Mostrando entradas con la etiqueta Edificio Rodríguez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Edificio Rodríguez. Mostrar todas las entradas

domingo, 7 de mayo de 2017

Las Bici-taxis y sus monstruos




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Prefiero dos palabras para nombrar un personaje de la vida cotidiana que ha convertido una bicicleta en un triciclo  para transportar dos pasajeros a bordo. Es un taxi de pasaje, con la diferencia de que el motor es el propio ser humano, que asume pedalear para ponerlo en movimiento.  Pero no haré aquí la historia del triciclo en Cuba,  hoy quiero llamar la atención sobre el “humano” que lo conduce en Contramaestre, un pueblo de provincias, en el oriente de la isla, en el tramo del Edificio Rodríguez al Hospital Orlando Pantoja Tamayo; tan sólo un kilómetro de distancia.  ¿Qué sucede en ese itinerario?

La persona que tiene a alguien de la familia ingresado en el Orlando Pantoja y debe recorrer ida y vuelta seis veces al día, para llevarle desayuno, almuerzo y comida, a sus allegados, ¿cuánto gasta? Alarmente la cifra: 18 pesos en moneda nacional (m.n), si cuesta sólo 3 m.n. Imagine usted el gasto del personal de salud, que debe viajar diariamente a la citada instalación  hospitalaria. Todavía el transporte público no cubre la demanda de personas que  acuden allí;  así que en esos horarios muertos del día, el conductor de la bici-taxi (bicitaxeros), fija un precio de partida,  $3 m.n; ahí empieza todo y se aferra a la llamada oferta y demanda, así que lo mismo puede pedir $5, que $10; en el primero de los casos serían $25 al día, en el segundo $30. ¿Qué bolsillo aguanta eso?

Pero lo mas complejo de todo, es que las personas a veces con ingenuidad creen que cuesta $2, porque es sólo un kilómetro y no hay elevaciones, ni tramos difíciles; además transitan por la Carretera Central, una propiedad social del pueblo;  así que lo abordan en cualquier lugar;  al llegar al destino, el conductor con voz grotesca dice: “Son $5 m.n”;  la impotencia se apodera del pasajero;  pero si no tiene a nadie para proteger sus derechos, qué puede hacer; pues darle el precio y enojarse por el estado actual de las cosas.

En lo personal lo viví  en carne propia durante una semana y asumo  que  no hay bolsillo que aguante. Uno de esos siete días abordé una bici-taxi, apenas a medio kilómetro del Hospital;  al llegar, el tipo me dijo, “son $3 m.n”, me indigné porque no podía costar eso;  el cubano de a pie se despertó en mi y le dije: “Te doy 2 m.n;  no más”, la respuesta del bicitaxero fue letal: “Si fuera más dinero; habría sangre hoy aquí;  pero no me caeré por un peso”.  Me puse en guardia enseguida, por si las cosas;  pero el tipo salió como un bólido, pedaleando su oferta y demanda, esa que martilla día por día al pueblo y lo único que le importa es romperle los bolsillos. Imagine usted si me hubiera pedido 20 m.n, que a veces durante la noche lo exigen, y yo hubiera reaccionado como lo hice; entonces no podría escribir esta historia y la sangre estaría llegando al río.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Cuba debe mejorar su situación económica y ser más plural


Nos tomamos fotos frente al emblemático edificio Rodríguez; al fondo, dos imágenes de líderes; pensamientos que hablan de cambios, futuro.

Por Arnoldo Fernández Verdecia.  caracoldeagua@cultstgo.cult.cu

Carro de turismo llega hasta mi casa en Contramaestre, oriente de Cuba. Dos hombres bajan, preguntan al vecino del frente, luego vienen, asoman voz y rostro, saludan al viejo. "¿Arnoldo está? ¿El de Caracol de agua?", interrogó uno de ellos. Mi padre desconcertado dijo que el se llamaba Arnoldo, pero no era el que buscaban, señaló mi puerta, entonces llegaron abrazos, frases apasionadas; mi Caracol es la ventana que abre Arnaldo, pues así se nombra el que hace las preguntas, a su Contramaestre de la nostalgia, el que acompaña sus días en la emigración. Nuevos abrazos. Pensamientos bien intencionados. Luego, “¿me acepta una cerveza?”, y nos fuimos a un barcito en la ciudad, hablamos largo y Caracol de agua crecía en nuestra conversación como un río cristalino; se desbordaba en cada palabra. “Mucha gente lo abre día por día –dice Arnaldo-. No imagina usted Arnoldo los miles de hijos e hijas de esta tierra que antes de ir al trabajo, al regreso, o sencillamente al abrir los ojos cotidianamente, buscan Caracol de agua para enterarse del palpitar de Oriente, Cuba y nuestro amado Contramaestre”. Nos tomamos fotos frente al emblemático edificio Rodríguez; al fondo, dos imágenes de líderes; pensamientos que hablan de cambios, futuro. Apuramos las cervezas. Dije que no era tomador, pero llegó otra y hubo que bajarla. Arnaldo me habló de su madre de Blanquizal, de su hijo pinareño que fue a buscar en el tour y dijo: “vamos a casa de mi tío, quiero conozcas a mi vieja”. Nos tomamos nuevas fotos, él con su celular, yo con mi cámara de trabajo. Abordamos y Cuba bullía con fuerza, la música, el hablar alto, las comidas exuberantes de salsas, el café en exceso, todo eso que se añora en la distancia, porque se vive una vida centrada en el trabajo y no hay tiempo para conocer a los vecinos  y nadie es solidario ante la enfermedad, los problemas del hogar. “A mis vecinos no los conozco. Ellos imagino a mí tampoco. Casi nunca nos vemos”. Bastó aquella frase para pensarlo en una ciudad cosmopolita detrás de un bar, jefe de turno y cultivando en secreto el bailarín que fue acá, el que viajó Italia con Eduardo Rosillo y puso el nombre de Cuba con mayúscula  en esos escenarios. “Cuba es el mejor país para vivir, pero debe mejorar la situación económica, ser más plural, dar entrada a la diversidad”; resolviendo esas cosas, no hay mejor patria en el mundo para hacer una familia”. 
Llegamos. Me presentó a su madre, tíos, sobrinos y a su chico. A todos les decía de Caracol de agua, del orgullo de tenerme allí; “Caracol es de las cosas buenas que uno agradece allá afuera. Amigo Arnoldo, todavía me parece mentira tenerlo aquí”. Hablamos por largo rato. Luego me puse en pie y prometimos crecernos en la amistad. Yo regresaba a mi vida cotidiana; Arnaldo  a contarle a sus amistades que había conocido a Arnoldo, el editor de Caracol de agua, el blog que pone a Contramaestre, Cuba y el mundo en el día a día de la gente, que a pesar de la distancia, siguen amando intensamente a la más bella  isla de las Antillas: CUBA.........

jueves, 1 de agosto de 2013

CUBA COTIDIANA EN FOTOS

Aguacate cultivado en un patio urbano. (Curiosidad encontrada en una casa de familia).

Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu 

Diariamente hago un recorrido por la ciudad donde vivo, atento siempre a la palabra y la imagen anónima. A veces cargo una cámara prestada, nunca me falta la  grabadora; según un amigo, mis mejores armas en estos tiempos. Imágenes y palabras de la Cuba  cotidiana, la que vivo en esos recorridos, quiero compartirlas a partir de hoy con los amigos de mi blog  Caracol de agua.
 
Tres patitos en un mismo huevo y no un patito con dos huevos. (Curiosidad encontrada en una casa de familia)

Calabaza cultivada en un patio urbano.  (Curiosidad encontrada en una casa de familia).

Burrito arrastra carreta en plena Carretera Central de Cuba. (Curiosidad encontrada en un cruce de carreteras en Contramaestre, ciudad donde vivo). 
Edificio Rodríguez sin las luces del tiempo en su corona. (Curiosidad apreciada desde un paseo en la ciudad donde vivo).
Perro callejero alimentándose con las sobras solidarias de un buen ser humano. (Curiosidad apreciada desde un portal en la ciudad donde vivo).
Bota que representa el simbolismo del trabajo (Curiosidad apreciada desde un portal en la ciudad donde vivo).
Niño de campo (Curiosidad apreciada en una finca del pueblo donde vivo).
Fricasé de puerco. (Curiosidad apreciada en una cocina familiar del pueblo donde vivo).
Yuca acabada de cocer.(Sólo falta el mojito) (Curiosidad apreciada en una cocina familiar del pueblo donde vivo).

Garbanzos con carne de puerco. (Curiosidad apreciada en una cocina familiar del pueblo donde vivo).
Buey usado en el campo cubano (Curiosidad apreciada en una finca del pueblo donde vivo).
Mascota más humana que muchos humanos. (Curiosidad apreciada en una casa del pueblo donde vivo).
Espere otras imágenes en próximas entregas de Caracol de agua.

sábado, 26 de mayo de 2012

Contramaestre en las fotos de Roxana Pacheco


Celebración del San José de Maffo en diferentes momentos de la historia local.
 Por Eduard Encina (Escritor)

Otra vez la realidad trasciende  el tiempo. La imagen  siempre retornando, llenándose siempre  de significados, dispuesta al diálogo y al asombro. Hoy, en las fotos de Roxana Pacheco, Contramaestre se muestra íntima, remota, nueva, en un gesto hacia la reconstrucción de la memoria, en el afán  de hallar un equilibrio entre el polvo y la permanencia.

No será difícil advertir, en esta muestra, el deseo  de lo profundamente humano, tras el ardid  de utilizar  material arquitectónico, paisajes, a veces largos silencios que en un tríptico conviven  y se energizan. Tres momentos de la memoria. Tres rostros  que pulsan un siglo. Tres veces un camino diferente.

Oculto en los aciertos  de estas fotografías hay una ardua  búsqueda, una laboriosa  y sutil investigación, selección y significación de aquellos que representan un instante  telúrico  en los marcadores identitarios  de Contramaestre. Roxana juega con  las imágenes, no las compara, sino que les tiende una mano para que dialoguen y provoquen la maravilla.

La obra de Roxana Pacheco se estrena en el panorama cultural de Contramaestre, sin la pretensión de mostrar alardes técnicos o estructuras  visuales complejas. Tal  como lo hace el tiempo, sus instantáneas iluminan, esclarecen y, sobre todo, nos invitan a conocer los estados de la belleza  que llevamos dentro y que a veces nos ayuda a entender  la añoranza y la fugacidad de la vida.   

Construyendo Identidades
Fotógrafa: Roxana Pacheco.  

Cementerios históricos de Contramaestre.
Cine Isabel en diferentes momentos históricos.

Central América en diferentes momentos.
Edificio Rodríguez en diferentes momentos.

Estación del Ferrocarril.
Hotel Carnero en diferentes momentos.

Maffo en diferentes momentos.
Personalidades del mundo empresarial en el Contramaestre de los orígenes.
Puente de la Carretera Central


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.