García, hermano de su madre, que hoy 17 de mayo quizo  ver publicada en Caracol de agua, el blog de los orientales.

De entre sus recuerdos más preciados, extrajo una foto que puso ante mis ojos. Allí vi al niño Niceto, a su hermana Angela (madre de Olivia), junto a ocho hermanos y los padres Agustín Pérez y Genara García. A partir de ese momento, me habló del tío Niceto,  el que no pudo conocer físicamente, pues un 17 de mayo de 1946, mientras trabajaba sus ocho caroes de tierra, una bala sesgó su vida.  

Olivia de niña a mujer acudió siempre, junto a toda la familia, a la zona del Realengo (El Vínculo), a ponerle flores a su tío.  Por ella supe de las pretensiones de Lino Mancebo Rosell (el virrey de la Maya), de quitarle a la fuerza la tierra a Niceto.  

Mancebo anhelaba el Realengo, por sus fértiles campos para la siembra de caña. Al preguntarle a Olivia: ¿Cómo recuerda su familia a Niceto? Su respuesta  llegó como un trueno: “Era el héroe de todos. El luchador incansable. Mi madre siempre nos contaba sus famosas palabras: "Para sacarme de mis tierras hay que matarme". Lo lincharon los Mancebo (padre e hijo), terratenientes que querían apropiarse de aquel pedazo. Eran tiempos de mucho abuso. Los pobres no tenían ni voz, ni voto”.

Sobre lo ocurrido el 17 de mayo de 1946, quise saber cómo Angela contó a su hija el magnicidio: “Trabajaba en un elevado del terreno. Lo llamaron por su nombre. Desde la distancia, le dispararon; así, herido de muerte, pudo correr hasta su humilde vivienda, un poco más abajo y en los brazos de mi tía Marina Trujillo, murió; pero antes dijo los nombres de los Mancebos; sus asesinos”.
Lugar donde muere Niceto Pérez García,   declarado acualmente Monumento Nacional.
Vuelvo a la foto memorable, me detengo en los niños Niceto; Angela y pienso en la tristeza de esta última, cuando supo que su hermano amado no estaría más. Quizás el único consuelo  servible, era acudir, cada 17 de mayo, acompañada por sus hijos, a ponerle flores y evocarlo, como el luchador incansable de la familia, el campesino que nunca se cansó de trabajar la tierra.

martes, 15 de noviembre de 2016

Un libro para entender la Cuba profunda



"CUBA CON LOS MISMOS BUEYES"   PRESENTE EN LA FERIA DEL LIBRO DE MIAMI

La edición del citado evento literario se desarrollará entre el 18 y el 20 de noviembre próximo, según me informa mi amigo Ricardito del  Toro.  

Se presentarán alrededor de 60 títulos en  el Stan de PUBLICACIONES ENTRE LÍNEAS, entre los cuales estará "CUBA CON LOS MISMOS BUEYES". 

El Stan puede encontrarse en la siguiente dirección: Sección E (3ra calle del N.E., entre 1ra y 2da avenida). Miami Dade College, Dowuntown. Puede visitarse en el horario de  10:00 a.m a 6:00 p.m. Los invito a pasar por allí y localizar a Ricardo del Toro, él los atenderá con mucho cariño y pondrá en sus manos: "CUBA CON LOS MISMOS BUEYES".....

No falten a la cita con un  el talento de un guajiro cubano de tierra adentro.

Un libro para entender la Cuba profunda

Por Eduard Encina (Especial para Caracol de agua) 

Reconstruir lo cubano en sus espacios más íntimos, desde el origen, una sensibilidad, y no desde un sensiblería; proponer una lectura de la cotidianidad desde la experiencia y la participación, decidiendo conservar a toda costa una axiología en los momentos más dramáticos, convulsos y confusos de la historia nacional, parece la más clara intención del que escribe, que reconforma y propone una lectura de esos contenidos con una amplitud de aristas y matices, esa lectura que según Harold Bloom “nos prepara para el cambio”.

Es un error estar de espalda hoy a las nuevas tecnologías e Internet. Se necesita cambiar las dinámicas de lectura y las dinámicas de la información. Es imprescindible propiciar la producción de contenidos desde las nuevas tecnologías, que se resisten cada vez más a las demarcaciones geográficas o la unilateralidad de la noticia.

Esta compilación de “Caracol de agua”  se vuelve un canal de diálogo con la realidad desde otra perspectiva, sin intención panfletaria o esnobista, sino desde el compromiso del día a día. De solo leer textos donde el propio escritor derrumba los límites que él mismo ha creado, al poseer los mismos una trascendencia de lecturas que se disparan más allá de lo que expresan las palabras, en textos como: “Hueso pellejo y gordo para el cubano de a pie”, “Apuntes de un cubano honrado que piensa el socialismo como vivencia”, “Perfil estalinista de algunos militantes del Partido Comunista en Cuba”,  “Educar el espíritu en Cuba es lo difícil”,Cuba debe mejorar su situación económica y ser más plural” o “Esos son los bueyes que tenemos”, donde introduce una metáfora pecuaria para señalar algunas realidades de la Cuba profunda, o también “Odiarse o tomar el camino del mar”. En todos nos propone reflexiones descarnadas, sinceras y conflictivas a los lectores de Cuba y el mundo. O en aquellos post que van a los mitos del ser nacional como: ¿Sirenas en Cuba?.

Ir a lo más sencillo, a lo más humano para explicar la realidad cubana de hoy, y hacerlo con belleza de lenguaje y contundencia espiritual es uno de los valores que nos saltan en el paladar de solo ojear las páginas de  “Caracol de agua”.

Definitivamente esta obra nos sitúa ante una nueva posición del intelectual periodista, que no pide la palabra, sino que la toma y la hecha a rodar por el mundo, porque son las palabras lo único que le pertenece.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Asuntos polémicos en Cuba con los mismos bueyes



Por Daimí Montoya Rondón 

Como parte de las acciones que se realizan en el marco de la jornada por el Día de la Cultura Cubana, en Contramaestre, oriente de Cuba, se realizó la peña “El autor por dentro”,  que coordina el escritor Eduard Encina, en la librería municipal Daniel Readigos.

Esta vez su invitado fue el escritor y periodista Arnoldo Fernández, quien presentó su libro “Cuba con los mismos bueyes”, publicado por la Editorial “Publicaciones en Línea”, de Estados Unidos. Los ensayos y crónicas que conforman esta obra están escritos desde una visión crítica y abordan asuntos polémicos de la sociedad cubana desde el compromiso.

Durante la peña se comentó la importancia de Internet en la discusión y desarrollo de la labor que realizan los intelectuales de Contramaestre.

También se reflexionó sobre la presencia de Carlos Manuel de Céspedes en la historia del municipio y la destacada labor de Arnoldo Fernández  en el rescate de las memorias de Contramaestre y su difusión a través de sus libros.
 
Entre anécdotas, risas,  décimas y con la participación de un público joven, transcurrió esta  peña, que tiene como objetivo la reflexión y el debate de asuntos relacionados con la literatura en su más amplio sentido.

sábado, 2 de julio de 2016

Cuba con los mismos bueyes: Una actitud de resistencia ante el vacío, el cacareo y el discurso monotemático


“Ir a lo más sencillo, a lo más humano para explicar la realidad cubana de hoy y hacerlo con belleza de lenguaje y contundencia espiritual es uno de los valores que nos saltan en el paladar de solo ojear las páginas de  este libro…”  (Spanish Edition) (Spanish) Paperback – May 15, 2016, disponible en Amazon. (Clic en la imagen para comprar libro)
Por Eduard Encina.


El escenario en que participa el intelectual en la actualidad ha cambiado. En la Cuba de hoy la realidad nos supera, trasciende la precariedad del yo individual y nos sitúa ante la necesidad de construir cimientos para un ánimo coral, pero diverso, de participación moral en medio del desfasaje humanístico y tecnológico que impide un “nuevo nacimiento de la mente”.

Los espacios de participación social en los que se ve involucrado el cubano no son los mismos, ni es la misma necesariamente la mirada que construye el poder, que la mirada que construye la sociedad al no verse representada con todos sus matices en los principales medios de comunicación. La “sociedad real” se configura desde aspiraciones y triunfalismos y no desde las contradicciones y la diferencia.

Es en este marco donde me complazco en leer estos post que aparecen compilados en este libro y que fueron apareciendo en el blog “Caracol de Agua” de Arnoldo Fernández entre agosto de 2009 y enero de 2016. En estos textos se adopta una actitud de resistencia ante el vacío que ha ido sembrando buena parte del periodismo cubano agotado en el discurso monotemático y el cacareo oficial, más que en su responsabilidad ciudadana y con la nación, sedimentando la idea perniciosa de la existencia de “intelectuales de oído”, sin ninguna eticidad hacia la esfera pública, cuando más para establecer aquel diálogo entre sordos que Arturo Arango ilumina en una de sus reincidencias. ¿Cuál es la actitud del intelectual ante esa realidad?, quizás la alternativa que Fernández nos muestra en estas páginas.

Reconstruir lo cubano en sus espacios más íntimos, desde el origen, una sensibilidad, y no desde una sensiblería; proponer una lectura de la cotidianidad desde la experiencia y la participación, decidiendo conservar a toda costa una axiología en los momentos más dramáticos, convulsos y confusos de la historia nacional, parece la más clara intención del que escribe, que reconforma y propone una lectura de esos contenidos con una amplitud de aristas y matices, esa lectura que según Harold Bloom “nos prepara para el cambio”.

Es un error estar de espalda hoy a las nuevas tecnologías e Internet. Se necesita cambiar las dinámicas de lectura y las dinámicas de la información. Es imprescindible propiciar la producción de contenidos desde las nuevas tecnologías, que se resisten cada vez más a las demarcaciones geográficas o la unilateralidad de la noticia. Esta compilación de “Caracol de agua”  se vuelve un canal de diálogo con la realidad desde otra perspectiva, sin intención panfletaria o esnobista, sino desde el compromiso del día a día. De solo leer textos donde el propio escritor derrumba los límites que él mismo ha creado, al poseer los mismos una trascendencia de lecturas que se disparan más allá de lo que expresan las palabras, en textos como: “Hueso pellejo y gordo para el cubano de a pie”, “Apuntes de un cubano honrado que piensa el socialismo como vivencia”, “Perfil estalinista de algunos militantes del Partido Comunista en Cuba”,  “Educar el espíritu en Cuba es lo difícil”,Cuba debe mejorar su situación económica y ser más plural” o “Esos son los bueyes que tenemos”, donde introduce una metáfora pecuaria para señalar algunas realidades de la Cuba profunda, o también “Odiarse o tomar el camino del mar”. En todos nos propone reflexiones descarnadas, sinceras y conflictivas a los lectores de Cuba y el mundo: “…La construcción de la utopía ha implicado un largo desgaste espiritual. La imaginación comienza a fallar. El paraíso anunciado por el Mesías rojo no llegó; ahora parece desentenderse de la mayoría silenciosa. El odio toma posición ante el posible fracaso y extiende su reino a aquellos que entregaron su juventud a la obra. Con la mayoría de edad, muchos comprenden tardíamente que perdieron sus mejores años. La realidad los ignora y una tierra idealizada se hace pedazos. Tienen ante sí el dilema de morir por un sueño, o esfumarse por el mundo y empezar desde cero. Si ninguna de las dos alternativas entra en su selección, no le queda más remedio que odiarse a sí mismos u odiar a aquellos que tomaron el camino del mar” (1). O en aquellos post que van a los mitos del ser nacional introduciendo preguntas como: “¿Qué alternativa de sociedad tiene ante sí el régimen social cubano, luego de la órbita crítica del socialismo europeo en el siglo XX? ¿Es ese socialismo de estado la posibilidad de reorientar el navío en medio del naufragio económico? ¿Si es un viaje a lo ignoto, saben el camino jefes y líderes para llegar a un destino concreto donde no se pierda la justicia?”(2) O develando rarezas y visiones campesinas: ¿Sirenas en Cuba?: “…Cuentan los abuelos  que en las aguas  del Encanto, oriente de Cuba,  viven sirenas que durante la mañana o al atardecer salen a la orilla a peinar sus cabellos al sol, muchas veces sorprendidas por la mirada de campesinos ingenuos que no han podido permanecer en el sitio y huyen despavoridos”.(3)

Ir a lo más sencillo, a lo más humano para explicar la realidad cubana de hoy, y hacerlo con belleza de lenguaje y contundencia espiritual es uno de los valores que nos saltan en el paladar de solo ojear las páginas de  este libro. Definitivamente esta obra nos sitúa ante una nueva posición del intelectual periodista, que no pide la palabra, sino que la toma y la hecha a rodar por el mundo, porque son las palabras lo único que le pertenece. Todo ha cambiado y hay que decidir qué somos: ¿El pararrayos de los dioses que preconizó Darío? ¿El ideal mallarmeano encargado de darle el sentido más puro a las palabras de la tribu? ¿La oscura cabeza negadora piñeriana? ¿Seres marginales y conflictivos a lo Guillermo Vidal? ¿Parias repartidos en dos islas: la isla flotante y la isla dispersa? ¿O los seres mesiánicos martianos dados a la escritura como servicio?

Así se abre ante nosotros en año bisiesto esta compilación de “Caracol de agua”, ojalá no solo encuentre lectores, sino promotores de su lectura en todo el mundo.

Baire 2 4  de febrero  y 2016.
Notas

1. Ver en este libro “Odiarse o tomar el camino del mar”, p. 30

2. Ver  “Apuntes de un cubano honrado que piensa el socialismo como vivencia”, p. 148

3. Ver  “¿Sirenas en Cuba?”, p.  100.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.